Dólares de 33 centavos. Inversión: novela rosa. Propaganda y realidad.

Publicado el Septiembre 7, 2017, Bajo Columna de opinión, Autor Ocelotl.

La Jornada / México SA / Carlos Fernández-Vega

Como parte del más reciente festival anual del autoelogio y, sobre todo, la modestia (coloquialmente conocido como Informe de gobierno), el inquilino de Los Pinos presumió que hoy México es reconocido en el mundo como un país confiable y atractivo para la inversión, y como muestra de ello, dijo, en el transcurso de su gobierno se han recibido flujos históricos de inversión extranjera directa por más de 156 mil millones de dólares.

Tal monto, detalló el susodicho, supera en más de 50 por ciento a la cifra comparable del mismo periodo del sexenio anterior y equivale a 99 por ciento de la meta sexenal del Plan Nacional de Desarrollo (2013-2018). En síntesis, el capital foráneo confía plenamente en el gobierno mexicano y en todo lo que lo rodea.

Pero no. En los hechos, el capital foráneo no llega a México por confiar en la presunta autoridad, apoyar a la democracia ni como reconocimiento al estadista de Los Pinos. Nada de eso. Simplemente sabe que aquí le garantizan utilidades de ensueño (favor de preguntar a los banqueros) que en otras latitudes ni lejanamente obtienen y apoyos institucionales (fiscales, infraestructura, laborales, etcétera) que nadie más le otorga.

Ese es un elemento a considerar. Otro, que las cifras manejadas por Peña Nieto están más que infladas: primero, porque al cierre del primer semestre de 2017 el monto acumulado de inversión extranjera directa resulta inferior (alrededor de 128 mil millones de dólares) al presumido por el inquilino de Los Pinos (156 mil millones) por alrededor de 18 por ciento, de acuerdo con el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados (CEFP), con base en información de la Secretaría de Economía (Dirección General de Inversión Extranjera).

Y el tercer elemento resulta el más descriptivo: en dinero contante y sonante, el monto cacareado en el quinto Informe de gobierno (156 mil millones de dólares) en los hechos se reduce a poco menos de un tercio; es decir, a cerca de 50 mil millones de billetes verdes, que son los oficialmente registrados como nueva inversión en el periodo de referencia.

¿Dónde quedó el resto? Un monto similar al anterior corresponde a reinversión de utilidades; es decir, de las ganancias obtenidas en México y aportadas por los consumidores mexicanos alrededor de 50 mil millones de dólares se reinvirtieron en nuestro país. Y el resto corresponde a préstamos entre las compañías, o lo que es lo mismo, entre la casa matriz y sus subsidiarias en territorio mexicano.

¿Resultado concreto?: con Peña Nieto en Los Pinos, de cada dólar registrado como inversión extranjera directa, en realidad México recibió alrededor de 33 centavos de billete verde, de tal suerte que si bien no es monto despreciable tampoco es la octava maravilla, menos aún si se considera que el grueso de esos dineros se canalizaron a la adquisición de empresas ya existentes (la mayoría de ellas con mercados acaparados y consumidores cautivos) y no para generar nueva riqueza y mayor empleo. Se trata, pues, de dólares de 33 centavos, en promedio y en el mejor de los casos, y aquello de la confianza y todo lo demás sólo es propaganda.

El CEFP lo detalla así: la inversión extranjera directa (IED) realizada y notificada entre el primero de enero y el 30 de junio de 2017 ascendió a 15 mil 645.2 millones de dólares; incremento de 8.76 por ciento respecto de la cifra preliminar reportada en el mismo periodo de 2016. Por tipo de inversión, del total de la IED, 47.77 por ciento correspondió a reinversión de utilidades, 33.95 por ciento a nuevas inversiones y 18.28 por ciento a cuentas entre compañías.

La reinversión de utilidades se dinamizó al transitar de 6 mil 262.8 a 7 mil 473.8 millones de dólares del primer semestre de 2016 a igual lapso de 2017, lo que implicó alza de 19.34 por ciento; mientras las nuevas inversiones se ampliaron al crecer de 4 mil 781.7 a 5 mil 311.8 millones (11.08 por ciento). Por el contrario, las cuentas entre compañías bajaron 14.39 por ciento.

De los flujos de IED realizada y notificada en el primer semestre de 2017, casi 50 por ciento se canalizó a la industria manufacturera; 12.72 por ciento a los servicios financieros y 11.74 por ciento al transporte, principalmente. Por entidad federativa, 16.54 por ciento se registró en la Ciudad de México, seguido por el estado de México, Baja California, Guanajuato y Chihuahua, esencialmente. Además, 52.08 por ciento provino de Estados Unidos; de dicho monto, 38.46 por ciento correspondió a reinversión de utilidades y se dirigió, principalmente, a la industria manufacturera y el transporte.

El sector privado prevé que continúe llegando IED; para 2017 anticipa que ascienda a 22 mil 490 millones, lo que implicaría un decremento de 15.89 por ciento respecto el dato preliminar de 2016. Para 2018 sería de 25 mil 480 millones, aumento de 13.29 por ciento a lo estimado de 2017.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señala que aun cuando México fue el segundo país receptor de la zona, la IED cayó 7.93 por ciento, pero se mantuvo en niveles históricos elevados. En lo que se refiere a los montos de los proyectos de inversión anunciados, la mayoría se dirige a la industria automotriz.

En el periodo que se analiza, la reinversión de utilidades no sólo continuó siendo el principal componente, sino que además elevó su participación en la IED que arribó al país respecto de lo reportado en 2016. La reinversión de utilidades pasó de representar 43.54 por ciento entre enero y junio de 2016 a 47.77 por ciento en el mismo periodo de 2017, lo que implicó un incremento de 19.34 por ciento. Por el contrario, de manera marginal se elevó la importancia de las nuevas inversiones. En el primer semestre de 2017, sólo representaron 33.95 por ciento del total.

En relación con la evolución anual de la IED, destaca que el monto recibido (15 mil 645.2 millones de enero a junio de 2017) constituye la cifra preliminar más alta para un periodo similar desde 2014. Sin embargo, si a dicha cifra se le resta la compra de acciones de Aeroméxico por parte de la estadunidense Delta Airlines tal inversión resulta 620 millones inferior.

Y los detalles cuentan, aunque no se cuenten.

Las rebanadas del pastel

Dice el secretario José Antonio Meade que el próximo viernes entregará al Congreso el paquete económico 2018, es decir, el mismo día que oficial y legalmente arranca el proceso electoral para el mismo año. Hagan sus apuestas.

Twitter: @cafevega

cfvmexico_sa@hotmail.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: