¿Qué razones dio EPN para quitar tierras a Xochicuautla y darlas a Higa? Los otomíes sabrán… en 2022

Publicado el junio 10, 2017, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.


SINEMBARGO
Mientras el Presidente Enrique Peña Nieto ocupe la residencia oficial de Los Pinos, el expediente del proceso de expropiación de las tierras en San Francisco Xochicuautla donde indígenas otomíes fueron despojados para que el Grupo Higa construya la autopista Toluca-Naucalpan, no se conocerá. La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), a cargo de Rosario Robles Berlanga, clasificó esa información hasta el 20 de octubre de 2022; es decir cuando la presente Administración tenga cuatro años de haber dejado la residencia oficial de Los Pinos.

La reserva, de acuerdo con la resolución SEDATU-CI-064/2014 en el Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (INAI), fue hecha a favor del Sistema de Autopistas, Aeropuertos, Servicios Conexos y Auxiliares del Estado de México. Para su carretera, la constructora Teya de Grupo Higa requiere 600 mil metros cuadrados del Gran Bosque Otomí, conocido también como el Gran Bosque de Agua, una de las principales fuentes de oxígeno y agua en la Zona Metropolitana del Valle de México y Toluca.

Xochicuautla y Peña Nieto son historias paralelas. San Francisco Xochicuautla es una comunidad otomí ubicada en el Municipio de Lerma, en el Estado de México. Desde 2007, cuando Enrique Peña Nieto era Gobernador del Estado de México, el proyecto carretero Toluca-Naucalpan planeado para que atraviese el Gran Bosque Otomí-Mexica, lo ha afectado con sus construcciones y la gran brecha que ha dejado al pasar por las tierras comunales. Desde entonces, los comuneros han estado en resistencia.

Peña Nieto, Presidente de la República desde 2012, publicó en julio de 2015 un decreto para que 37 mil 9386 hectáreas de agostadero de uso común fueran expropiadas a favor de la carretera de Grupo Higa, de Juan Armando Hinojosa Cantú, el empresarios involucrado en los Papeles de Panamá y los créditos con facilidades de las mansiones de Angélica Rivera, esposa del Presidente (la llamada “casa blanca”) y Luis Videgaray Caso, quien ha fungido como Secretario de Hacienda y Crédito Público y Canciller.

Hace un año -en abril de 2016- las máquinas entraron apoyadas por representantes del Sistema de Autopistas, Aeropuertos y Servicios Conexos y Auxiliares del Estado de México (SAASCAEM), 600 policías estatales y miembros de la constructora Autopistas de Vanguardia S.A. de C.V. Demolieron casas apegados al decreto presidencial. Los vecinos alegaron que jamás en diez años de litigio se ha consultado al Consejo Supremo Indígena, como marca la Constitución para que se respeten los usos y costumbres de los pueblos indígenas. Tampoco se les ha indemnizado. Hoy, Xochicuautla sigue en resistencia. Y el proceso expropiatorio de sus tierras bajo las llaves de la reserva.

Xochicuautla acusa a Eruviel de querer imponerle líder del PRI por medio de la fuerza pública
DE CÓMO CRECIÓ ESTA HISTORIA

En 2007, los pobladores descubrieron excavaciones en sus propias tierras. Un ingeniero les dijo que los trabajadores realizaban estudios topográficos para la construcción de una carretera. Fue entonces que quisieron saber más y acudieron al Gobierno del Estado que ocupaba Enrique Peña Nieto. Ahí se realizó un registro de comuneros. El Gobierno llamó a asambleas; pero los indígenas denunciaron haber sido intimidados. La comunidad comenzó con sus propias reuniones regidas por su aparato de usos y costumbres. Desde entonces, su decisión fue unánime: un “no” rotundo a la construcción de la carretera Toluca-Naucalpan.

Estudios topográficos, excavaciones, reuniones y asambleas, unas de los comuneros y otras del Gobierno continuaron hasta que en 2011, Xochicuautla y otros pueblos originarios organizaron la primera “Cumbre de los Pueblos Originarios de la Zona Protegida Otomí-Mexica” para detener la destrucción de la naturaleza de sus tierras. En la cumbre se conformó el “Frente de pueblos indígenas en defensa de la Madre Tierra” integrado por comunidades indígenas, científicos, académicos, campesinos y organizaciones. Un responsable principal fue nombrado: Enrique Peña Nieto.

En diciembre de 2012, Enrique Peña Nieto asumió como Presidente de la República. Dos años más tarde, el 9 de julio de 2015, publicó en el Diario Oficial de la Federación varios decretos expropiatorios, uno de ellos incluyó parte del territorio de San Francisco Xochicuautla, municipio de Lerma, con 37 mil 9386 hectáreas de agostadero de uso común.

El pueblo otomí de Xochicuautla continúa en resistencia. Tiene un cúmulo de denuncias legales, y amparos que continúan en proceso. La Procuraduría General de la República no ha respondido a sus denuncias. A los de Xochicuautla los apoyan el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el Congreso Nacional Indígena, el Frente de Pueblos en Defensa de la tierra de San Salvador Atenco y colectivos independientes como Más de 131 y Jóvenes en Resistencia Alternativa.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: