Del Mazo y la devaluación. Prianistas: 13 mil por ciento. Cuidado: ya vienen los rusos.

Publicado el mayo 11, 2017, Bajo Columna de opinión, Autor Ocelotl.

La Jornada / México SA / Carlos Fernández-Vega

¿En qué país vive o en qué nube se instaló el “abanderado tricolor” mexiquense? Son muchos los resbalones que hacen parecer a Alfredo del Mazo más como un opositor contumaz a la política económica del régimen que su defensor, representante y beneficiario, por lo que nada mal le caería un curso intensivo sobre los resultados del México moderno y reformado, cuya constante ha sido la devaluación, y no sólo del tipo de cambio sino del nivel de vida de los habitantes de esta República de discursos.

Resulta que en el debate del pasado martes por la noche entre los candidatos al gobierno del estado de México, Del Mazo se aventó la siguiente puntada: “no se puede dejar el estado en manos de quien no tiene capacidad, pues se pondría en riesgo la economía… Los inversionistas ya muestran temor por un posible triunfo de Morena en el estado de México, y esto generará una devaluación”. ¡Ole!

Pues bien, de entrada alguien debió recordarle al susodicho que la devaluación del peso es una de las marcas indelebles de las administraciones priístas (las que, según Del Mazo, son expertas y capacitadas en las artes económicas), a tal grado que a estas alturas el tipo de cambio peso-dólar se ubica en casi 20 mil por uno, sin olvidar los logros en la materia de la docena trágica panista (Fox-Calderón). Hay que recordar que la dupla Carlos Salinas-Pedro Aspe, papás de la actual pareja Peña Nieto-Videgaray, le quitó tres ceros a la cotización de nuestra moneda para dar la imagen de que todo marchaba de maravilla (el 31 de diciembre de 1992 el tipo de cambio era de 3 mil 400 pesos por dólar; 24 horas después, con el amanecer de 1993, mágicamente ese mismo tipo de cambio se había reducido a 3.4 pesos por billete verde; ¡milagro!).

Y por lo que toca a las manos inexpertas que pondrían en riesgo a la economía, el candidato tricolor también olvidó que a lo largo de los pasados 35 años (con cuatro gobiernos priístas y dos panistas) México ha registrado la peor tasa de crecimiento (2 por ciento como promedio anual) desde los tiempos de la Gran Depresión, con todo y el experto cuan capacitado grupo de tecnócratas que desde 1982 hizo de México su gran negocio particular.

En diciembre de 1982, la primera decisión del flamante inquilino de Los Pinos fue devaluar el tipo de cambio para llevarlo a 150 pesos por dólar (todavía no entraba en vigor la quita de tres ceros). Treinta y cinco años después, la paridad es de alrededor de 20 mil por uno (sólo que ahora le quitan tres ceros), lo que equivale a una devaluación cercana a 13 mil por ciento en el periodo. Y en ese lapso, del PRI salieron cuatro inquilinos de Los Pinos (Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo y Enrique Peña Nieto) y dos de la sacristía panista (Vicente Fox y Felipe Calderón). Lo anterior no es precisamente una muestra de experiencia, formación, capacidad (Del Mazo dixit) y, sobre todo, de buenos resultados.

Para no ir más lejos, Alfredo del Mazo debería concentrarse en lo que ha pasado con la economía durante la estadía de su primo (Enrique Peña Nieto) en la residencia oficial: hasta ahora, con ganas de empeorar, la tasa anual promedio de crecimiento a duras penas llega a 1.9 por ciento (la menor desde los tiempos de Miguel de la Madrid) y el tipo de cambio peso-dólar se ha devaluado en alrededor de 54 por ciento (de 13 mil a 20 mil por uno, disfrazado de un simple 13 por 20 unidades).

Una perla más: denunció el candidato tricolor al estado de México que, temeroso, los especialistas internacionales tienen los ojos puestos en la candidata de Morena, por el riesgo económico nacional (¡¡¡!!!) que ella representa. Y remató su rollo con lo siguiente: “para ser gobernador se necesita capacidad y carácter; se requiere de experiencia y determinación para resolver de una vez y por todas, los problemas que enfrentamos (es decir, ninguna de las características que tiene el candidato tricolor). Reconozco que hay un malestar en los ciudadanos (eufemismo por encabronados), pero si elegimos a una persona sin la capacidad necesaria, podemos convertir el enojo en retroceso”. ¡Ole!, otra vez.

Entonces, con una economía a 2 por ciento anual, un tipo de cambio permanentemente al alza, especialistas internacionales que degradan la calificación de la deuda pública federal y un creciente rechazo ciudadano a su primo, Alfredo del Mazo tendría que concentrarse en otra cosa, porque no puede dejar a un lado ni olvidar que han sido los priístas –con la decidida ayuda de los panistas– quienes han llevado el tipo de cambio a 20 mil pesos por dólar, y aumentando. Por cierto, es necesario dejar en claro que ninguno de los presidentes que devaluaron militó y/o simpatizó en o con Morena.

Entonces, como ayuda de memoria va de nuevo el recuento: como presidente de la República Lázaro Cárdenas devaluó de 3.6 a 4.85 pesos por dólar, es decir, alrededor de 34 por ciento de depreciación en el sexenio, aunque justo es decir que enfrentó el feroz boicoteo de las trasnacionales por la expropiación petrolera de 1938. Manuel Ávila Camacho mantuvo esa paridad, pero su sucesor, Miguel Alemán Valdés, elevó el tipo de cambio de 4.85 a 8.65 pesos por dólar (78 por ciento).

En pleno Sábado de Gloria de 1954 Adolfo Ruiz Cortines incrementó el tipo de cambio de 8.65 a 12.50 pesos por dólar, devaluación de 44.5 por ciento. Esa paridad se mantuvo en los sexenios de Adolfo López Mateos y del asesino Gustavo Díaz Ordaz. El sucesor de éste, Luis Echeverría, devaluó tres meses antes de finalizar su administración (31 de agosto de 1976) y elevó la paridad de 12.50 a 20 pesos por dólar (52 por ciento de depreciación). José López Portillo devaluó en seis ocasiones hasta llevar el tipo de cambio a 70 pesos por dólar (270 por ciento de devaluación), con todo y administración de la abundancia.

A partir del primero de diciembre de 1982 la tecnocracia se instaló en Los Pinos, y de entonces a la fecha el tipo de cambio pasó de 150 a 20 mil pesos, es decir, una devaluación acumulada de 13 mil y pico por ciento, hasta ahora. Y todos los gobiernos (tricolores y bicolores) aseguraron que sólo se trata de una volatilidad pasajera.

Entonces, que Alfredo del Mazo deje de gritar ¡ya vienen los rusos!, porque los tecnócratas se instalaron en el poder desde hace 35 años.

Las rebanadas del pastel

El Ejército, otra vez el Ejército. Ahora en Palmarito, Puebla ¿Infundios? ¿Pruebas de violaciones a los derechos humanos?

Twitter: @cafevega

cfvmexico_sa@hotmail.com

Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Enrique Peña Nieto, Alfredo del Mazo, elecciones, estado de México, devaluaciones México, miseria priista,

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: