Delfina no coordinó la campaña de Abarca

Publicado el febrero 21, 2017, Bajo Política, Autor @Sociologuito.

dELFINA amlo Plaza-de-los-Mártires-Toluca-e1468183728305
Juan Bustillos – febrero 17, 2017

Nota: Texto integro que se publica para dejar en claro que Delfina no coordinó la campaña de Abarca, no compartimos los adjetivos que la fuente refiere hacia militantes y simpatizantes de morena.

Con vergüenza, y sin reticencias, rectifico lo publicado aquí, y en la portada de IMPACTO El Diario, sobre la maestra Delfina Gómez, candidata de Morena a gobernadora del Estado de México, y su presunta relación con José Luis Abarca, el ex presidente municipal de Iguala, de quien, según escribí, habría coordinado su campaña.

Ni siquiera puedo aducir que fui víctima de las redes sociales; reconocer sólo, como dijo el mensajero de la señora Gómez, nuestra falta de rigor en la verificación de la información que compartimos con los lectores.

Simplemente fallamos; mal informamos a los lectores de IMPACTO El Diario y calumniamos a la candidata de Andrés Manuel López Obrador a gobernar a los mexiquenses.

No es la primera ocasión que nos ocurre, pero en las ocasiones anteriores conocimos rostro y nombre de quien traicionó nuestra confianza; en este caso concreto se nos hizo fácil irnos con lo difundido en las redes sociales, a pesar de formar parte de los periodistas profesionales que por sistema alertamos a los lectores sobre el riesgo de formar su opinión a partir de los dichos de seres que por lo general son anónimos y que por lo general también trabajan por encargo.

No hay excusa; pudimos buscar a doña Delfina y preguntarle, directamente, si coordinó la campaña de Abarca; si Lázaro Mazón la acercó con él o si es ella o no la mujer de la foto que camina un paso atrás del matrimonio Abarca Pineda (no lo es, nos aclaran, pero como se parecen podrían ser gemelas).

No lo hicimos y en el pecado llevamos la penitencia.

Obra en beneficio nuestro que la candidata a gobernadora se tardó en desmentir los tuits (obra, según su equipo, de militantes panistas); eso nos medio justifica, pero nada más. Lo único cierto es que ante el silencio de Gómez dimos por sentado que la información tenía fundamento.

Hoy sabemos que la maestra Gómez, porque ella nos lo aclara, no coordinó la campaña de Abarca; nunca ha estado cerca de él, razón por la cual, añado, lo publicado no hace daño a su fama pública ni a sus aspiraciones políticas, fundamentales en las de López Obrador, que en su triunfo funda las suyas para, por fin, gobernar al país antes de que el cuerpo deje de aguantar tantos años de hacer campaña presidencial.

Este episodio, que, insisto, me avergüenza, es apenas una alerta sobre la guerra sucia desatada en la madre de todas las batallas para controlar al Estado de México, aduana fundamental para el 2018, en la que, como decía ayer aquí, participan 2 ex candidatos presidenciales, un ex precandidato presidencial, un Presidente de la República y un aspirante a precandidato.

Delfina sólo es el rostro, nombre y cuerpo que utiliza López Obrador para ir por la tercera, que será la vencida; en 2012, Josefina Vázquez Mota fue candidata presidencial del PAN porque 6 años atrás desdeñó ser candidata a gobernadora y prefirió enfrentar a Enrique Peña Nieto en la lucha por la Presidencia; Alfredo del Mazo Maza fue precandidato a gobernador en 2011 y el ganador fue Eruviel Ávila; su padre perdió la candidatura presidencial del PRI con Carlos Salinas, pero, además, ensució la sucesión destapando, en la víspera, a Sergio García Ramírez por la confusión de las siglas SG; a Peña Nieto, que en la ocasión anterior prefirió a Eruviel sobre su pariente, hoy está urgido de ganar el Estado de México para que, en el 2018, el PRI tenga alguna posibilidad de mantener la Presidencia, y Eruviel necesita ganar para estar en condiciones de competir con Miguel Osorio Chong y el doctor José Narro, pero lo que por hoy importa es disculparse con Delfina Gómez y prometer que haremos propio el consejo de no creer a las redes sociales; trataremos de ser menos crédulos y mantendremos el rigor periodístico que hoy nos falló.

Pero este episodio deja una enseñanza más: El gran manejo que los morenistas hacen de las redes. Los tuits sobre la supuesta coordinación de Gómez de la campaña de Abarca no tuvieron mayor suerte y, por otro lado, extrañamos a los chairos que por decenas comentan nuestras publicaciones sobre López Obrador; en esta ocasión, hasta ellos guardaron silencio.

En otras palabras, ejercieron el control de daños a la perfección y ello debe preocupar a panistas y priístas.

Fuente: http://bit.ly/2ljMKrY

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: