El bye bye Nafta no saldrá gratis a EU, como cree Trump; y podría costarle un segundo periodo

Publicado el Enero 28, 2017, Bajo Noticias, Autor LluviadeCafe.

Foto: La Jornada

Foto: La Jornada

Ciudad de México, 28 de enero (SinEmbargo).– A menos de un mes del encuentro entre Patriots y Falcons en el Super Bowl 51, los productores michoacanos han aumentado a 24 mil toneladas sus exportaciones semanales de aguacate a Estados Unidos para que los aficionados del fútbol americano puedan disfrutar el juego comiendo guacamole.Para 2018, esta tradición podría arruinarse por las medidas aislacionistas del Presidente Donald Trump. En su intento de hacer “America great again” con políticas proteccionistas, también podría dejar a los estadounidenses sin jitomate, cerveza o un trago de tequila.

México se ha beneficiado del ahora agonizante Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), por lo que más de la mitad de sus exportaciones se ven en riesgo a corto plazo. El Presidente de Estados Unidos planea renegociar o cancelar el acuerdo si no le resulta “justo” porque lo considera “el peor de la historia”. Y además, como adelantó esta tarde el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, Trump planea imponer un arancel del 20 por ciento a las importaciones mexicanas para financiar la construcción del muro.

Pero para Estados Unidos, la muerte de TLCAN también será un golpe. Su acceso a productos agrícolas cultivados en tierras mexicanas se verá afectado, además la generación de empleos en Estados Unidos,justo lo que Trump pretende defender, también se podría en riesgo. Su salida del Tratado incluso podría causar una depresión económica parecida a la de la década de los 30, además de que con esta acción, Trump podría autosabotear su reelección en cuatro años, expusieron expertos.

“Todas las decisiones y acciones ejecutivas de Donald Trump afectan a su país por mucho en temas vinculados a la salud y seguridad, si no se canalizan los presupuestos adecuados en cada caso. Está dando un revés a la propia historia de Estados Unidos, que era el campeón del neoliberalismo y el principal impulsor de la globalización. Está generando una atrofia de esta dinámica al decidir establecer medidas proteccionistas y aislacionistas que en poco ayudan a la economía y sociedad estadounidense”, afirmó en entrevista Jesús Gallegos Olvera, internacionalista y especialista en sistema político de Estados Unidos.

Este acuerdo de más de dos décadas ha hecho posible una de las regiones más competitivas y dinámicas en el mundo. Pero desde la visión de Donald Trump –lo dijo durante su visita a México–, “ha sido de mayor beneficio para México de lo que ha sido para Estados Unidos; debe ser mejorado para poder asegurarnos que los trabajadores, y esto es muy importante, en ambos países, salgan beneficiados de un comercio justo y recíproco”.

Las cifras pintan un panorama distinto. De acuerdo con datos de la Oficina del Representante de Comercio del Presidente de EU, el vecino del norte generó 236 mil millones de dólares por sus exportaciones a México en 2015, un 468 por ciento más que antes del TCLAN.

Es una cantidad que rebasa más de lo que exporta a China, Japón y Alemania, documentó en noviembre Jodi Hanson Bond, vicepresidenta para las Américas de Chamber of Commerce.

Y aunque un 80 por ciento de lo que México exporta va a EU, el 40 por ciento de lo que le envía contiene insumos de Estados Unidos. Eso permite la generación de empleos en el vecino del norte.

El dato ha sido repetido este miércoles en un texto del diario británico Financial Times.

“México envía alrededor de 80 por ciento de sus exportaciones al norte de la frontera, pero esos bienes contienen hasta 40 por ciento de contenido estadounidense, con lo cual genera 5 millones de empleos en Estados Unidos”, escribió la periodista Jude Webber.

De acuerdo con Hanson Bond son 6 millones de empleos estadounidenses los que dependen de las exportaciones a México.

Además, después de Canadá, México es el segundo cliente de los productos estadounidenses y su segundo proveedor, destacó María Fernanda Garza, de la Organización Mundial de las Empresas (ICC, por sus siglas en inglés).

Los datos de la Oficina del Representante del Comercio revelan que en 2015, Estados Unidos exportó a México principalmente maquinaria (42 mil millones de dólares); maquinaria eléctrica (41 mil millones); vehículos (22 mil millones); combustibles fósiles (19 mil millones) y plásticos (17 mil millones).

En cuanto a productos agrícolas, nos vendió maíz (2.3 mil millones), habas de soya (1.4 mil millones), productos lácteos (1.3 mil millones), puerco (1.3 mil millones) y productos de carne de vaca (1.1 mil millones).

Por su parte, sin el TLCAN, Estados Unidos tendría mayores dificultades para recibir de México: vehículos y autopartes, maquinaria eléctrica, maquinaria, combustibles fósiles e instrumentos médicos y ópticos. México es el segundo país que lo surte de productos agrícolas: frutas y vegetales frescos (sobre todo aguacate de Michoacán y jitomate); además le envía vino, cerveza y tequila.

El Departamento de Agricultura estadounidense documenta que 81 de cada 100 aguacates que se consumen en Estados Unidos provienen del exterior, de los cuales el 90 por ciento son comprados a los productores michoacanos. México le exporta entre 500 mil y 600 mil toneladas de aguacate al año y un millón de toneladas de jitomate.

Asimismo, de acuerdo con el Consejo Regulador del Tequila, Estados Unidos importó 150 millones de litros de destilado mexicano. Más que cualquier otro país.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: