Columna Estado de los estados por @lilia_Arellano1

Publicado el Enero 11, 2017, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

columna-lilia-arellano

“Para el que teme todo se agita”: Sófocles

Alerta roja en EU, Los Pinos y PRI
AMLO amplía ventaja para elección del 2018
Trump arremete otra vez; va el muro fronterizo
Sin respuesta indignante mensaje del magnate
¿Quién levantará el muro contra narcotráfico?
Militarización integrada al Pentágono: Bartlett

Ciudad de México, 11 de Enero de 2017.- Los errores en materia económica y las pifias políticos y sociales del régimen de Enrique Peña Nieto impulsaron la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador. El presidente de Morena ya tiene una ventaja extraordinaria sobre sus posibles contendientes de los otros partidos políticos. Los focos rojos ya se prendieron en Los Pinos y la dirigencia nacional del PRI, así como en los círculos de inteligencia de Estados Unidos.

De ahí las prisas por construir el muro fronterizo y establecer un “gran impuesto fronterizo” a productos de empresas de EU instaladas en territorio mexicano; por impulsar en el Congreso mexicano la militarización de la nación, sentar las bases para decretar un Estado de Excepción, cancelar las elecciones presidenciales del 2018 y evitar el triunfo del principal líder opositor del país.

En el peor de los escenarios, López Obrador alcanzaría el 40.6 por ciento de los sufragios, muy por encima del abanderado (a) del PAN (26.5%); del independiente (11.0%); del PRI (7.5%) hundido hasta el cuarto lugar; y del PRD (4.8%). Los indecisos suman 9.6%, de acuerdo al ultimo sondeo de la organización México Elige y SDPnoticias, dado a conocer esta semana. Los errores del gabinete peñanietista impulsaron al presidente de Morena a colocarse como el aspirante presidencial con mayor nivel de posicionamiento. El político tabasqueño incluso logra mejorar su intención de voto frente al resto de los posibles aspirantes, pues en su peor escenario obtendría del 40% de los sufragios, aunque se encamina a alcanzar el 50 por ciento de los votos, lo cual obstaculizaría un fraude electoral.

Como partido, Morena continúa al frente de las preferencias, con 34.1%; seguido por Acción Nacional, con 24.2%; con el tercer lugar en manos de los independientes, con 12.5%. El PRI se hunde al cuarto lugar, con 12%; y sólo logra superar a un casi olvidado PRD, quien se pierde irremediablemente con 1.3% y es superado incluso por Movimiento Ciudadano, con 2.5%. Los minipartidos Nueva Alianza, PT, PVEM y Encuentro Social tienden a desaparecer con porcentajes menores al uno por ciento.

Según la encuesta de referencia, y aunque usted no lo crea, salvo en el caso del PAN, ha despertado admiración la ubicación de personajes como José Narro, a quien señalan como preferido entre los aspirantes del PRI. Le siguen empatados Claudia Ruiz Massieu y Miguel Ángel Osorio Chong. En cuanto al PAN, la contienda está cerrada con Margarita Zavala al frente, seguida de Rafael Moreno Valle y Ricardo Anaya, con la aparición en la competencia de Ernesto Ruffo, lo cual podría cambiar el panorama. Entre los independientes, ubicados en tercer lugar en la intención del voto, Gerardo Fernández Noroña se ubica al frente, seguido por Pedro Ferríz de Con, Juan Ramón de la Fuente, Jorge Castañeda y Jaime Rodríguez “El Bronco”.

ALERTA EN EU

Las reformas estructurales del inquilino de Los Pinos no logran reducir las brechas económicas, al contrario, las han ampliado, por lo cual la izquierda en México podría tomar el poder en 2018, advierte la Oficina del Director de Inteligencia de Estados Unidos. “Peña Nieto ha implementado reformas de amplio alcance en industrias clave –tales como petróleo, comunicaciones y finanzas- así como en la educación, en un esfuerzo para mejorar la competitividad de México, pero el crecimiento no se ha incrementado significativamente hasta el momento. El apoyo público se ha deteriorado en medio de acusaciones de corrupción, violencia persistente, un peso en debilitamiento y crisis domésticas, tales como la desaparición de 43 estudiantes”, subraya el reporte “Tendencias Globales” de la Inteligencia estadounidense. “Con las elecciones presidenciales del 2018 (en puerta), los votantes podrían inclinarse hacia un candidato de izquierda que presione para revertir las reformas y los acuerdos comerciales”, destaca el informe.

De ahí las prisas de los partidos políticos (PRI, PAN y PRD) en el Congreso de la Unión para acelerar la militarización del país y ejecutar un golpe de Estado de facto, el cual podría cancelar los comicios del 2018, nombrar un presidente interino a modo con la clase política en el poder, y mantener el status quo político-económico actual. El martes inició el análisis y discusión sobre el papel de las fuerzas armadas. Senadores y diputados de las principales fuerzas políticas representadas en ambas cámaras destacaron la “necesidad” de que las fuerzas armadas tengan un marco normativo, aunque se registraron diferencias sobre su actual presencia en las calles. El panista Roberto Gil aseguró no hay condiciones para el regreso de los elementos castrenses a los cuarteles. “No se pueden ir por una razón, porque no hay nadie que los sustituya. No hay en este país policías que puedan sustituir el despliegue que están realizando las Fuerzas Armadas”, sostuvo.

Humberto Castillejos, consejero jurídico de la Presidencia, quien participó en la apertura de trabajos en el Senado, consideró necesario regular la intervención del Ejército en la lucha contra el crimen organizado. “En una democracia las autoridades actúan con base en la ley, y para poder actuar en forma regulada, lo mejor es tener las reglas claras, precisas y concisas para el ejercicio de esta función constitucional”, argumentó. Y el diputado priísta, César Camacho, destacó: el marco normativo de los militares debe darle certeza a los ciudadanos de que sus derechos serán correctamente salvaguardados.

Así se empuja al país a la militarización, la cual forma parte de un proyecto de integración con el Pentágono estadounidense, como lo alertó en su momento el senador Manuel Bartlett, quien precisó ésta no es un proyecto de los generales mexicanos o del presidente de la República, sino que responde a los intereses geopolíticos de Washington. “Forma parte de la lógica de la integración de México a la seguridad interior de Estados Unidos… No es un cuartelazo al viejo estilo. Es una entrega paulatina de nuestra soberanía”, subraya. “Una vez que se aprobó en México la reforma energética de Peña Nieto comenzó a haber voces oficiales de Estados Unidos reclamando seguridad: si no hay seguridad nadie va a invertir. Y la seguridad es el Ejército en las calles”.

El senador del PT recuerda: “Felipe Calderón tomó la decisión de meter al Ejército en la guerra contra el narcotráfico por mandato norteamericano. Ahí está la Iniciativa Mérida. Que no se nos olvide este punto, porque entonces no entendemos qué están haciendo los soldados en las calles”. Ahora, agrega, se pretende ajustar la Constitución y las leyes reglamentarias a las necesidades de los militares. El año pasado ya se aprobaron el Código de Justicia Militar, la ley reglamentaria del Artículo 29 Constitucional y la reciente militarización de los puertos mexicanos.

La discusión sobre la Ley de Seguridad Interior es apresurada y opaca, señalaron organizaciones sociales. La Red Todos los Derechos para Todos, Fundar y México Unido contra la Delincuencia, señalaron que el iniciado por los legisladores es un debate que excluye las visiones críticas sobre el tema. “(El) desenlace anunciado sería la adopción de una legislación que –sin solucionar la crisis de inseguridad que vive el país- constituirá una amenaza para los derechos humanos y el Estado de derecho”, advirtieron.

TRUMP ARREMETE CONTRA MÉXICO

A fuerza de sortear a diario crisis diferentes, de plantear los problemas más urgentes de resolver, de dar cuenta de las atrocidades cometidas desde los escritorios de los funcionarios públicos, sucede perdemos de vista el bosque y nos limitamos a ver las plantas. La discusión sobre un muro ya construido, suficientemente avanzado en la frontera con los Estados Unidos, sigue presentándose como tema de primer orden. Quién paga es lo central, lo visto como el punto más importante, el generador de opiniones y posturas cuando en cada mención se asesta una bofetada al pueblo de México gracias a sus gobernantes. Porque no se trata de posiciones ideológicas como base de este levantamiento, sino de razones de seguridad, de mantener un concepto en el cual se tiene al vecino como delincuente. ¿Acaso no enrejamos las ventanas, se instala doble puerta, se cercan los jardines para evitar la entrada de los pillos? Lo mismo han hecho los del norte.

Queda visto y asentado en su otra frontera los EU no imponen barreras, existen espacios en los cuales pasar de un país a otro, es como cruzar una calle en la que apenas se encuentra un letrero indicando si se está en Canadá o en los Estados Unidos. Es indicativa esta posición de la vigilancia en su territorio, de la expulsión permanente de migrantes, cuando se han saturado las fuentes de empleo, fundamentalmente de mano de obra, no existen dudas sobre quienes podrían cruzar la otra línea divisoria. En más de una ocasión el gobierno mexicano ha mostrado su tendencia a relacionar todos los temas con el dinero, ya se ve la cauda de negocios hechos por los funcionarios y ahora el tema de la paga de este indignante muro es el motivo del enfrentamiento y de apelar a buenas voluntades, a una dispensa vecinal.

Desde la torre Trump en Manhattan, el presidente electo de los Estados Unidos ofreció una conferencia esperadísima por los mexicanos; mantuvo un auditorio cautivo y más se quisiera pensar esta atención se debió a la imparable devaluación del peso que a escuchar un mensaje dirigido a otros pobladores. Sin embargo, no pasó mucho tiempo para reconfirmar la posición del republicano: “vamos a construir esa pared, podría esperar año y medio hasta que concluyamos conversaciones con México, pero no quiero esperar. México de alguna manera nos va a reembolsar esa pared, nos va a retribuir, puede ser con impuestos, con pagos, pero va a ocurrir, van a pagar”. Por aquello de no dejar muy claro su mensaje reiteró: “no es una cerca. Es un muro”.

Hasta ahora no se ha escuchado a la autoridad mexicana expresar si consideran será con ese levantamiento, con la construcción del muro, que sus ciudadanos dejarán de consumir drogas o ¿las dejarán pasar por aire y por mar? Para México y para latinoamericanos se ejerce el poder de calificar, de endilgar la siembra, el trasiego, todas las actividades relacionadas con las drogas que, curiosamente, consumen los norteamericanos y cuya extensión a estos territorios ha sido provocada por la falta de pago en efectivo, de dólares de sus narcomenudistas para dejar las liquidaciones en especie. ¿Ese muro le servirá al señor Trump para detener la corrupción en sus aduanas? Aunque tal vez fueron nuestras autoridades las que dieron los primeros pasos para lograr la tranquilidad del país al que parece están dispuestos a seguir sirviendo muy por encima de las necesidades de los mexicanos.

Está muy clara la entrega de los puertos a las fuerzas armadas y la serie de disposiciones aprobadas para, de alguna manera, salvar muchos de los trámites aduaneros y de revisión hechos por civiles. ¿Es esta una garantía para la presencia de quienes, siendo de otro país pero vistiendo el uniforme mexicano, cuiden del traslado de las mercancías que más les convienen, generadoras de los capitales suficientes para seguir constituidos como todo un imperio? Habló Trump de un supuesto respeto y aprecio a los mexicanos añadiendo la llegada del momento de terminar con las ventajas que los anteriores gobiernos le dieron a México. “Yo no les echo la culpa por aprovecharse”. ¿Aprovecharse? Si el magnate inmobiliario considera falso existiera hackeo ruso en el proceso electoral que lo llevó a la presidencia es asunto de su gobierno y gobernados.

Si el showman llegado a la Casa Blanca considera será mucho más temido por Rusia y por China, sigue siendo un sello de su paso por esa Presidencia. Si considera deben desaparecer las agencias de inteligencia para no aparecer como habitantes de la Alemania Nazi, sigue siendo su enfoque personal sobre la seguridad de su país. Pero el muro, el indignante muro, más allá de quien lo pague –porque tal vez sería mejor argumentar es México el país constructor para defenderse de los abusos, atropellos, invasiones económicas de los EU-, ha sido una indignidad permitida y en tanto desde aquí no se lancen desacuerdos, denuncias por este proceder, no parecen existir organizaciones internacionales dispuestas a dar su opinión.

El tema aparece como novedoso cuando ya tiene más de una década de constituirse como amenaza convertida en realidad. Existen límites en los cuales se cuenta hasta con tres bardas más reflectores, patrullaje aéreo y, por si fuera poco, del otro lado, cazadores de indocumentados debidamente armados y con la certeza de no recibir ningún castigo por matar, por eliminar, latinos indocumentados. Seguramente están temerosos de estos grupos ante la posibilidad de ser asaltantes de los bancos en donde lavan el dinero del narcotráfico.

Es inocultable el odio del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, a México. Las teorías sobre las razones de esta animadversión a lo mexicano van desde versiones sobre una historia oscura de su pasado, pues se dice que su ex esposa lo engañó con un mexicano ¡y que él sería el verdadero padre de Ivanka Trump! Pero la teoría más solida se refiere a las experiencias fracasadas en los negocios del controversial empresario. La versión más creíble es que su odio surge de intentos fallidos de desembarcar en México, específicamente en dos desarrollos inmobiliarios en la frontera con Estados Unidos y en una isla al sureste, cerca de los limites con Belice.

La historia de Trump con México se remonta a 2006, cuando lanzó un plan para construir un hotel y apartamentos de lujo con el nombre de Trump Ocean Resort Baja México en Tijuana, Baja California, colindante con San Diego, California. Trump se asoció con la empresa inmobiliaria Irongate para construir tres torres, pero en 2009 la sociedad se quedó sin fondos, a pesar de que los compradores habían depositado ya 32.2 millones de dólares. Más de 100 compradores demandaron a Trump. El caso terminó en la Corte Superior de Los Ángeles, donde cuatro años más tarde se llegó a un arreglo privado entre Trump y los demandanets, por una cantidad de dinero no divulgada.

El otro fallido proyecto ocurrió en una paraíso caribeño al sureste de México, la isla Cozumel, destino de la mayoría de los cruceros que llegan a costas mexicanas: el desarrollo Punta Arrecifes Resort en el noreste de Cozumel, un complejo de lujo que tendría una marina, pista de aterrizaje, club de golf, spa y un hotel de 600 habitaciones, en sociedad con la cadena de hoteles Hilton y una poderosa familia mexicana de apellido Barbachano. Grupos ambientalistas e investigadores realizaron un intenso activismo en rechazo a este proyecto por considerar que podría ser desastroso para el medio ambiente y ello obligó a las autoridades a decretar en la zona, en 2012, área natural protegida, lo que impidió seguir adelante con este plan. “No hago negocios con México” porque “el sistema legal mexicano es corrupto”, señaló Trump en un mensaje en Twitter en febrero de 2005, al exigir el pago del “dinero que me deben ahora”.

Donald Trump ha amenazado también con intervenir las remesas que millones de mexicanos envían desde Estados Unidos –uno de los mayores ingresos de México y sustento de numerosas familias- si México no paga la construcción del muro a lo largo de los 3 mil 200 km de su frontera sur. También ha acusado a los mexicanos de ser “violadores” y “narcotraficantes” y dijo que deportará a millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, muchos de ellos mexicanos.

SERIAS REVELACIONES

Seguramente y a través de esas agencias de inteligencia rechazadas por el conductor-presidente de los EU para su operación en ese país, pero debidamente aceptadas para intervenir en el exterior, les llegó la información de las manifestaciones de protesta llevadas a cabo desde el primer día de este año por los ciudadanos quienes, indignados de tanta corrupción, atropello, imposiciones, impunidad y, por si fuera poco, encarecimientos cuyos efectos inician con el gasolinazo, están mostrando la posibilidad de alejar la paz social tan estimada por el vecino y de ahí surge también la urgencia de Trump de continuar imponiendo el muro.

Aunque también saben, están ciertos, lo han declarado e inclusive son además de testigos corruptores, entre las máximas autoridades mexicanas se han desaparecido fondos como los recaudados por el IEPS, tributo al cual se le culpa del encarecimiento de las gasolinas, cuyo monto fue 67 mil millones de pesos más alto de lo esperado durante el año pasado. ¿En donde están estos recursos y otros procedentes de los excedentes de la venta de crudo y de los fabulosos precios con los cuales se cotizó al petróleo, a las mezclas mexicanas? Esa bonanza duró más de seis años y la pregunta sobre el destino de esos fondos no ha sido contestada aún y cuando un personaje surgido de un partido distinto al de los magos que hicieron humo el dinero, ocupara la presidencia.

Por este y varios antecedentes, agrupaciones como la Coparmex han presentado otras propuestas en donde se expresa la exigencia de refinar el petróleo en México. Como se recordará hubo intenciones de construir refinerías pero, como en el caso del maíz, los grandes cerebros de la economía olvidaron que mientras el primero era puntal presupuestal y económico del país y el segundo ícono y base de la alimentación, lo más sencillo era exportar e importar producto terminado y mandar los subsidios a los amigos propietarios de harineras, dando facilidades y hasta exenciones y apoyos para el ingreso de las mazorcas de la peor calidad, de las mencionadas como difíciles de digerir por los cerdos.

Este grupo patronal advierte la necesidad de implementar verdaderos recortes al gasto público, es decir, dejarse de farsas e impedir se hagan realidad las demandas de funcionarios y legisladores para recibir ingresos extraordinarios para compensar el alza en el precio de sus gasolinas. De este consumo también tienen un renglón en el cual se les proporcionan vales o dinero en efectivo, lo cual es motivo de mayores enojos al advertirse todos los empleados y trabajadores dentro y fuera del gobierno y de distintas capacidades tanto económicas como profesionales pagan de su salario el transporte y los combustibles. ¿Por qué estos selectos e inútiles personajes deben ser subsidiados?

Expresan también la necesidad de eliminar la duplicidad en los programas sociales y de entre ello bien harían en darle una revisión a fondo a tantas y tantas fundaciones cuyo negocio central es la expedición de recibos con exención tributaria. Si se cuentan las sillas de ruedas, los anteojos, las operaciones de labio leporino y las becas y computadoras reportadas como entregadas, resulta somos un país de paralíticos, ciegos, mal formados pero eso sí computarizados y con acceso a la terminación de estudios profesionales. Este tipo de fraude no padece de ninguna persecución por su “labor altruista y en beneficio de los más necesitados”. Esto último le da certeza al dicho sobre la riqueza generada por la miseria.

Por si todo lo anterior resultara poco, en las opiniones sobre el incremento a los combustibles lograron enfrentar a los analistas, a los comunicadores. En tanto para unos es necesario, doloroso pero justificable e impostergable, para otros no existe explicación para la prisa de adelantar su puesta en marcha dispuesta hasta el año próximo. Las consecuencias para la gente pasan a un segundo término y quienes apoyan estas decisiones se lanzan a señalar la indisposición de quienes tienen autos de lujo mostrando su ignorancia sobre las alzas del transporte público y el encarecimiento de todos los productos al ser trasladados por tierra, resultado esto último de la venta de los ferrocarriles.

El punto faltante en la serie de exposiciones con las cuales se ha pretendido justificar los incrementos al tiempo de criminalizar las manifestaciones de protesta, se centra en el señalamiento hacia los partidos políticos por la cercanía de la sucesión presidencial. No dudan en apuntar con índice de fuego a Morena y al propio Andrés Manuel López Obrador como instigadores cuando, por otros conductos se tienen pruebas de la existencia de grupos de choque contratados por el gobierno federal y por algunos estatales como es el caso del Estado de México e Hidalgo, curiosamente cuna de dos aspirantes presidenciales con inclinaciones a lamer las botas del Ejecutivo federal en turno.

Si quieren ponerle cereza al pastel o más gasolina al fuego ¿por qué no inician la discusión para aprobar mandatos municipales y estancia en las curules de cuatro años? La respuesta popular no se hará esperar.

DE LOS PASILLOS

Los alcaldes de Movimiento Ciudadano en Jalisco (24) y su diputación federal interpondrán ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) una controversia constitucional en contra del gasolinazo, la cual objeta el artículo 12 transitorio de la Ley de Ingresos de la Federación, en donde se faculta al Ejecutivo para fijar los precios de los combustibles. “Es algo inconstitucional porque se trata de una facultad exclusiva del Legislativo reconocida en el artículo 73 de la Constitución”, explicó Pablo Lemus, alcalde de Zapopan, el municipio en el que el litro de gasolina se vende más caro.

Lo invitamos a visitar nuestra página www.liliaarellano.com
Esperamos sus comentarios al correo: Lilia _arellano@yahoo.com;
Facebook.com/LiliaArellanoOficial y twitter @lilia_Arellano1.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: