Despiertan al México bronco fallas de esta gestión – Por @Lilia_Arellano1

Publicado el enero 2, 2017, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

lilia-photo
Por Lilia Arellano – 2 enero 2016
EL CASTILLO- DEL ASOMBRO A LA GRAN IRA

Las repercusiones sobre el incremento a los precios de la gasolina no se están haciendo esperar. Por lo pronto, poco tendrán que celebrar los panistas, si es que tienen memoria, por haber sido sus legisladores y hasta la dirigencia nacional de ese partido quienes se congratularon de haber concebido autorizar una reforma energética con la cual se recibirían beneficios por raudales.

No hubo un momento durante semanas en el cual no pretendieran restarle o mejor dicho quitarle méritos al tricolor y a Enrique Peña Nieto. Ellos y nadie más que ellos eran los verdaderos hacedores de semejante reforma y, por lo tanto, todo lo que de ello se recibiera también se sumaría a su causa, la cual se ha venido centrando en regresar al poder por cualquier vía.

Los del PRD no estuvieron tan de acuerdo con emitir ese voto, no lo podían hacer, estaban impedidos al mantener, en sus discursos, muy vivo el recuerdo de Lázaro Cárdenas. El jueguito fue por todos visto al respaldar los amarillos la reforma fiscal rechazada por los blanquiazules. Así lograron llegar a las alianzas y obtener frente al rechazo abierto a la administración del mexiquense siete gubernaturas, con tan mala suerte que sus abanderados no han sabido manejar el poder, se hicieron chiquitos cuando dejaron de ser, seis de ellos, priístas.

Sin embargo, la reacción de la sociedad no mueve a quienes ostentan el poder, ni a los federales, ni a los estatales y ni siquiera a los munícipes. Tan es así que éstos últimos, con la bendición del Ejecutivo estatal y la complicidad de los legisladores, han incrementado impuestos en Quintana Roo. A los impuestos sobre la Adquisición de Inmuebles les aumentaron un punto y podría parecer muy poco a no ser por el incremento catastral marcado para las casas de construcción masiva y popular y las pertenecientes a fraccionamientos de clase media. En Puerto Morelos, por ejemplo, las quejas se centran en el valor comercial de las viviendas. Exhiben la comprobación del valor comercial de las recientemente adquiridas, el cual es de 450 a 480 mil pesos, y la boleta de pago de predial marca un valor catastral de más de 800 mil pesos. Terrenos ubicados en zonas en donde no hay ni agua, ni luz, ni camino y tampoco están cercanas a las playas o a los cenotes, cuyo precio comercial no excede los 400 mil pesos por un espacio de mil 500 metros, llegaron a la cotización catastral de millón y medio de pesos. Se sabe que los volqueteros, los vehículos encargados de llevar materiales a las obras, están siendo requeridos de pagar por llegar al punto de entrega, es decir, les está cobrando la autoridad municipal un “derecho de paso”, casi como el de la mafia, porque también es de piso.

Aplicar el señalamiento de manera directa a la presidenta municipal tal vez sería injusto, porque si bien la idea partió de ahí, la primera autorización salió del grupo de regidores, de quienes han dicho aman a Puerto Morelos, aunque no parece comparten el sentimiento o lo prolongan a quienes ahí habitan. Los diputados locales aprobaron el incremento a estas tarifas a las calladas, igualito que como critican se hacía antes y sacan las manos de un fuego por ellos provocado. Una cosa es la intención o el planteamiento o la presentación de necesidades por las cuales se llega al punto de realizar un aumento al pago predial y otra la autorización sin que se tome en cuenta ni siquiera al sentido común. Habrá que dirigir las baterías también hacia esos diputados muy contentos con sus respectivos ingresos y prestaciones y otros renglones torcidos que no son de Dios sino del dinero quienes brindan todas estas autorizaciones.

¿Tienen defensa quienes levantan el dedo para estas aprobaciones de incrementos tributarios en momentos tan críticos? ¿La tienen los que votaron por los incrementos mensuales a la gasolina? ¿Los que permanecen callados a sabiendas de la debacle próxima? ¿Quiénes también autorizaron la intervención militar en caso de crecer la inconformidad ciudadana ante tanto abuso y corrupción? No son unos cuantos, no es solamente el Ejecutivo Federal o los 32 gobernadores o los más de 4 mil munícipes los culpables, la mayor responsabilidad la cargan los cientos de diputados, tanto los 500 federales como los pertenecientes a los Congresos locales y suman también miles. Siempre puede darse marcha atrás o… aplicar la violencia.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: