“Si no sacan pa’ fuera a la gente que le gusta mucho la plata, estamos fritos”, dice José Mujica

Publicado el Octubre 15, 2016, Bajo Noticias, Autor LluviadeCafe.

pepe mujica
Ciudad de México, 15 de octubre (SinEmbargo).– José Mujica, ex Presidente de Uruguay, rechazó hoy responder preguntas sobre el desempeño del Presidente mexicano Enrique Peña Nieto al asegurar que nada de lo que el pudiera decir beneficiaría al pueblo de México y sí, en cambio, podría afectar a su país.“Soy un político, pido que me entiendan, debo ver lo mejor para mi país”, dijo.

Sin embargo, el ex mandatario sí se pronunció sobre la corrupción y el daño que ésta hace a la sociedad. “Si ustedes no cuidan los partidos y sacan pa’ fuera a la nomenclatura, a la gente que le gusta mucho la plata, estamos fritos”.
Mujica, quien perteneció en su juventud a la organización guerrillera Montoneros, dijo que el error de su generación fue no entender a tiempo que si uno no cambia la cultura y la mentalidad de un pueblo, no cambia nada.

“El cambio real es el cambio cultural, ese es el verdadero cambio, y el más difícil, no el cambio material”, afirmó.
A Mujica le preguntaron qué pensaba del populismo. “Ese es un término que es como el cuartito que muchas casas tienen en el fondo y a donde las familias van metiendo todo lo que ya no les sirve”, expuso.

Dijo que Uruguay es el país más igualitario de América latina, con sólo 5 por ciento de gente en pobreza o en la indigencia. Él, añadió, siempre quiso garantizar con la política un reparto más equitativo de la riqueza y favorecer siempre a quien menos tenía. “Si eso me hace un populista, entonces soy populista”.

“Si repartir la riqueza en muchas manos es populismo, entonces soy un populista”, dice José Mujica.
LA ENFEMEDAD QUE HIZO POSIBLE A TRUMP
Pepe Mujica dijo que lo que realmente le preocupa es la gente que sigue al magnate neoyorquino. Aunque Trump no gané –como el mismo Mujica anticipó–, la enfermedad que lo hizo posible y que lo llevó hasta el punto que alcanzó seguirá existiendo y eso es preocupante.

Mujica dijo que siempre se tomó demasiado en serio aquello de que “nadie es más que nadie” y que quizás eso lo ha llenado de reconocimiento.

Cuestionado sobre los avances de la derecha en América Latina y por el resurgimiento de los afanes imperialistas en el mundo, Mujica dijo que la izquierda en América Latina nunca triunfó definitivamente, porque en política los triunfos nunca son definitivos.

“La historia se mueve siempre en un sentido y en otro”, dijo el ex Presidente, intentando explicar que los vaivenes entre un extremo y otro de la geografía política son consustanciales al juego democrático- Mujica dijo que América Latina no debe esperar que nadie, especialmente no el imperio, le resuelva sus problemas.
“El imperialismo siempre va a ser imperialismo, nunca va a cambiar. Los que debemos cambiar somos nosotros… No tenemos que esperar que nos regalen la prosperidad”.

El político visita México por la presentación de un libro sobre su vida. Foto: Ilse García, SinEmbargo
El político visita México por la presentación de un libro sobre su vida. Foto: Ilse García, SinEmbargo

Pepe Mujica inició esta tarde la presentación de su libro en el Auditorio de la Biblioteca Vasconcelos con la sentencia: “Hay una enfermedad generalizada de falta de credibilidad en los líderes de la política”.

Y señaló que el creciente numero de suicidios es síntoma de que “aunque tenemos progreso económico el ser humano vive con angustia y en profunda soledad, porque no hay comunidad. Séneca decía que pobres son los que precisan mucho”.

José Mujica, nacido en Montevideo el 20 de mayo de 1935, fue Presidente de Uruguay entre 2010 y 2015, y se convirtió en uno de los personajes políticos más queridos y respetados en el mundo por su honestidad, su austeridad y su desapego por las mieles del poder que enloquecen a la mayoría de los gobernantes de prácticamente todas las latitudes.

El libro Una oveja negra al poder. Pepe Mujica, la política de la gente, de los escritores Andrés Daza y Ernesto Tulbovitz, relata su llega al poder, presenta incluso un capítulo completo de reflexiones del ex mandatario uruguayo sobre la muerte y su relación algunos de los políticos más importantes de América Latina y el resto del mundo.

La obra es producto de más de 100 horas de conversaciones entre los autores y Mujica, que ocurrieron en la oficina que el ex mandatario en el ocupó como Presidente. Mujica entregó el poder el año pasado a Tabaré Vázquez con una aprobación del 70 por ciento.

Pepe Mujica entró al Olimpo de la política planetaria cuando se conoció que donaba el 90 por ciento de su sueldo a la caridad.

“Gano más de lo que necesito, para mí esto no es un deber”, dijo en diversas ocasiones. Incluso antes de dejar el palacio de Estévez, sede del ejecutivo charrúa, Mujica fue calificado por varias publicaciones internacionales como el Presidente más pobre del mundo. En una entrevista con la BBC, Mujica respondió al calificativo: “No me siento pobre. La gente pobre es esa que trabaja sólo para intentar tener un estilo de vida más caro, y siempre quieren más y más”.

Algunas de sus más polémicas políticas fueron la legalización del consumo de marihuana en el país, el impulso al matrimonio igualitario y la legalización del aborto. Aunque la legalización de la canabis ha encontrado trabas para su aplicación, Uruguay se colocó con esa iniciativa a la vanguardia en América Latina del movimiento mundial anti-prohibicionista.

Gracias a sus políticas sociales, cuando Mujica dejó el poder Uruguay era el segundo país con menos pobreza en el continente de acuerdo con la Cepal y el que tenía las tasas de indigencia más bajas.

Mujica fue guerrillero, uno de los más activos del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaro. Tiene seis balas en el cuerpo y estuvo preso más de 13 años.

Actualmente vive con su esposa Lucía Topolansky en una modesta casa en la localidad de Rincón del Cerro, y aun conduce su viejo Volkswagen sedán modelo 1987

Ayer, el ex mandatario uruguayo asistió a la 72 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que se lleva a cabo en la Ciudad de México. Durante su participación, Mujica hizo un llamado a distinguir entre droga y narcotráfico y dijo: “algo peor que furia es el narcotráfico, porque este termina en los tiros”.

“El tráfico arregla sus cuentas no con escribanos ni abogados ni contratos. ‘No me pagas, te pongo un tiro’”, agregó.

Aseguró que no defiende el consumo de drogas pero que objeta las políticas actuales sobre el tema: “Yo no defiendo la droga, por el contrario. Pero la política (antidrogas) que llevamos no da resultados”, precisó.

El uruguayo dijo que nunca fumó marihuana, sin embargo tuvo el pecado de fumar tabaco en gran cantidad. “Como una chimenea, y del chupe (alcohol) mejor no digo nada”, dijo.

Pepe Mujica destacó que para él sería muy difícil encerrar a un joven por el hecho de fumar mariguana: “ni loco, no puedo”, reiteró.

El pasado miércoles, el político uruguayo se reunió con migrantes en la frontera de México con Estados Unidos.

En Tijuana, Baja California, Mujica conversó con africanos, haitianos y otros extranjeros que se encuentran ahí a la espera de cruzar al país vecino. Ahí recordó que “todos descendemos de gente que tuvo que migrar”.

“Nos está pasando que nunca fuimos tan ricos, nunca la humanidad tuvo tantos bienes materiales y nunca, sin embargo, fue tan egoísta”, dijo el político en esa ciudad donde recibió el grado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Baja California, por su labor para mejorar las condiciones de su país.

El Presidente uruguayo ha sido un fuerte crítico de la situación que vive México. Incluso en 2014, cuando aún era Presidente de Uruguay, afirmó en una entrevista con la revista Latinoamericana que México le daba “la sensación, visto a la distancia, que se trata de una especie de Estado fallido”, así como que le parecía “que los poderes públicos están perdidos totalmente”, situación que consideró “muy dolorosa” para la nación. Asimismo, el Primer Mandatario aseguró que la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa se debe a la corrupción que impera en el país, instalada como una “tácita costumbre social”, por lo que el Gobierno mexicano está obligado a resolver el caso “caiga quien caiga, […] tenga las consecuencias que tenga”.

Como respuesta, la SRE manifestó, a través de un comunicado, su “rechazo categórico ante algunas de las consideraciones vertidas” por Mujica, así como insistió “en el compromiso del Gobierno mexicano de continuar las investigaciones con claridad, transparencia y responsabilidad” el caso Iguala.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

One Reply to "“Si no sacan pa’ fuera a la gente que le gusta mucho la plata, estamos fritos”, dice José Mujica"

gravatar

javier333  on Octubre 15, 2016

simple y sencillamente GRANDE MUJICA