Garantizar libertades, entre prioridades de Morena para Constitución; represión de Mancera como la EPN: Batres

Publicado el mayo 7, 2016, Bajo MORENA, Autor LluviadeCafe.

Marti-Batres
REVOLUCION 3.0
“En la Constitución de la Ciudad de México, debemos cuidar muy bien las libertades políticas, el derecho de reunión y de protesta pacífica de la ciudadanía”, declaró Martí Batres Guadarrama, dirigente de Morena en el Distrito Federal, a propósito del proceso electoral que se realiza para que el próximo cinco de junio, los capitalinos acudan a las urnas a elegir a los diputados que integrarán el Congreso Constituyente, órgano encargado de analizar y, en su caso aprobar, la primera Constitución de la capital, con lo que se convertirá en la entidad 32 de la República Mexicana.

En entrevista con Revolución TRESPUNTOCERO, el exdiputado federal y extitular de la Secretaría de Desarrollo Social de la ciudad, detalló que, además de los derechos políticos, debe garantizarse en la legislación, el acceso a programas sociales como la pensión alimentaria para adultos mayores, uniformes y útiles escolares para los menores que asistan a educación básica, entre otros que ya se instrumentan en la capital.

Agregó que, además del sentido social que debe priorizarse en el histórico texto –en nuestro país, hace 80 años que no se redacta un ordenamiento constitucional- este también deberá contener disposiciones como garantizar el acceso al agua como derecho humano, así como políticas de participación ciudadana como la revocación de mandato, la consulta ciudadana sobre los grandes megaproyectos de desarrollo pero además, todas las libertades civiles que se han conquistado para las mujeres en la Ciudad de México.

Cuestionado respecto a la inclusión de los derechos de la comunidad LGBTTTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Travestis, Transgéneros e Intersexuales), por la postura conservadora que Andrés Manuel López Obrador -fundador y dirigente nacional de Morena- ha mantenido al respecto, Batres Guadarrama afirmó que los derechos de dicho sector de la población –como el matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción de parejas homosexuales- también serán impulsados desde su partido.

“Cuando una diputada de Tabasco tuvo una expresión muy desafortunada sobre estos temas, el propio Andrés Manuel señaló que lo que dijo la legisladora, era contrario a los principios de Morena; Morena respeta la diversidad, incluida la sexual. Respetamos los derechos de la comunidad de la diversidad sexual”, subrayó el dirigente estatal.

Reparto y legitimidad…

Las modificaciones hechas en el marco de la reforma política del Distrito Federal, para que transite y se convierta en la entidad 32 de la República mexicana –aprobadas hace algunos meses por la Cámara de Diputados, posteriormente por el Senado de la República y luego por mayoría de los Congresos locales- especifica que de los cien escaños que integrarán el Congreso Constituyente, 12 serán designados por los Ejecutivos federal y estatal; es decir, por Peña Nieto y Miguel Ángel Mancera (seis puestos para que cada uno los reparta a conveniencia) y el resto por el Poder Legislativo: 14 para senadores y 14 para diputados, repartidos “proporcionalmente” entre los partidos representados en ambas cámaras.

El pasado 29 de abril, la Cámara de Diputados aprobó la lista de legisladores que se sumarán al Congreso Constituyente: María de la Paz Quiñones Cornejo, Jesús Enrique Jackson Ramírez, María Esther de Jesús Scherman Leaño y César Camacho Quirós (coordinador) del Partido Revolucionario Institucional (PRI); Federico Döring Casar, María Guadalupe Cecilia Romero Castillo y Santiago Taboada Cortina, por el Partido Acción Nacional (PAN); Cecilia Soto González y Jesús Salvador Valencia Guzmán, por el Partido de la Revolución Democrática (PRD); Jesús Sesma Suárez, coordinador de la bancada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM); René Cervera García, de Movimiento Ciudadano (MC); María Eugenia Ocampo Bedolla, de Nueva Alianza (NA) y Hugo Erick Flores Cervantes, del Partido Encuentro Social (PES).

El mismo día, el Senado de la República aprobó la designación de Raúl Cervantes Andrade, Ana Lilia Herrera Anzaldo, Enrique Burgos García, Lisbeth Hernández Lecona, Joel Ayala Almeida y Yolanda de la Torre Valdez, del PRI; Roberto Gil Zuarth, Mariana Gómez del Campo Gurza, Ernesto Javier Cordero Arroyo y Gabriela Cuevas Barón, del PAN; Dolores Padierna Luna y Armando Ríos Piter, del PRD y Pablo Escudero Morales, del PVEM.

En ambas cámaras, Morena y el Partido del Trabajo (PT), declinaron designar representantes al Congreso Constituyente.

Batres Guadarrama calificó como una “aberración” que el 40% del Constituyente; es decir, 40 espacios del total, sea designado actores políticos externos y ajenos a la Ciudad de México y por ende, a su realidad.

“¿Cómo vamos a aceptar esos espacios cuando estamos criticando eso?, sería ilógico”, dijo el dirigente de Morena, cuando se le preguntó el motivo por el que su partido declinó asignar a un representante desde el Palacio Legislativo de San Lázaro.

Cuestionado respecto a si esta renuencia margina o deja fuera del debate a Morena, Martí Batres –quien además aspira a ser candidato a la elección de jefe de gobierno de la capital en 2018, cuando también se elegirá presidente de la República y cuyas preferencias encabeza el mismo Andrés Manuel López Obrador- señaló tajante: “no, vamos a tener un buen grupo parlamentario que va a surgir de la elección y vamos a tener puros constituyentes electos por el voto ciudadano. Nadie más que nosotros va a poder presumir de eso. Solo nosotros somos congruentes”.

El político criticó que el Poder Legislativo se haya prestado a la simulación en la integración del Congreso Constituyente y subrayó que “la Cámara de Diputados no debió de haber designado a nadie, ni el Senado; si se quieren manchar en el dedazo y en la imposición, allá ellos. Nosotros no lo vamos a hacer”.

Sobre la política que en los últimos años se ha implementado en la ciudad capital, a manos de gobiernos perredistas, el dirigente estatal afirmó que “en la Ciudad de México ha habido retrocesos: el gobierno ha reprimido muchas manifestaciones de jóvenes; también se intentó meter en la Ley de Movilidad el uso de la fuerza pública contra manifestaciones pacíficas, pero fue echado abajo por un juez federal. También se ha utilizado a grupos de pandilleros del PRD en contra de Morena; entonces, lo que sucede con el gobierno de la ciudad, es parecido a lo que sucede con el federal”, sostuvo Batres Guadarrama.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: