PRI y sus aliados no podrán derrotar a AMLO; rezago económico y violencia, entrampan a EPN

Publicado el Mayo 5, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

lilia
revoluciontrespuntocero
Lilia arellano
Los severos recortes al gasto y la debilidad del peso –al escribir estas líneas superaba los 18 unidades por dólar- mantendrán estancado el crecimiento económico del país. Además, los escándalos y la creciente violencia en territorio nacional restan aceptación al régimen de Enrique Peña Nieto.

El escenario nacional no es favorable al PRI para la elección intermedia de junio en 13 entidades, 12 con elección de gobernador, ni para la presidencial de 2018. La apuesta segura para mantener a los priístas en Los Pinos es dividir a la oposición en los comicios. En unas elecciones limpias, PRI y sus aliados no podrán derrotar a Andrés Manuel López Obrador. Tampoco lo podrá hacer el PAN unido a los restos del PRD. La opción de viraje hacia la izquierda en el país es posible… si no logran fragmentar el voto opositor.

Pero los trabajos para ese efecto ya están en marcha para presentar un candidato oficialista –PRI y sus satélites-; uno de derecha –PAN y PRD-; uno de izquierda –Morena-; y uno independiente para restarle los votos suficientes y necesarios para hacer triunfar al abanderado priísta. En la sede del Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera se reunió con los gobernadores de Nuevo León, Jaime Rodríguez, y de Oaxaca, Gabino Cué; el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, y el coordinador parlamentario de Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda, quienes proyectan una candidatura independiente rumbo a la elección de 2018, la cual podría ser encabezada por el propio Mancera, quien haría el papel de Caballo de Troya en la oposición para restarle votos a López Obrador. El principal beneficiado sería el abanderado del PRI, hoy tapado, y la alianza PAN-PRD, quienes mantendrían un considerable porcentaje del Congreso.

Los mandatarios y el líder parlamentario se reunieron a comer el martes pasado y analizaron los escenarios rumbo al 2018. “El tema de fondo es cómo se puede construir una candidatura auténticamente independiente no nada más respecto a los partidos, sino respecto a los actores de poder”, expuso Enrique Alfaro, alcalde tapatío de Movimiento Ciudadano. Este encuentro se da luego de que “El Bronco” declaró intención de contender como candidato presidencial independiente en 2018, si logra primero resolver los problemas que enfrenta Nuevo León.

Día a día el escenario del país se le descompone a Enrique Peña Nieto. En sus primeros años impulsó ambiciosas reformas en los sectores energético y telecomunicaciones; en el financiero y a la educación; para impulsar la inversión y estimular la competencia y el crecimiento. Pero, en la segunda mitad de su periodo de gobierno la economía se mantiene estancada, los niveles de violencia siguen altos y los escándalos de corrupción han llegado a su círculo más cercano y se han introducido en su propia casa. Siete de cada 10 mexicanos reprueban su trabajo. Es el mandatario más repudiado de los últimos años, de acuerdo con los sondeos publicados recientemente.

La caída internacional de los precios del petróleo arruinó su reforma energética. El mexiquense esperaba exitosas licitaciones para abrir el sector energético y atraer miles de millones de dólares en inversión. Esto no sucedió y, por el contrario, se trabajó para arruinar a Pemex, puntal económico de México. El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé: las entradas netas de inversiones extranjeras directas representarán solamente el 1.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de México este año.

En esta administración, el crecimiento económico de México sólo llega a 1.9 por ciento del PIB en promedio, muy por debajo de lo prometido por el candidato presidencial Peña Nieto en campaña, el cual además no alcanza para cubrir los requerimientos y necesidades de la población. Los recortes al gasto y la debilidad del peso derrumban la confianza del consumidor, la cual en abril cayó a su nivel más bajo desde agosto de 2014.

La población sólo ve a Peña Nieto haciendo actos protocolarios y viajes al extranjero a todo lujo, mientras se hacen recortes en las empresas en general y en el sector público en particular. Su régimen es visto como corrupto e ineficiente, en donde además impera la violencia y la impunidad. Las promesas de su administración hacia la población siempre son para mañana. De hecho, este sexenio no se alcanzarán crecimientos superiores al 3 por ciento del PIB, según las previsiones de organismos internacionales que dan puntual seguimiento a la economía mexicana.

La gestión de Peña Nieto está anclada en la corrupción, cristalizada en la propia familia del inquilino de Los Pinos. El escándalo de casas propiedad de su esposa, Angélica Rivera, y los secretarios de Hacienda, Luis Videgaray, y de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, exhibieron la urgencia de realizar una reforma contra este cáncer social, la cual fue frenada por el partido del presidente en el Congreso. Las bancadas del PRI en el Senado de la República y en la Cámara de Diputados han diluido legislaciones claves en contra de la corrupción y la impunidad, lo cual ha contribuido a destrozar la credibilidad del actual régimen federal.

Este miércoles, los coordinadores de los senadores del PAN, Fernando Herrera, y del PRD, Miguel Barbosa, convocaron al PRI y al PVEM a realizar un periodo extraordinario de sesiones para aprobar las siete leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) antes del 28 de mayo. El PRD propone el periodo extraordinario entre el 23 y 26 de este mes. Sin embargo, legisladores de ambos partidos se negaron a discutir en el pleno la propuesta perredista.

La senadora perredista Angélica de la Peña planteó la necesidad de que las dos cámaras del Congreso reanuden sus trabajos entre el 23 y el 26 de mayo para discutir también otros temas prioritarios como el mando mixto policíaco y la regulación de la mariguana para uso terapéutico. En el caso de las reformas contra la corrupción, dijo, será necesario incluir las siete leyes pendientes sobre el Sistema Nacional, Ley 3de3, Tribunal de Justicia Administrativa, Fiscalización, de la Administración Pública Federal, Orgánica de la PGR y reformas al Código Penal Federal. La legisladora solicitó que la propuesta fuera procesada por urgente y obvia resolución.

Pero, sólo los diputados y senadores del PAN y PRD respaldaron el planteamiento, mientras que priístas y verdes votaron en contra.

GOBIERNO DE UNOS CUANTOS

Queda claro: no habrá recuperación económica en esta administración, pues el gobierno gasta e invierte menos y la ciudadanía en general ve reducida su capacidad de consumo, porque debe hacer frente a obligaciones impositivas cada vez más pesadas. Es inminente, las tendencias recesivas se irán acentuando.

La administración de Peña Nieto ha demostrado ser elitista. Dura contra los trabajadores en general pero complaciente con los dueños de grandes capitales. Datos de la propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público dan cuenta de 4 mil 858 grandes contribuyentes, los cuales adeudan al fisco, al cierre de marzo pasado, más de 178 mil millones de pesos, un incremento de 50 por ciento con respecto a los 118 mil millones que debían en el mismo mes del año pasado.

Los adeudos fiscales se han concentrado en unos cuantos causantes, mientras caen los ingresos no tributarios, tanto los petroleros como los no petroleros, porque sigue la baja persistente de las cotizaciones de hidrocarburos en los mercados internacionales, la disminución de la producción de crudo y el retroceso de los ingresos de la Comisión Federal de Electricidad (12.7 por ciento) por la “reducción de tarifas”.

A diferencia de las exigencias hacia la masa de causantes cautivos y de las pequeñas y medianas empresas, las grandes corporaciones cuentan con condiciones de privilegio a la hora de pagar los impuestos correspondientes. Además se benefician de términos fiscales mucho más benignos a los imperantes para el resto de la población.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: