Ayotzinapa: El “fabricante” Tomás Zerón

Publicado el Abril 26, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

alvaro delgado
PROCESO
Por:Alvaro Delgado
Sólo alguien de absoluta confianza del presidente Enrique Peña Nieto pudo haber construido la “verdad histórica” sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, alguien que fabricó también otro caso inverosímil: El de Paullette, la niña desaparecida en su propia cama.

Y ese es Tomás Zerón de Lucio, el influyente director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República (PGR), quien –consta en documentos– ha recurrido a tortura, sobornos millonarios, encubrimientos y otros vicios para esclarecer el caso Iguala, pero que es exhibido ahora como sembrador de pruebas.

También te recomendamos

Remata el GIEI: evidencias manipuladas, omisiones y torturas en caso Ayotzinapa
El 28 de octubre de 2014, un mes después de la desaparición de los normalistas, Zerón de Lucio visitó, junto con agentes bajo su mando y Agustín García Reyes, alias “El Chereje”, uno de los inculpados, el río San Juan, donde, al día siguiente, fue encontrada una bolsa con restos humanos, que luego se dijo que eran del normalista Alexander Mora Venancio, uno de los desaparecidos.

Este episodio es de enorme relevancia y clave para el esclarecimiento de lo que aconteció la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014: La diligencia de Zerón no se incluyó en el expediente –porque la versión oficial consigna que visitó el lugar hasta el 29 de octubre– y, sobre todo, junto a él aparecen bolsas negras, como en la que estaban los restos óseos que correspondieron al normalista.

La grabación del video por parte de José Manuel Giménez y las fotografías tomadas por Daniel Rodríguez, que acreditan la presencia de Zerón en el río San Juan, se produjeron mientras dos camionetas de la PGR bloqueaban el camino por donde habría de ingresar el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que ya no pudo llegar a ese lugar.

El informe con el que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) dio por terminado su trabajo en México, difundido ayer domingo, establece sobre este punto:

“El análisis de las imágenes muestra que mientras los equipos periciales de PGR y el EAAF, así como la mayor parte de los periodistas que lograron acceder al lugar, se encontraban realizando los trabajos en el basurero de Cocula, uno de los inculpados, ya en la proximidad de las casas del pueblo, donde se señala que fue encontrada la bolsa con restos óseos que habrían sido sacadas del basurero de Cocula, fue llevado a la zona donde al día siguiente sería descubierta una de dichas bolsas. Estuvo acompañado por un escolta o custodio vestido de civil y por Tomás Zerón, jefe de la Agencia de Investigación Criminal, en un lugar sin mayor presencia de seguridad que se habría retirado en ese momento”.

Nada ha dicho la PGR sobre esta información que vuelve a poner en entredicho la “verdad histórica”, como la llamó Jesús Murillo Karam, el exprocurador que advirtió a Peña: “Si caigo yo, caes tú”.

Lo que es preciso recordar es que Zerón de Lucio goza de toda la confianza de Peña Nieto y de uno de los amigos más próximos a éste, Alfredo Castillo, actual director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).

Es sabido que Peña hubiera querido a Zerón como titular de la PGR, pero no es abogado, y por eso la instrucción que dio a la procuradora Arely Gómez es que bajo ninguna circunstancia lo puede remover como director de la Agencia de Investigación Criminal, heredera de la Policía Judicial Federal.

Discípulo de Genaro García Luna, el siniestro secretario de Seguridad Pública de Felipe Calderón, Zerón se hizo amigo de Peña cuando se desempeñó como coordinador de Investigación y Análisis de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, cuyo subprocurador era Alfredo Castillo, encargado de “esclarecer” la desaparición de la niña Paullette Gebara Farah, en 2010, cuando Peña era gobernador.

El propio Castillo detalló la intervención de Zerón en el caso, en una entrevista con el diario La Razón, el 10 de enero de 2015, en la que se ufanó de aprender técnicas de investigación, como las del FBI y otras instancias internacionales. “Este caso realmente me dejó muchas enseñanzas”, dijo.

Y añadió: “Ahora que platicaba con Tomás Zerón, quien está en la Procuraduría General de la República y quien también estuvo en ese hecho, me decía que ahora en el caso de Ayotzinapa a él también le había servido mucho todo lo que en su momento vimos de protocolo y demás…”

En el caso Paullette, la niña fue buscada en su propia habitación durante nueve días por decenas de personas, entre ellas sus padres, empleados, amigos y parientes, expertos y hasta perros entrenados. Nadie vio nada.

Repentinamente, el cuerpo sin vida de la niña de cuatro años fue encontrado entre el colchón y el mueble de la cama, un desenlace que nadie creyó. Castillo y Zerón determinaron, también, que la muerte fue consecuencia de un “accidente”, que tampoco nadie creyó.

El caso Ayotzinapa, cuya fabricación es de la autoría de Zerón de Lucio, va en el mismo camino…

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: