Cerrando caminos

Publicado el Abril 18, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

Bernardo Bátiz
LA JORNADA
Por:Bernardo Bátiz
Así como en la Ciudad de México se van reduciendo lugares para el tránsito vehicular y se congestionan colonias y delegaciones, en el país se cierran espacios a la democracia y a la justicia; en la capital, la miopía de algunas autoridades de mentalidad colonizada, sin convicciones ni congruencia, ha permitido la construcción de cientos o quizás miles de edificios de apartamentos o negocios que saturan barrios antes tranquilos y desaparecen pueblos tradicionales sin considerar el impacto social y ecológico; agregan obstáculos, cierran vialidades, disminuyen carriles de tránsito, acosan a todos con grúas, arañas y policías a la caza de asustados infractores y complican la vida de los citadinos con sus ocurrencias y negocios en lugar de facilitar la existencia de los habitantes de la urbe.

Algo parecido sucede en el ámbito federal, donde, más que obstruir calles y avenidas, los excesos son otros: cierran vías enteras a la expresión pública y al ejercicio de la soberanía ciudadana, golpean todos los días la economía de la gente, colman su paciencia, mienten, persiguen, cierran caminos de solución a los problemas y ahogan al pueblo con abusos y atropellos de todo tipo.

El sistema, desde los tres poderes clásicos hasta los organismos autónomos, resuelve cuando hay conflictos o choque de intereses, siempre o casi siempre, en favor de los pocos de arriba y en contra de la mayoría cada vez más pobre y marginada.

Hago un recuento somero: suprimieron el único programa de radio, crítico y profesional, el de Carmen Aristegui. No valió su amplia audiencia, su profesionalismo, su probidad intelectual, su valor civil; una investigación exitosa y una crítica certera de su equipo no fueron respondidos con razones, sino con un manotazo en la mesa y una injusticia. Cerraron un medio de comunicación que era camino al entendimiento entre mexicanos, que a muchísimos nos parecía viable por su independencia, oportunidad y claridad.

Con motivo de la privatización del petróleo y la electricidad, a críticas fundadas de expertos y al clamor popular en contra, respondieron blindando el Senado como una fortaleza, con planchas de acero y un ejército de policías, y a espaldas del pueblo decidieron sustraer riquezas del área estratégica reservada a México en la Constitución y prepararon su entrega a negocios privados y, lo absurdo, a una opinión generalizada e informada contestaron con evasivas y mensajes publicitarios.

Sobre este tema, para demostrar su inconsistencia, basta un razonamiento: adujeron su pretensión de hacer a Pemex competitiva y, para que lo fuera, la lanzaron a la bancarrota, haciendo que lo que le pertenecía en exclusiva se repartiera entre otras empresas; dejaron de dar mantenimiento a sus refinerías, permitieron la corrupción del sindicato, abandonaron a la mitad las obras en proceso y, así, con un pie atado y una mano inútil, mandaron a la paraestatal a competir.

La protesta del pueblo ni la escucharon ni la atendieron; en respuesta a este desaire se reunieron millones de firmas para una consulta popular y con argumentos leguleyos y chapuceros, indignos de jueces de una Suprema Corte, impidieron que el pueblo opinara sobre su patrimonio y sobre su destino; simplemente dieron un portazo dejando a todos enojados y dolidos.

A los miles y miles de maestros que protestan y se oponen a la privatización de la educación y a una reforma laboral disfrazada los reprimen, les retienen su salario, los calumnian y los despiden. A los campesinos los dejan a su suerte en manos de grandes empresas, que los despojan de sus tierras y les tiran sus casas, y si vienen a protestar a la capital los culpan de grandes pérdidas económicas y de la contaminación del ambiente y, con el linchamiento mediático, preparan la represión violenta.

¿Qué pretende el régimen? ¿Adónde quiere orillarnos? La presión es mucha y las salidas se bloquean, nada se resuelve y todo se agrava; el Presidente en su juguete nuevo, el avioncito faraónico, hace viajes inútiles, de relumbrón y sin sentido alguno, para más fotos en la egoteca, al lado de reyes y reinas, o quizá para evadir la realidad que nos abruma. Si no hay salidas, si no hay soluciones, si no procuran desenlaces justos a los conflictos, si sólo acuden a las macanas y a los años de cárcel, si no hay cambios, están buscando un estallido social, justificar una represión mayor, o simplemente no entienden lo que pasa ni se percatan de la realidad.

Ahogar la protesta, reprimir, cerrar vías, no es el camino o, si lo es, va al caos.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: