Banco JP Morgan/Chase y EU convirtieron a Panamá en paraíso narcofiscal: desde el general Noriega hasta Mossack Fonseca

Publicado el Abril 13, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

Alfredo Jalife R.
LA JORNADA
Antecedentes: Según la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés), Panamá rompió con España en 1821 y se unió a la República de la Gran Colombia, constituida además por Ecuador y Venezuela.

Cuando la República de la Gran Colombia fue disuelta en 1830, Panamá permaneció como parte de Colombia y con el apoyo (¡supersic!) de Estados Unidos (EU), Panamá se separó de Colombia en 1903 y firmó de inmediato un tratado con EU para permitirle la construcción de un canal, otorgándole soberanía (sic) a EU sobre una franja de territorio a los dos lados de la zona del Canal de Panamá, que fue construido por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército estadunidense entre 1904 y 1914.

Hechos: La situación del país centroamericano/caribeño –75 mil 420 km2 (equivalente a Zacatecas) y una población de 3.6 millones– es estratégicamente privilegiada: es bioceánica y conecta a Sudamérica con Norteamérica.

Cien años más tarde, dos competidores geoeconómicos, EU y China, son los principales usuarios del canal, que inició su proyecto de expansión en 2007 y deberá ser completado este año a un costo de 5 mil 300 millones de dólares: entre 10 y 15 por ciento de su PIB, lo cual duplicará su capacidad.

Según la CIA, su vigoroso desempeño económico no se ha traducido en una prosperidad ampliamente compartida, ya que Panamá ostenta el segundo peor (sic) ingreso de distribución en Latinoamérica: cerca de una cuarta parte de la población vive en la pobreza.

Obvio: el narcolavado y la evasión fiscal de los paraísos fiscales no fueron diseñados para beneficiar a sus poblaciones, sino primordialmente a los banksters de Wall Street y La City.

Ed Vulliamy, del rotativo británico The Guardian, señala que a principios del siglo XX el “Estado panameño fue originalmente creado para funcionar en representación de los ricos y egoístas de este mundo (http://goo.gl/Lyv3qf)”. A juicio de Vulliamy, Panamá fue creada por EU debido a puras razones comerciales egoístas cuando se percibía la inminente caída de Gran Bretaña (GB) con su gran imperio global y el ascenso del nuevo imperio estadunidense.

El escritor Ken Silverstein desmonta en Vice a la blanqueadora firma legal Mossack Fonseca que “trabaja (sic) con oligarcas, narcolavadores y dictadores”: los vehículos de escape de los banqueros asaltantes (http://goo.gl/xZLkvR). La pestilente firma legal Mossack Fonseca fue fundada en Panamá por el alemán Jürgen Mossack y el panameño Ramón Fonseca.

El novelista y hoy narcolavador Ramón Fonseca –otro novelista, el propagandista neoliberal Mario Vargas Llosa fue atrapado in fraganti en Los papeles de Panamá– fue consejero ministro del presidente Juan Carlos Varela y presidente (sic) del Partido Panameñista en el poder: puestos a los que renunció por su vinculación con el lavado brasileño Petrolao-Operation Car Wash.

Fonseca se graduó en la London School of Economics. ¡La fétida conexión británica! El padre de Jürgen Mossack proviene de las filas nazis y ofreció sus servicios a la CIA para espiar a Cuba. Luego Jürgen trabajó de abogado en Londres (¡supersic!) antes de regresar a Panamá a montar su fétida firma legal, con oficinas en 44 países, que blanquea en varios paraísos fiscales: Bahamas, Chipre, Hong Kong, Suiza, Jersey, Luxemburgo y las Islas Vírgenes Británicas (sic) y, en forma perturbadora, en EU (sic), específicamente en Wyoming, Florida y Nevada.

Por cierto, en uno de mis viajes a Luxemburgo descubrí el narcolavado del ex presidente Miguel de la Madrid Hurtado, lo cual valió mi expulsión de una publicación local. ¡Hilarante!

En forma aterradora, Silverstein denuncia que la firma Truman Used Auto Parts en Kansas City y Missouri movían dinero para Al Qaeda. ¡Superuf! Silverstein afirma que en 1903, Theodore Roosevelt creó al nuevo país de Panamá en “representación de varios grupos bancarios de EU, entre ellos JP Morgan (nota: todavía no se fusionaba con el Chase de los Rockefeller) nombrado su agente fiscal oficial. ¡No, bueno!

Hoy Panamá es uno de los principales centros financieros del mundo y cuenta con más de 110 bancos (más que el “México neoliberal itamita”) y a partir de los años 70 se posicionó como un paraíso de narcolavado y evasión fiscal, donde el secreto bancario es de rigor, lo cual atrajo las cuentas espurias de tres tiranos: el filipino Ferdinand Marcos, el haitiano Baby Doc Duvalier y el chileno general Augusto Pinochet Ugarte.

El negocio del narcolavado cobró auge cuando el general Manuel Noriega arrebató el poder en 1983 y se asoció con el cártel de Medellín. Noriega, uno de los instrumentos criminales del nepotismo dinástico de los Bush, se encontraba en la nómina de la CIA y cayó de la gracia de EU cuando se opuso al derrocamiento del gobierno sandinista en el vecino Nicaragua, lo cual desembocó en la invasión de los marines en 1989 y restituyó el poder a las añejas élites bancarias herederas del legado de JP Morgan.

Se recuerda que hoy JP Morgan-Chase es el banco que concentra la mayor cantidad de los especulativos derivados financieros que operan justamente desde los paraísos fiscales del G-7.

Silverstein comenta que Nevada se ha convertido en el centro de operaciones de especuladores, bandidos de trasnacionales, evasores fiscales y estafadores de Internet. Los banqueros esclavistas Rothschild, que controlan al maligno megaespeculador George Soros, establecieron un paraíso fiscal multimillonario en Reno (Nevada).

Andrew Penney, director de Rothschild & Co., se refocila que EU sea ahora el mayor paraíso fiscal del mundo (http://goo.gl/TfaY2i). Por cierto, el prófugo israelí-mexicano-beliceño David Nanes Schnitzer, ex presidente de Stanford Group México, fue detenido en Belice, otro paraíso fiscal, por un supermillonario fraude perpetrado a 3 mil 500 mexicanos.

El breve ex canciller foxiano Castañeda Gutman, vinculado a George Soros, formó parte del Consejo de Administración de Stanford que blanqueaba al cártel del Golfo, según la Oficina Federal de Investigaciones de EU (FBI, por sus siglas en inglés) (http://goo.gl/XHc6aG).

Panamá se jacta de tener el mayor crecimiento económico de todo el continente americano: el año pasado fue de 6 por ciento, con un PIB de 82 mil 180 millones de dólares y un per cápita de 20 mil 900 dólares (superior al de México).

Según Nicholas Shaxson, autor del libro Islas del tesoro: paraísos fiscales y los hombres que robaron al mundo (http://goo.gl/T0VMie), GB opera una red global de territorios ultramar y dependencias de la Corona que incluyen algunos de los mayores paraísos fiscales. Ya hasta Alemania amonestó a GB por su excesivo lavado en los paraísos fiscales, del que no se salva su vilipendiado primer ministro, David Cameron.

Conclusión: Después del lanzamiento de la bomba atómica financiera de Los papeles de Panamá –operado por EU y sus antenas: USAID, Fundación Ford y George Soros (http://goo.gl/WmGfLa)– es probable que Panamá sea sacrificada en el altar de los banksters de Wall Street, quienes necesitan redireccionar los 40 billones de dólares esparcidos en más de 50 paraísos fiscales que controla el G-7, para llenar sus agujeros negros financieros cuando han empezado a estallar sus especulativos derivados financieros. Se trata de un reflujo masivo de capitales operado por los bank sters de Wall Street.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: