ÍNDICE POLÍTICO: LOS TOLUCOS, ESPÍAS EN CONFLICTO

Publicado el abril 4, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

5p

México vuelve a ser pasto de lobos. Las prácticas electorales de sus próceres de papel y mentiras despiadadas e impunes, nos presentan ante el mundo, como una dictadura de la peor ralea, como un territorio donde impera la ley de la selva. Donde las artimañas de los bobalicones parecen marcar el modo de vida.

Parece una redundancia digna de Perogrullo o de su contlapache, Pedro Mentiras –personajes medievales de la obviedad–, decir que en la malformación estructural de los zafios siempre intervienen los mismos componentes: la ignorancia, la falsedad, el espionaje, el enredo, la mentira y su descarnada consecuencia: el callejón sin salida, la camisa de fuerza que acaba por encorsetar a los pazguatos que provocan esos dislates.

‎El lugar común, las redundancias, las frases hechas, los estereotipos, o como prefieren decir los “académicos” de la política –que se la pasan sin trabajar a base de apantallar incautos–, “las tautologías”, forman el reino donde habita la gente sin ideas, atributos, capacidades, ni merecimientos para mandar sobre los demás.

Nuestra llamada “democracia”, como trapeador

Se acaba de comprobar el aserto por las declaraciones de un hacker colombiano de artimañas electorales que deja muy mal paradas a todas las desprestigiadas instancias de control y judicialización de esa materia al mayor nivel de nuestro país. El escándalo enloda irremediablemente la objetada Presidencia de la tolucopachucracia.

Parece salido de un cuento fúnebre, de terror y esquizofrenia política y criminal, propio de los protagonistas del mayor desastre político – económico que ha sufrido México en la última centuria. Desgraciadamente, con el sello de la casa.

El escándalo mundial que ha provocado la‎ revelación del operador global colombiano Andrés Sepúlveda a la agencia de noticias Bloomberg, sobre la contratación por 600 mil dólares que le hiciera el equipo de campaña de Enrique Peña Nieto para fisgonear, intervenir y torcer las campañas presidenciales de Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota, en favor del priísta, apunta en esa dirección de podredumbre política y absoluta falta de decoro. Pone como trapeador a la llamada democracia mexicana.

‎Si el desafortunado y cuestionado triunfo del mexiquense había sido puesto en tela de duda por todos los comentaristas serios y en todos los tonos —remember Monex y el rebasamiento de los “tope$” de campaña–, esta delación de Sepúlveda, desde la cárcel, preso por argucias electorales en su país, es la gota que derrama el vaso. El derroche multimillonario y las violaciones legales que sostuvieron la impugnada victoria de los tolucos, asoma sus fauces de mendacidad y rudeza.

Con todo, “ganó” con sólo 13 de los 80 millones de votos

Aparte del ínfimo nivel de participación, del 50% de ciudadanos que acudieron a las urnas en el 2012, es una insignificancia en comparación con el número ‎real de electores del país. Aparte de que se despilfarró más “dinero negro” que en alguna otra, entre la coalición PRI – Verde, se obtuvieron 13 de los 80 millones de sufragantes potenciales.

Es decir, la del 2012 fue una Presidencia obtenida con menos del 13% de la población en edad de votar.‎ Todo un ridículo democrático que habla bien del buen juicio ciudadano que se abstuvo de participar ante la falta de propuestas, pero que habla muy mal sobre la capacidad de movilización y de persuasión del partido en el poder y de sus satélites políticos con franquicia.

Comprueba que la verdadera política, como el amor y la fidelidad, no se hace sólo con dinero. Como “La Bamba”, necesita también de otras cositas. Ante un timo de este tamaño, como a la esquizoide trama de ejecuciones, despojos de soberanía y desapariciones forzadas, nadie tiene derecho a quedarse de brazos cruzados.

Y es que “el que sabe y no habla, es un criminal”, decía el enorme Bertold Brecht, ensayista y poeta de la modernidad.

Los resultados de “gobierno”, aún peores de lo imaginable

‎La masa electoral obtenida por el partido oficial y su coaligado es una de las más endebles de la historia de México, a pesar de las carretadas de dinero público y de las artimañas utilizadas para hacer creíble el zipizape electoral. Pero los resultados de su gobierno han sido aún peores de lo imaginable.

‎Lo que hoy revela el colombiano, experto internacional en espionaje electoral, contratado por los ninis de la tolucopachucracia, a costos penados por la legislación mexicana, es compatible con el escenario de rapiña, molicie y fraudes en el que han convertido este país. Tales para cuales. Un roto para todos los descosidos.

Tres millones de boletas en Texas; el FBI las resguardó

‎A confesión de parte, relevo de pruebas. El colombiano destruyó las constancias de una de las campañas más sucias de Latinoamérica, relata el mismo hacker Sepúlveda a los periodistas de Bloomberg Businessweek que lo contactaron en prisión: perforó USB’s, discos duros, teléfonos celulares, quemó sus circuitos en hornos de microondas‎, los destruyó a martillazos, creó un fantasmal ejército de 30 mil botsen Twitter…

… (los “peñabots002″‎ ) y los utilizó para falsear datos e intervenir los sistemas de comunicación de todos los adversarios, espiando a los asesores, sustrayendo sus documentos estratégicos, infiltrando las comunicaciones de sus competidores y manipulando redes sociales falsas a su antojo, todo impúdicamente encubierto a ciencia y paciencia por las instancias de normatividad, fiscalización y justicia electoral.

El ahora muy conocido manipulador, aparte de espiar y sustraer los documentos más importantes de los adversarios del PRI, borró las constancias resguardadas en los servidores ucranianos que utilizó y participó en la desaparición de los tres millones de boletas electorales que aparecieron en Texas y resguardó el FBI, después de la impugnada elección, por si se albergara alguna duda de su actuación ‎.

El Chapo, mero mero valedor y financiero de la campaña

Los actos desesperados y fraudulentos del proceso electoral del 2012, estuvieron avalados por una poderosa red de políticos, empresarios, mercachifles, “lavadores” de dinero, banqueros, bolseros y fruncionarios de seguridad, a los que no fue ajeno el hombre de Badiraguato, Joaquín El Chapo Guzmán, el mero mero valedor, el financiero fuerte del partido, manejado en ese tiempo por el Tartufo ahora convertido en Vi(rey)garay, jefe de esa campaña por aquel entonces.

Las acciones de “guerra sucia”, las operaciones psicológicas, como el neuro marketing utilizado para tomarle el pelo a los electores –igual que en el 2015–, la desinformación y los rumores, dijo el hacker colombiano, es “el lado oscuro de la política que nadie sabe que existe, pero que todo mundo puede ver”.

Los servicios de software, aplicados por Diego Hildebrando Zavala Gómez del Campo, hermano de la dama del rebozo mordido, Margarita, esposa del beodo Felipe Calderón, atiborrado de contratos en Pemex por el secretario de Energía de Fox, el mismísimo Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, creadores del famoso algoritmo matemático para encubrir y falsear los resultados preliminares y finales de la elección del 2006, fueron también utilizados para encumbrar a quien hoy dizque nos gobierna, a base de mentiras y prevaricatos desde el business center de Los Pinos.

¿Cómo obedecer a atracadores de la voluntad popular?

No hay remedio, ni cómo ayudarles a salir de ésta. Los mapaches perfumados del Atracomulco ordinario volvieron a utilizar las mismas engañifas que ya habían sido descubiertas por físicos reputados, empresas matemáticas, como la estadunidense A.C. Nielsen, catedráticos europeos y suizos que, con diversas metodologías, llegaron a las mismas conclusiones.

‎Nada menos que irregularidades en el PREP y en las actas de escrutinio del 49.5% de las casillas compulsadas, infladas o demolidas a favor del forzoso ganador, por mercenarios de la transa, por desalmados atracadores de la voluntad popular, por socavadores expresos de la credibilidad y de la legitimidad, que impide obedecer, y menos acatar, cualquier acto de gobierno posible.

El que el borrachín Calderón se haya autoproclamado Presidente de México, tres días después de la elección, sabiendo que las autoridades compradas lo iban a ratificar como tal, su “gané , haiga sido comohaiga sido”, y su vergonzosa toma de protesta, entrando por la puerta de atrás del Congreso General, vuelve a tener carta de impunidad, aunque la fuerza del dinero sucio del peñanietismo nos haya querido convencer de sus torpezas.

El inaudito Tribunal Federal Electoral, máxima instancia en la materia, autista y complaciente, nunca ha servido, como dicen los gitanos, “pa’ ná, pa’ná y pa’ná!

¡Que México no vuelva a tener un Presidente ilegítimo!

México vuelve al primer plano internacional, oootra vez, por la puerta trasera. Es una vergüenza para todos, para nuestros hijos y todas las generaciones venideras de mexicanos.

Son las artimañas de los papanatas. Sus modos y maneras, su indecencia y falta de hombría de bien. Otra vez, acusados desde el exterior, a falta de periodismo objetivo en nuestro país, plagado de loritos televisivos envejecidos y corruptos y amanuenses a modo que en realidad son, como dice Aurelio Contreras, textoservidores.

‎Ojalá esta confesión del colombiano sirva para que no se repita esta infausta maroma… ¡y para que México no vuelva a tener un Presidente ilegítimo!

Índice Flamígero: Todo indica que la “llave china” que, desde Bucareli —among all places–, pretendieron aplicarle al sinaloense Manuel Cárdenas Fonseca para impedirle tomar posesión de la senaduría que, con su muy sentida y lamentable muerte, dejara vacante Mónica Tsazná Arriola Gordillo, fracasó… como prácticamente toda “ideota” que sale del viejo Palacete de los Covián. Su principal ocupante, Miguel Ángel Oso…rio Chong fue, en los hechos, un invento de la señora madre de la senadora recién fallecida… y ahora es el principal interesado en mostrarse como su enemigo. De ella y de todos a quienes antes halagaba y caravaneaba. ¡Ah, la traición! ¿Tu quoque Chino, fili mi? + + + Cada día aumenta la molestia contra los sexenales que no cejan en sus esfuerzos por alentar la lucha entre el mar y la tierra para someter a uno sobre el otro, a pesar de la diferencia doctrinaria. Recién, seis estrelladas bajas han causado tales luchas. ¿Cuántas serán necesarias para recordar que “la Patria es primero”? ¿Cuántas veces los han dejado a su suerte? Tlataya, Ayotzinapa, Ciudad Juárez, Monterrey… Ni Gobernación, menos Relaciones Exteriores, muestran algún respaldo. Por el contrario, hacen todo por patrocinar la asistencia de indicadores + + + La respetada colega Dolia Estevez hace una precisión pertinente: “Contrario a lo que publicaron algunos medios, Obama no sostuvo ninguna reunión con Peña Nieto… La foto que distribuyó Presidencia fue un breve saludo para posar frente a las cámaras. Obama hizo lo mismo con cada uno de los 52 jefes de Estado asistentes a la Cumbre de Seguridad Nuclear. No hubo trato preferencial para EPN. La prensa de EU ha ignorado completamente la presencia de EPN en esta reunión en la que los temas, en gran medida, rebasan a México y su gobierno. ” Esto también confirma lo mal que está la vocería de la ex casa presidencial –hoy businees center– de Los Pinos que, tras el escándalo Bloomberg – hacker salió a desmentir al medio de comunicación neoyorquino, cuando esa institución no estaba cuestionada –en aquel entonces todavía era “ocupada” por el nefasto Calderón– y sí, en cambio, el PRI, encabezado sólo formalmente por Pedro Joaquín Coldwell y la campaña presidencial peñista, a cargo de Luis Vi(rey)garay. ¿Por qué, entonces, las secretarías de Energía y Hacienda no deslindaron a sus titulares?

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: