Empresario ligado al narco que recibió recursos de Sedesol aportó dinero a la campaña de Peña

Publicado el Marzo 16, 2016, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

SEDESOL
revolucion 3.0
Rodolfo David Dávila Córdoba, empresario presidente de la empresa Comercializador Cónclave inmiscuida con Cartel de Juárez y proveedora del programa oficial Cruzada contra el Hambre y mediadora entre jugadores de futbol y el equipo portugués Porto también logró involucrarse en la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto a través del famoso “Monexgate”.

En la última entrega de tres partes de la investigación especial de Aristegui Noticias se documenta que la empresa Comercializador Cónclave tenía como cliente al Partido Revolucionario Institucional. (primera, segunda)

En junio de 2011, la Secretaría de Finanzas del Comité Ejecutivo Nacional le encargó a esta empresa elaborar 67 mil 900 “reportes especiales” para entregar a gobiernos estatales y municipales gobernados por el PRI con la finalidad de realizar “una gestión gubernamental más eficiente”.

En 2012, ya con Pedro Joaquín Coldwell al frente de la dirigencia, el PRI nacional refrendó los servicios de Cónclave con el contrato CP-118-0115/2012, del Instituto Federal Electoral ahora con el cambio de nomenclatura a nivel nacional INE, con vigencia del 20 de enero al 31 de diciembre.

Devido al nombre de dichos servicios, la autoridad electoral (IFE) pidió pruebas para corroborar que no se trataba de una empresa fantasma y el partido en cuestión entregó unos formatos de los denominados “reportes especiales” donde Grupo Comercializador Cónclave, operada por Rodolfo David Dávila Córdoba, “El Cónsul”, participó en la triangulación de dinero en el caso llamado Monexgate.

La acusación del ahora llamado Monexgate se dio en el contexto de la campaña presidencial del 2012 y consistió en que el Partido Acción Nacional (PAN) y a coalición de izquierda formada el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido del Trabajo (PT) y el Movimiento Ciudadano acusaron al PRI de tener una estructura de financiamiento ilegal por medio de tarjetas de débito bancarias emitidas por el Grupo Financiero Monex.

Las acusaciones generaron confusión en las declaraciones de los priístas que en primera instancia negaron la existencia de tales tarjetas y luego, a través de Jesús Murillo Karman –tiempo después nombrado Procurador General de la República- dijo que siempre sí emplearon las tarjetas pero no para los fines que sus opositores acusaban y tampoco habían rebasado con ello el tope financiero.

Las acusaciones antes mencionadas de los partidos políticos opositores al PRI generó una investigación por parte del IFE donde apareció el nombre de la empresa Alkino, contratada por los priístas para satisfacer su necesidad de movilizar dinero para “movilizar a sus representantes de casillas y deberían pagar a los enlaces estatales, a los distritales y a los coordinadores territoriales; sin embargo dicha empresa subcontrata a Atama que finalmente compra las tarjetas en Monex.

Para atraer el dinero necesario, Atama pidió a ocho de sus clientes liquidar sus deudas mediante depósitos en una cuenta bancaria a nombre de Inizzio abierta en Monex, de acuerdo con la investigación del IFE.

Uno de esos clientes fue Grupo Comercial Cónclave, la empresa encabezada por Rodolfo David Dávila Córdova, “El Cónsul”, operador del Cartel de Juárez. El 25 de mayo del 2012 aportaron 699 mil 500 pesos por “comisiones de venta”. El propio IFE lo inscribió así en el dictamen de su auditoría, como apunta Aristegui Noticias.

De acuerdo con el resultado de la auditoría al PRI, Inizzio entregó a Atama 9 mil 924 tarjetas bancarias de banca Monex, de las cuales 7 mil 851 estaban destinadas al PRI. Del resto no hay datos de su paradero.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: