ÍNDICE POLÍTICO: LA TRAICIÓN A EL CHAPO, OTRO EPISODIO ESCATOLÓGICO

Publicado el Marzo 11, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

5p

Siempre he creído que, para un periodista, el oficio es la fuente de las intuiciones, la madre de las deducciones. Cuando un columnista se ha formado en el taller del rotativo, cuando ha aprendido a leer en galeras de pruebas de agua y hasta en las mismas formaciones de prensa plana, por arriba de la composición de las líneas ágata…

… cuando ha sabido de inspiraciones casi mágicas de linotipistas y avatares de impresores de crisol que deben, en el último momento, antes de “entrar a prensa” echar mano de argucias casi mágicas para “llenar” los vacíos de la impresión, se enfrenta a los grandes avatares de este oficio llamado taumatúrgico por las enormes e inalcanzables plumas decimonónicas.

‎Es muy difícil engañar a un periodista que ha pasado por allí. Máxime si además ha sido reportero. Porque se desarrolla en su interior un sexto sentido, una especie de criba de certeza que burila una función antropológica parecida al simius line, cuando se conecta la última vértebra cervical al hemisferio cerebeloso, que produce una certeza intuitiva para leer entre líneas.

Podrá decir ocurrencias acerca de cualquier tema que analice, pero nunca estará más lejos que un milímetro de la verdad real de las mentiras de los forenses, de los investigadores científicos y ministeriales, del ánimo de los juzgadores, mucho menos de las dobles y múltiples intenciones del impostor o del político.

Las armas letales de un periodista de formación ancestral son, como lo decía el propio Bonaparte, la lógica y la intuición. Dos características de los compañeros periodistas, que los diferencian de los demás. Dos atributos que casi siempre le son vedados a los tomadores de decisiones, hechos en pisos resbalosos de mármol y cristal.

Políticos aceptaron “donaciones” de Guzmán Loera

Cuando un periodista analiza una información, que recibía antes por telegrama o teletipo y hoy a través de medios digitales, es más parecido a un cirujano que analiza las vísceras afectadas de un cuerpo abierto de enfermo en peligro inminente o a un detective suspicaz y profesional en la escena del crimen. Produce de inmediato deducciones tan precisas como letales.

‎Por eso, las revelaciones que hizo Rosa Isela Guzmán, de 39 años, residente estadunidense, en julio del 2015, después de consultarlas con su padre, El Chapo Guzmán, constituyen un mazazo en la cabeza de los gesticuladores y pretensos ilusionistas del aparato político, ministerial y judicial mexicano.

‎Los corresponsales del rotativo británico The Guardian, uno de los más objetivos del mundo, José Luis Montenegro y Rory Carroll, reproducen íntegramente las palabras de la hija mayor del hombre de Badiraguato, una vez que su identidad fue certificada por familiares, clérigos y el abogado personal del narcotraficante.

Después de sostener una conversación con el actor cinematográfico Sean Penn, su padre escapó de una persecución masiva, dice Rosa Isela, “con ayuda de funcionarios mexicanos corruptos y evadió los controles fronterizos de Estados Unidos para introducirse subrepticiamente en California dos veces”, pese a ser uno de los fugitivos más buscados del mundo, reproduce la declaración a los corresponsales del diario londinense.

Acusó a “destacados políticos mexicanos” de aceptar las donaciones de “El Chapo” cuando contendían por un cargo y que los mismos se hicieron de la vi$ta gorda para que pudiera escapar de prisión. Estas palabras que han dado la vuelta al mundo, son realmente incriminatorias y comprueban varias de las cosas que usted y yo venimos comentando cotidianamente, desde antes de los sucesos referidos.

Elogios al gobiernito, ¿lo que nos merecemos?

‎Obviamente, la inmensa mayoría de los periódicos mexicanos $ubsidiados se han negado a publicar la especie, que ya es comentada en todo el planeta. Usted sabe, son muy caras las impresiones y las economías de escala de los voluminosos diarios dedicados al oficio del Tancredo.

Han reaccionado como quien oye llover. Lo mismo que las emisiones radioeléctricas de los levantacejas y loritos envejecidos, amancebados con un aparato cutre al que ninguna de sus mentiras le sale aceptablemente bien. Ellos están para lo que están. Y sus elogios al gobiernito es lo único que nuestra opinión pública merece, según ellos.

¿La información digital? ¡No existe! Las notas que se publican en el extranjero…¡tampoco! La opinión de las redes sociales, ¡es minoritaria!, aunque militen en ellas varias centenas de miles más que las del puñado de personas que acostumbran todavía leer sus periodiquitos subsidiados‎… y desnortados.

Ya lo había dicho Jordan, ex agente de la DEA

‎El de Badiraguato, continúa relatando su hija mayor, había planeado dejar su poder al hermano, Iván Archivaldo, pero fue traicionado por su socio, Ismael Zambada, El Mayo, y por el gobierno mexicano, que rompió el acuerdo para proteger a El Chapo, después de recibir el soborno de multimillonarios dólares para su campaña.

Y después de que, como lo comentamos aquí usted y yo hace unos días, el ex director de Inteligencia de la DEA, Phill Jordan,‎ había revelado a Univision la entrega de miles de millones de dólares al gobiernito establecido para que sus fuerzas armadas y de “seguridad”, lo respetaran y dejaran trabajar.

‎Después de empezar como vendedor de naranjas, El Chapo Guzmán llegó a ser incluido entre los milmillonarios en dólares de la lista de Forbes, y aunque ocupaba un lugar de media tabla, quien daba la cara era su lavador favorito en México, que siempre punteaba entre los primeros.

‎Rosa Isela guarda las copias de los cheques que su padre encargó a los “suspicaces” jefes de campaña del peñanietismo. Amenaza con hacerlos del conocimiento público, si los celadores de la Comisión Nacional de Seguridad persisten en seguir envenenando a su padre en las ergástulas de Almoloya.

CIDH: aparato de justicia mexicano, un desastre

Con todo ese alud de pruebas y declaraciones periodísticas y del dantesco informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre el desastre en que se ha convertido el aparato de justicia mexicano, Carlos Salinas de Gortari aconseja a su sobrina Claudia, la Cancillera de cartón, que declare que la revelación es imprecisa, ¡porque no acepta su metodología!

‎Aunque se sabe que Claudia desconfía de su tío, debido a las relaciones extrañas que sostuvo con su padre –que finalmente lo llevaron a ser ejecutado en el cadalso público– “Carlos de México” porfía en que sus recelos sean vencidos por la ambición de poder de Claudia, quien aspira a ser la Hillary Clinton mexicana. Y en la balanza de los protervos, siempre puede más el inefable culto al poder.

Y creyeron que podían tragarse el mar de un buche

Hoy, los jefes gabachos de El Chapo en la DEA, el FBI, la CIA y el Departamento de Estado, ya lo quieren en prisiones de mediana seguridad en Estados Unidos. Ya tuvieron tiempo para analizar entre sus implicados los pros y contras de la decisión y llegaron a un acuerdo. Lo pueden tener más controlado allá que aquí.

‎Pero los que están temblando de miedo, son los implicados de aquí, del rancho grande. Es una larga cadena de impúdicos mequetrefes que abarca, desde Vicente Fox, Felipe Calderón, Miguel Ángel Yunes, Manuel Mondragón, Luis Videgaray, Miguel Ángel Oso..rio, Ángel Aguirre, Eduardo Bours, Malova, Carlos Slim, Enrique Peña Nieto, y miles de favorecidos en esa rueda de la fortuna, que hoy se parece más a una ruleta rusa.

‎La ausencia de legitimidad, credibilidad y confianza vuelve a rondar las almohadas del sueño inconciliable de los “poderosos” imaginarios… de aquéllos que llegaron a creer tragarse el mar en un buche.

Hoy están en la picota de sus auténticos jefes directos e inmediatos: unos rancheros que decidieron hacer ligas con ellos y los jefes policíacos y políticos del extranjero. ¡ Qué vergüenza humana! ¡Qué oso internacional! ¡Qué personitas elegimos!

¡Con razón Peña Nieto pensaba salir de Los Pinos más rico que Slim!

La traición a El Chapo: ¡Otro episodio escatológico!

Índice Flamígero: ¡Cuánta razón tiene el colega y amigo Francisco Paco Mendoza! Él vive y trabaja en Los Ángeles desde hace ya casi dos décadas y conoce a la perfección a Rosario Marín –ella lo llama “manito”–, a quien apenas el Senado mexicano dio una presea. Quienes promovieron el “reconocimiento” a quien Mendoza llama “Malinche”, desconocen su trayectoria anti-inmigrantes y anti-mexicanos. Los legisladores mexicanos ni siquiera investigaron las prendas de esta dama. ¡Por eso estamos como estamos!

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: