Aguas con Margarita

Publicado el marzo 11, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

fco pinchetti
SINEMBARGO
Por:Francisco Ortiz Pinchetti
Ciertamente suena a vacilada el pretender medir las preferencias electorales de los mexicanos rumbo a la elección presidencial de 2018 a más de dos años de distancia. Mil cosas pueden suceder de aquí a que tengamos que estar frente a la boleta electoral para expresar nuestra decisión. Ni siquiera podemos asegurar que los actuales protagonistas de la contienda estén ahí para esas fechas. Las encuestas recientemente publicadas, sin embargo, resultan insólitamente interesantes por una razón: la irrupción de Margarita Zavala Gómez del Campo entre los supuestos preferidos del electorado.

La esposa del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa es la que da “la nota” en los sondeos publicados en un lapso de una semana por los diarios El Financiero y El Universal. Y quizá lo más elocuente es precisamente la coincidencia que se da entre los resultados de uno y otro estudios. Margarita, que apenas en junio pasado anunció su decisión de competir por la Presidencia, pelea ya al tú por tú –sin aparecer en spots ni ocupar un cargo público relevante– el liderazgo de las preferencias con el sempiterno candidato Andrés Manuel López Obrador, el dueño de Morena, y el priista Miguel Ángel Osorio Chong, el mejor ubicado del gabinete de Peña Nieto.

Según la encuesta nacional de El Universal/Buendía & Laredo, publicada el pasado lunes 7 de marzo, hay una clara disputa “a tercios”: la aspirante panista obtiene el 24 por ciento de las preferencias, el priista el 23 y el tabasqueño el 20. ¡Sopas! Margarita ganaría en cinco de los ocho careos realizados. En el primero de esos ejercicios, el que se antoja más cercano a lo que puede ser la realidad, los 994 entrevistados cara a cara entre febrero y marzo, eligieron a la panista en primer lugar con esos porcentajes, lo que constituye cuando menos toda una sorpresa.

De acuerdo a ese estudio de opinión, López Obrador gana en tres de los ocho escenarios; pero el único careo en el que el tabasqueño vence a Zavala Gómez del Campo es cuando va por una coalición de todos los partidos de izquierda: PRD, Morena, Partido del Trabajo y Convergencia. Así obtendría 28 por ciento, sobre 26 por ciento que obtienen por igual el PAN con la abogada egresada de la escuela Libre de Derecho y el PRI con el chino de Bucareli. Sin embargo, se trata de un escenario prácticamente imposible. Hasta ahora, tanto Morena y el propio AMLO como el PRD (con su ocho por ciento de preferencias) han rechazado la posibilidad de aparecer juntos en la boleta de julio de 2018.

Pero hay más: Mientras López Obrador es conocido por el 97 por ciento de los encuestados, el índice de conocimiento ciudadano sobre Margarita es de apenas de 56. Es decir, en tanto que el Peje está ya prácticamente en el tope y difícilmente puede crecer en las preferencias de los mexicanos, la ex diputada local y federal panista tiene una enorme franja por conquistar. Y, según un estudio de Parametría, ella lidera las opiniones efectivas (restadas las negativas de las positivas) con un favorable del 29 por ciento contra apenas un 10 por ciento del ya auto postulado candidato presidencial de Morena.

A quienes deben haber preocupado más que el propio López Obrador y al PRI los resultados de esas encuestas son a los integrantes del grupo adueñado del PAN, que buscan impulsar a cualquier precio la candidatura del Gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle. El ex presidente nacional Gustavo Madero Muñoz y el actual dirigente panista Ricardo Anaya Cortés tienen un compromiso pactado con el mandatario camotero, que a instancias del primero dio su apoyo pleno al segundo en la contienda interna del año pasado.

La encuesta de El Financiero, empero, contradice radicalmente las intenciones de esa camarilla: Margarita es la favorita como posible candidata del PAN con 29 por ciento de los mil 400 encuestados en vivienda entre febrero y marzo pasados, y sube hasta el 40 por ciento entre quienes se manifestaron simpatizantes panistas. En contraste, Anaya Cortés tiene apenas –después de aparecer él solito en más tres mil spots de radio y televisión– el 13 por ciento de la intención entre los primeros y el 24 por ciento entre los panistas, mientras que Moreno Valle se queda muy abajo, con un siete por ciento en población abierta y 13 por ciento entre simpatizantes del blanquiazul.

La inesperada prominencia de la ex primera dama, como se le dice, que parece no cargar con las culpas que se le achacan a su marido, mete ruido en el bunker azul de la colonia del Valle. Pudiera ser el factor determinante de un rompimiento final en el partido fundado por Manuel Gómez Morín en 1939 si a pesar de las preferencias recogidas por las encuestas y sobre todo la evidente y creciente popularidad de la aspirante panista de toda la vida, que donde se para colma locales y recibe adhesiones multitudinarias, se decide recurrir a una vil imposición. Lo veremos. Ella ha dicho que no descarta una candidatura independiente.

Margarita representa lo que queda del mejor PAN histórico, casi desaparecido. A diferencia de quienes quieren escamotearle la posibilidad de aspirar legítimamente a la Presidencia de la República (independientemente de sus posibilidades reales de alcanzarla), es una persona honorable. Pienso que una frase suya, pronunciada hace unos días en Monterrey, la define: “Yo veo a México –dijo– y pienso que le falta tan poco: es un tema de autoridad moral, de ética en la política, y lo podemos hacer”. Sus palabras son veneno para quienes, sumidos en el descrédito, perdida toda autoridad moral, han convertido a su partido en un botín. Válgame.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: