Ayotzinapa ha evidenciado la forma de operar del Estado; con “verdad histórica” pretendieron cubrir complicidades: Encinas

Publicado el febrero 20, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

Leyes de reforma energética consuman despojo de petróleo: Alejandro Encinas
REVOLUCION 3.0
Para el senador Alejandro Encinas, la “verdad histórica”-dada a conocer por las autoridades como la respuesta absoluta al caso de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa-es una medida con la cual el gobierno federal buscó “justificar sus incapacidades y omisiones”, además de tratar de ocultar las complicidades oficiales-sobre todo de mandos superiores- que han permitido que en el país se den esta clase de delitos.

Al participar en la presentación del documental “Mirar Morir: El Ejército en la noche de Iguala”, el legislador hizo mención del actuar de las fuerzas castrenses aquel 26 y 27 de septiembre de 2014. Señaló que en el ataque no sólo se vislumbró el actuar de corporaciones de seguridad pública en contra de estudiantes, sino también “las omisiones e incumplimientos” de los soldados en torno a la agresión.

Al respecto, el legislador recordó que el Ejército ha tenido presencia en Guerrero desde la década de los setenta. Además, añadió, las fuerzas castrenses fueron las encargadas de perseguir a la disidencia durante la llamada Guerra Sucia.

“Las evidencias que hoy hemos conocido a través del documental son contundentes y vienen a ayudar a demoler, igual que lo hizo el informe del GIEI, la llamada ‘verdad histórica’, con la que el Estado mexicano pretende justificar sus incapacidades, sus omisiones, y la tolerancia y complicidad que tiene frente a los hechos delictivos que se cometen en nuestro país.

“En esa noche negra del 26 de septiembre de 2014, no solamente vemos la participación de los distintos cuerpos de seguridad pública o de distintas autoridades en todos sus niveles, sino de manera específica las omisiones y los incumplimientos del Ejército, lo cual nos remonta a las experiencias terribles que se vivieron en Guerrero en los años setenta, cuando el Ejército mexicano se encargó de la Guerra Sucia, para combatir la disidencia política y los movimientos guerrilleros del estado”, destacó.

Sobre la campaña que busca desacreditar el trabajo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), Encinas señaló que es una muestra más de la lógica autoritaria del gobierno. Aseguró que la producción de materiales como “Mirar Morir” permite encarar y confrontar las voces que alientan la versión oficial del caso, mismas que buscan incidir en la opinión pública.

“Con este tipo de trabajo también se sale al paso a las voces oficiales y oficiosas, que han querido fortalecer la tesis de la verdad histórica, (como) ese docudrama, ‘La Noche de Igual’ de Jorge Fernández Meléndez, que vaya es oficioso; y muchas columnas de articulistas, editorialistas que pretenden desacreditar la investigación del GIEI. Esto da cuenta de la lógica autoritaria que sigue prevaleciendo en el gobierno mexicano, porque evidentemente la pretensión de desautorizar la investigación y los resultados periciales del GIEI, también obedece a la defensa de la razón del Estado”, señaló.

Aunado a lo anterior, el senador manifestó que la intención del gobierno por desacreditar el trabajo del GIEI tiene como objetivo echar para abajo las implicaciones del informe dado a conocer por los expertos. Una de ellas, dijo, evidenciar el entorpecimiento de las investigaciones por parte de algunos funcionarios.

“El desprestigio a esta investigación busca, no sólo acreditar de la ‘verdad histórica’, sino busca evitar las consecuencias que se derivan del informe presentado por el GIEI, porque los expertos han demostrado que, por ejemplo, se alteró la escena del crimen; que hay falsedad en declaración; que se sembraron pruebas; que se incluyeron testimonios posiblemente obtenidos bajo tortura; que hubo encubrimiento, no sólo de autoridades, sino de policías y grupos delictivos en este operativo; que hubo uso indebido de la función pública, lo cual no sólo significa establecer responsabilidades para el entonces procurador Murillo Karam, sino para los 10 mil elementos que él dijo, participaron en la investigación; y todo esto implica un profundo cuestionamiento y sanción al Estado mexicano”, dijo.

El senador manifestó que la forma en que se dio el ataque a los estudiantes de Ayotzinapa, así como la manera de llevar la investigación en torno al caso, no es una cuestión de conductas individuales, sino una forma de operar del Estado.

“No es un asunto de personas, es un asunto de la forma en que opera el Estado mexicano. No podemos acostumbrarnos a esto. No podemos permitir que la autoridad siga mirando morir; en el ataque a lo normalistas, otras autoridades se quedaron mirando, como Ángel Aguirre, o el presidente el Congreso de Guerrero y algunos dirigentes políticos que encumbraron a Abarca”, señaló.

Por otro lado, criticó que a más de 16 meses no hay resultados en torno a la investigación. Recordó que aún las autoridades no han logrado establecer con claridad el móvil del crimen.

“Habrá muchos detenidos, muchos señalados como responsables, pero lo cierto es que a pesar de la verdad histórica no nos han dicho cuál fue el móvil del crimen, quién fue el autor intelectual, porque el señor Abarca está detenido, pero no acusado por la desaparición de los 43; está acusado por el asesinato del compañero Hernández Cardona y por lavado de dinero, pero no por su responsabilidad en la desaparición forzada de los normalistas”, añadió.

A pesar de la presencia de ejército, la violencia en Guerrero continúa

El senador Alejandro Encinas recalcó que hoy en día los niveles de violencia en Guerrero, no sólo se mantienen sino van en incremento, esto a pesar de la presencia de militares, marinos, elementos de la gendarmería.

“Los problemas se mantienen a pesar de la presencia del Ejército, de la Marina, de la Gendarmería, de la Policía Federal y de un famosos operativo especial para Tierra Caliente (…) no sólo no han erradicado la presencia de la delincuencia organizada y la violencia, sino que se ha incrementado. Esa cifra de 350 desaparecidos en la región de Iguala, más los 43 estudiantes, dan cuenta de cómo el problema es uno mucho más profundo”, dijo.

Encinas Rodríguez enfatizó que la situación es tal que dos de cada tres desapariciones del estado de Guerrero se han dado en la zona de Iguala. Dijo que el aumento en la criminalidad aún con la presencia de diversas corporaciones, demuestra la colusión del crimen con autoridades.

“Hoy, en Iguala, a pesar de la presencia de todas las fuerzas de seguridad del Estado, ha incrementado el número de homicidios, de secuestro, de extorsión, lo que muestra el nivel de colusión que existe entre la autoridad, los cuerpos de seguridad y la delincuencia organizada.

“Lamentablemente eso no es exclusivo de Iguala. Hoy Acapulco es la quinta ciudad más violenta del mundo; hoy en nuestro país, la región sur, la frontera con Belice, Guatemala, Honduras y El Salvador es la región más violenta del mundo y tenemos un problema de fondo que no se va a resolver jugando policías y ladrones, sino enfrentando las verdaderas causas que han originado ese problema”, señaló.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: