Enfrenta el PAN un aciago escenario en las 12 gubernaturas en disputa

Publicado el enero 30, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

alvaro-delgado
PROCESO
Por:Alvaro Delgado
Tras su primera gran derrota en Colima como presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya enfrenta un aciago escenario en las 12 gubernaturas en disputa este año: Puebla, su principal bastión, es un “foco rojo”, Veracruz es remoto y, si acaso, conquistaría Aguascalientes.
Anaya finca su proyecto presidencial en los resultados que obtenga en las elecciones en 12 estados, en nueve de los cuales gobierna el Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuyo presidente, Manlio Fabio Beltrones, tiene la misma ambición para 2018 y su éxito depende también de esta contienda.

El tercer presidenciable que se juega su futuro es Rafael Moreno Valle, gobernador panista de Puebla, quien el año pasado padeció una contundente derrota al perder nueve de los 16 distritos federales y ahora está a merced del PRI al fracasar en su objetivo de crear una coalición con el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

La alianza PAN-PRD sólo se ha materializado en cinco estados, en dos de los cuales ganó hace seis años con la fórmula de postular expriistas –Oaxaca y Sinaloa–, que ahora repite en Durango, Zacatecas y Veracruz, siendo esta última la más promisoria con Miguel Ángel Yunes, discípulo de Elba Esther Gordillo y amigo íntimo de Anaya.

De ganar Yunes Linares la gubernatura a su primo Héctor Yunes, que juega por el PRI, se convertiría también en un prospecto presidencial del PAN, según se especula desde ahora en ese partido.

Aunque en la elección de gobernador el electorado tiene un comportamiento distinto que en las elecciones federales intermedias, los resultados de éstas son un indicador de las preferencias locales.

Así, según los resultados que obtuvo en las elecciones de junio del año pasado, el escenario para el PAN es negativo prácticamente en los 12 estados donde se elegirá gobernador.

En Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas no ganó ni un solo distrito federal el año pasado, aunque en la mayoría de los 12 estados con elecciones de gobernador es la segunda fuerza tras el PRI.

Sólo Aguascalientes, donde ganó los tres distritos –uno en elección extraordinaria–, reporta resultados positivos. Es la primera fuerza electoral con 31%.

La principal gubernatura que detenta el PAN, que gobierna el presidenciable Moreno Valle, quedó debilitada por la derrota del año pasado: Perdió nueve de los 16 distritos federales y el PRI se convirtió en primera fuerza con 30.2% de los votos, por 28% del partido gobernante desde 2010.

En Chihuahua el PAN perdió ocho de nueve distritos, aunque es la segunda fuerza: Tiene 25% de los votos, por 40% del PRI. Un hecho gravita en contra del PAN: La aparición de un candidato independiente a gobernador, José Luis Barraza, expresidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Barraza, quien al frente del CCE contrató de manera ilegal miles de spots en televisión contra Andrés Manuel López Obrador en 2006, es apoyado por el empresariado de Chihuahua, a menudo afín al PAN.

En Durango, aunque el PAN no ganó ninguno de los cuatro distritos, también es segunda fuerza –17% contra 49% del PRI–, y su candidato en alianza con el PRD es el senador expriista José Rosas Aizpuru.

En Hidalgo el PAN fue derrotado en los siete distritos, pero es segunda fuerza, con 12%, por 39% del PRI, y ahí no fue posible establecer una alianza con el PRD.

En Oaxaca el PAN no sólo no ganó ni uno de los 11 distritos, sino que es cuarta fuerza con apenas 10%, y por eso decidió aliarse con el PRD, cuyo candidato, muy posiblemente Benjamín Robles, enfrentará quizá a otro expresidente del CCE, Gerardo Gutiérrez Candiani, por el PRI, y al de Morena, Salomón Jara
En Quintana Roo el PAN fue barrido el año pasado: No ganó ninguno de los tres distritos y con 10% de los votos retrocedió a tercera fuerza, detrás inclusive de Morena.

En Sinaloa sólo ganó un distrito de siete, aunque es segunda fuerza, y ya se materializó la alianza con el PRD y el Partido Sinaloense, cuyo candidato será Héctor Melesio Cuén, ante el rechazo de Manuel Clouthier.

Y en Tamaulipas, donde arrasó en 2012, no ganó ninguno de los ocho distritos, pero el senador panista Francisco García Cabeza de Vaca se ufana de ser competitivo ante el priista Baltazar Hinojosa.

En Tlaxcala el PAN no ganó ninguno de los tres distritos federales y se disputa la segunda fuerza con Morena, pero la senadora Adriana Dávila se dice competitiva. Al no haber alianza en esta entidad la hizo inviable en Puebla.

En Veracruz Acción Nacional también padeció una debacle en la elección federal de 2015: Ganó dos de los 21 distritos, aunque es segunda fuerza y con el PRD han postulado a Yunes Linares.
En Zacatecas el PAN (que es cuarta fuerza) y el PRD se aliaron con otro expriista, Pedro de León Mojarro, cuñado del gobernador priista, y enfrentará al candidato del PRI, Alfonso Tello, y al de Morena, David Monreal.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: