El Nuevo Aeropuerto “inconstitucional, muy costoso y de altísimo riesgo”

Publicado el enero 28, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

alvaro delgado
PROCESO
Por:Alvaro Delgado
El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), la obra emblema del sexenio de Enrique Peña Nieto, esconde numerosos efectos nocivos, uno potencialmente catastrófico: las inundaciones que afectarían a millones de habitantes del área metropolitana de la capital del país y del Estado de México.
Estudios hidrológicos y geológicos, realizados por técnicos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y que el gobierno de Peña Nieto ha desdeñado, advierten que los terrenos del vaso del ex Lago de Texcoco no son aptos para ninguna construcción, menos para una obra con las dimensiones del nuevo aeropuerto.

La zona lacustre tiene una función regulatoria de inmensos volúmenes de agua de lluvia y drenajes que ha impedido inundaciones de grandes proporciones en el área metropolitana, pero también es estratégica para evitar que siga el hundimiento del suelo –que en esa parte es de hasta 40 centímetros anuales y que afectaría inclusive a la infraestructura del NAICM.

“La propuesta específica para construir en el sitio el NAICM conlleva grandes riesgos hidrológicos para la propia infraestructura y para la ciudad”, alerta la investigación “Consideraciones hidrológicas y ambientales para el posible desarrollo de infraestructura aeroportuaria en el Lago de Texcoco”.

El documento, elaborado durante dos años por los expertos de la Conagua tras la decisión de Felipe Calderón de anteponer el proyecto aeroportuario a un gigantesco parque ecológico y recreativo, recomienda no edificar el NAICM en Texcoco, sino explorar otras opciones para realizar una obra que estima necesaria, como Tizayuca, Hidalgo.

“Seguir fomentando el centralismo puede llevar al colapso de varios componentes de la zona metropolitana que ahora se encuentran en una situación crítica, particularmente el control de inundaciones y el abasto de agua”, establece el estudio, fechado en 2011 y del que Proceso tiene copia.

La conclusión es rotunda: “La construcción del NAICM representa un alto riesgo para la ciudad en términos de inundación, y es incompatible con la vocación reguladora de grandes volúmenes de agua de lluvia y drenajes que tiene el vaso del Lago de Texcoco. Es igualmente incompatible con los servicios ambientales que presta el Lago Nabor Carrillo como refugio de aves migratorias”.

Los análisis fueron entregados por José Luis Luege, director general de la Conagua en el gobierno de Calderón, al equipo de transición de Peña Nieto, durante una reunión celebrada el 18 de octubre de 2012 con funcionarios encabezados por Gerardo Ruiz Esparza, actual secretario de Comunicaciones y Transportes, responsable del nuevo aeropuerto.

“Continuar con este proyecto representa un riesgo catastrófico para la ciudad”, ratifica Luege en entrevista, y afirma que el NAICM prevé también la destrucción del sistema “Casa Colorada”, una infraestructura de seguridad contra una inundación generalizada en la zona oriente de la Ciudad de México.

“¡Costó mil 600 millones de pesos, que se van a ir a la basura!”, revela, y explica que el proyecto contempla construir una de las pistas sobre la laguna de regulación y la planta de bombeo profunda del sistema “Casa Colorada”, obra que él hizo. “¡Si cae una tormenta se va inundar todo!”.

De hecho, tras los anegamientos de 2011 en los municipios de Ecatepec y Nezahualcóyotl, Estado de México, así como en delegaciones del Distrito Federal, como consecuencia de la tormenta tropical Arlene, los estudios de la Conagua prevén tormentas de mayores dimensiones, sobre todo por el cambio climático.

“A pesar de su intensidad, esta tormenta (Arlene) no tuvo el potencial de daño que se espera tenga una tormenta que ocurrirá en el futuro de acuerdo a las proyecciones estadísticas”, alerta la investigación de la Conagua.

El exfuncionario recuerda que, en la reunión con Ruiz Esparza, le hizo tal advertencia, pero él la desestimó y más bien lo quiso cooptar: “Yo le dije en la transición: ‘¡No quiero ser profeta del desastre, pero nos va a llevar la chingada a todos!’”.

–¿Y qué le respondió?

–Ruiz Esparza me dijo una frase que en lo personal más me ha molestado en mi carrera como político: “No, José Luis, dinos cómo sí”.

Pero “cuando una cosa es no, no se debe hacer y punto. Me querían contratar para que yo les dijera el know how (saber cómo) de la cuestión hidrológica. Le dije: ‘Yo te doy el know how de hacer las cosas bien y no una chambonada’. Entonces, el tema es muy grave, muy serio”.

Otra preocupación fundamental, expone, es el hundimiento del suelo, ya que, según los geólogos, si se coloca un kilo de peso, se va hundir entre 20 y 40 centímetros por año: “Este hundimiento es catastrófico para la infraestructura de la cuidad, tanto la civil de comunicaciones, carreteras, caminos, como toda la infraestructura de obra pública y de edificios”.

Puro negocio

Ingeniero por la UNAM, con especialidad en metalurgia en México y en España, Luege fue titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en el sexenio de Vicente Fox, así como director general de la Conagua a lo largo del sexenio de Calderón.

Vinculado desde estudiante con el plan de rescate del Lago de Texcoco, que comenzó en 1971 por un decreto presidencial que sigue vigente, Luege afirma que existe mucha desinformación y que se ocultan las graves consecuencias que tendrá para millones de personas la construcción del NAICM, en especial lo que tiene que ver con el agua.

Pero además existen disposiciones constitucionales y legales que lo prohíben.

Por ejemplo, de acuerdo con la Ley de Aguas Nacionales, “el vaso del ex Lago de Texcoco tiene el carácter de ‘depósito natural de aguas nacionales’ y, por lo tanto, no se puede hacer ningún tipo de construcción sobre estos terrenos”.

Esa misma ley indica que la Conagua “establecerá las normas o realizará las acciones para evitar que la construcción y operación de una obra altere desfavorablemente las condiciones hidráulicas de una corriente o ponga en peligro la vida de las personas y la seguridad de sus bienes o de los ecosistemas vitales”.

Justamente el 17 de octubre de 2012 –un día antes de la reunión que Luege tuvo con Ruiz Esparza–, el director técnico del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México (OCAVM), Martín Ortiz Montes, emitió el “Dictamen técnico de riesgo hidrometeorológico de la zona federal del ex Lago de Texcoco, municipio de Ecatepec, Estado de México”.

En él, transmitió dos recomendaciones a la Conagua para cumplir con el mandato de la Ley de Aguas Nacionales:

La primera: “Es indispensable realizar acciones necesarias para evitar que se alteren las funciones de regulación de las áreas de inundación y con ello se ponga en peligro la vida de las personas, la seguridad de sus bienes y se afecten los ecosistemas”.

Y la segunda: “No debe modificarse el uso del suelo en la zona federal del Lago de Texcoco, porque se perderá una zona de regulación y control de avenidas. Esta zona es fundamental para evitar sobrecargar el Sistema de Drenaje Metropolitano con las avenidas de los ríos de la Cuenca Tributaria del Valle de México, mismas que tienen como su zona de regulación natural en dicho lago”.

Pero la magnitud de las implicaciones negativas de dicho proyecto no sólo ha sido menospreciada por el gobierno de Peña, sino también por otros impulsores del mismo, como Mitre Corporation, la empresa trasnacional que asesora la obra.

Acompañado del entonces subsecretario de Gestión Ambiental de la Semarnat, Mauricio Limón Aguirre, Luege viajó a la ciudad de McLean, Virginia, para entrevistarse, el 28 de julio de 2011, con Bernardo Lisker, director de proyectos internacionales de Mitre.

El objetivo del encuentro fue analizar las repercusiones hidrológicas del nuevo aeropuerto y que, según el reporte oficial de la visita, no habían sido consideradas por Mitre:

“Pudimos advertir durante las discusiones con personal de Mitre que ellos no habían tomado en cuenta en toda su magnitud el problema hidrológico que implica la construcción del NAICM en el exvaso del Lago de Texcoco y su relación con el sistema de drenes del Valle de México. También pareciera que no tenían muy clara la configuración de las nuevas capacidades de regulación que se han propuesto por parte de la SCT, de diversas maneras, al sur de la zona de interés”.

Lisker y los miembros de su equipo, asienta el reporte, “estuvieron de acuerdo en que el problema de la protección contra inundaciones a las poblaciones vulnerables en las partes bajas de la zona metropolitana tiene prioridad de resolverse antes que pensar en otras infraestructuras”.

Otro obstáculo, se destacó, son las especies de aves del área, “algunas de las cuales se consideran muy peligrosas para efectos de la aeronavegación. En este tema, el panorama se antoja complicado para las poblaciones de aves permanentes y temporales en los diversos cuerpos de agua del exvaso y su potencial convivencia con el NAICM”.

Calderón avaló

Presidente del Partido Acción Nacional (PAN) capitalino en la primera parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, del que fue tenaz crítico, Luege urge a crear un movimiento de oposición al presente plan del NAICM –cuyas inversiones serán de 169 mil millones de pesos– proponiendo que se edifique en otra parte.

Aunque él cree que la mejor opción es Tizayuca, Hidalgo, también respalda la opción de López Obrador, consistente en utilizar la base aérea de Santa Lucía, en Zumpango, Estado de México, que fue descalificada por el gobierno de Peña Nieto.

“Tiene razón López Obrador: Es completamente compatible operar el actual aeropuerto con el de Santa Lucía, y la SCT está mintiendo”, enfatiza Luege, y asegura que detrás del NAICM existen sólo “negocios inmobiliarios” que él identificó al crear el proyecto Parque Ecológico Lago de Texcoco, que combatió invasiones y adquirió terrenos.

Mas Calderón, declara, prefirió impulsar el nuevo aeropuerto que le planteó el entonces titular de la SCT, Luiz Téllez, en una reunión del gabinete de infraestructura, de la que Luege formaba parte como titular de la Conagua. “A la mitad del sexenio, Calderón y Téllez me cambiaron la jugada”, dice.

Por eso, cuando Téllez plantea el nuevo aeropuerto, él intervino: “Frente al presidente dije: ‘Ese proyecto es absolutamente incompatible con lo que estamos haciendo’. Yo tenía registrado el Parque Ecológico como proyecto del bicentenario, pero lo cambiaron”.

–¿Por qué no se hizo el parque ecológico?

–Habría que preguntarle a Calderón como presidente. Yo le dije a Felipe: Este proyecto es incompatible, es contrario a nuestra política ambiental. Entonces la presión muy fuerte de la SCT hizo que Calderón dejara correr. Corrimos en dos pistas: yo con el parque ecológico, y Téllez con el proyecto del aeropuerto. Me bloquearon económicamente.

La única explicación, especula, es que el NAICM “responde a intereses de carácter económico de unos cuantos” para proyectos inmobiliarios y desarrollo de servicios, algo que viene desde los gobiernos estatales de Peña Nieto y su antecesor, Arturo Montiel. “El nuevo aeropuerto es el gran negocio de esta Presidencia. Hay funcionarios que dicen que si Carlos Salinas se enriqueció, si Miguel Alemán se enriqueció, por qué ellos no. Sí es un botín –delata–, y tenemos que frenarlo a como dé lugar.”

–¿Aún es posible frenarlo?

–¡Claro! Es un proyecto inviable, es incompatible, muy costoso y de un altísimo riesgo para la ciudad.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: