PVEM y PRI principales protectores de quienes contaminan ríos en Chiapas; población padece leucemia y otras enfermedades

Publicado el enero 24, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

PRI
Revolución TRESPUNTOCERO

Los municipios de Comitán, Independencia, Trinitaria y Margaritas, pertenecientes a Chiapas, son rodeados por la cuenca Río Grande – Lagunas de Montebello, cuya extensión territorial rebasa las más de 76 mil hectáreas. Éstas últimas han sido catalogadas como una de las principales riquezas de la entidad y atracción turística, sin embargo, desde 2002 y hoy con mayor intensidad, las aguas están contaminadas por desechos agroquímicos de las empresas que ahí vacían sus residuos, pero también por desechos humanos, sin que ninguna autoridad muestre interés por solucionar.

Lo anterior, aun cuando la contaminación se ha presentado desde hace 25 años, sin embargo, desde alrededor de hace seis, ambos mantos acuáticos han presentado de manera importante variación en su tonalidad, que evidencia la presencia de residuos contaminantes.

Es por ello que dichas aguas, que anteriormente eran de azul profundo, ya no han regresado a su color original y se mantienen de manera permanente con la presencia de contaminantes. Este cambio de color, ha sido unas de las pruebas que han presentado los especialistas para demostrar la alerta que se vive en la zona, pues, a pesar de no estar conectadas con las otras cincuenta lagunas, es una advertencia de lo que se viene en un futuro si no se frena la contaminación.

“En muchas ocasiones se ha culpado a los pobladores de ser quienes tiran desechos al río y lo contaminan, pero éstos no son basura común, son desechos que utilizan las fábricas, los hacendados, todos los agroquímicos que ya no van a usar se van a esas aguas.

La muerte de peces ha sido una sola de las advertencias, las mujeres que se meten a las orillas del Río Grande a lavar han padecido enfermedades en las piernas y en las manos, muchas lo han dejado de hacer, además que las aguas son muy sucias, están contaminadas y provocan que hasta se caiga la piel”, asevera a Revolución TRESPUNTOCERO Marcó Antón, defensor comunitario y ambientalista.

Así también menores de edad han padecido diversas enfermedades intestinales, de las cuales a algunos se les convierte en enfermedades crónicas, “ya que constantemente tienen dolor y pasan los años así, tal vez sea cáncer, no lo sabemos pero la contaminación no solamente afecta el color de las aguas, nos están afectando a nosotros los pobladores, las enfermedades están ahí siempre y tampoco tenemos servicios médicos las 24 horas.

Pero hemos perdido la esperanza de contar con el gobierno, porque si no se preocupa por una de las mayores atracciones turísticas del estado, que le producen ganancias, mucho menos por la gente humilde. Aquí hemos encontrado hasta desechos humanos, brazos y pies gangrenados, son los que las clínicas y hospitales amputan, y vienen a parar aquí, todos esos microbios están acabando con la población de seres vivos que aquí habitamos”, comenta a Revolución TRESPUNTOCERO Marco Tulio Lepe, poblador del municipio Margaritas.

Según el ambientalista, los principales contaminantes son: el drenaje, agroquímicos, azolves y metales pesados, “y aunque las familias no se escapan de ser responsables, un papel importante en el deterioro de las aguas lo tiene el gobierno del estado, porque además de no proteger el territorio ha permitido abiertamente que las empresas lo usen como basurero, debido a las ganancias que éste obtiene”.

Estudios de la Universidad Nacional Autónoma de Chiapas (UNACH), también han demostrado que existe en un nivel avanzado la contaminación en dichos afluentes, que han derivado en daños para gran parte de la sociedad que ahí habita.

“Por supuesto que hay cáncer, principalmente en adultos mayores y menores de edad, quienes viven del cultivo de sus hortalizas, las cuales son regadas con aguas contaminadas, ahí también se absorben venenos y si a su vez, éstas van a parar a los mercados, se extiende a otros sitios y otras poblaciones sus afectaciones.

A esto se le suman los olores nauseabundos, donde se puede observan la proliferación de las enfermedades. En Chiapas el 90 % de los ríos están contaminados, según información de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). La población chiapaneca también asevera que son los deshechos industriales y humanos los principales contaminantes.

Otros de los principales afluentes contaminados con el Río Grijalva, donde aguas residuales de los municipios de Tuxtla, Chiapa de Corzo y Acala incrementan su nivel de contaminación al ser vertidos directamente a su cauce sin ningún tratamiento. En cuanto a los afluentes de San Cristóbal de las Casas, año con año son mayores los daños derivados de las deforestación y la falta de regulación absoluta de materiales pétreos.

Dado que son estos afluentes de los que se beneficia el estado, al no ser tratados, provocan casos hasta de leucemia, principalmente en la frontera Sur. El reto del vital líquido en el sureste es la equidad en abasto y cuidado pese a su abundancia, no beneficia por igual a 10 millones de pobladores.

Chiapas enfrenta una gran contradicción, por un lado es caudal de más del 30 % del agua superficial que hay del país, sin embargo la potable no llega a muchas comunidades indígenas y campesinas, quienes se ven en la necesidad de consumir líquido contaminado, que deriva en graves consecuencias de salud, incluso mortales.

La deforestación de las montañas por actividades de ganadería extensiva, minería y cambio de uso de suelo afecta las cuencas hidrológicas, poniendo en riesgo el acceso al agua dulce, que en no pocos sitios sufre contaminación por empleo de agroquímicos que a su vez causan enfermedades de la piel.

“Los principales culpables de cometer delitos ambientales son, paradójicamente, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el PRI, sus diputados y ,aquí el Chiapas, el gobernador han aniquilado cuanta naturaleza existe, son los protectores de la contaminación si les benefician a sus intereses, por medio de acuerdos con las empresas, principalmente las mineras que arrojan a las aguas distintos venenos, incluso cianuro que poco a poco o de manera fulminante mata a la población humana y animal de las zonas”, asevera Antón.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: