Pemex y EPN buscan a petroleras árabes para que exploten hidrocarburos en México

Publicado el enero 20, 2016, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

epn
SinEmbargo

México ha abierto sus áreas de hidrocarburos a las petroleras internacionales, pero como las del Medio Oriente no se han registrado para las tres fases que lleva la Ronda Uno, el Presidente Enrique Peña Nieto ha ido a ofertarlas personalmente para que en ellas exploren, extraigan y produzcan hidrocarburos.

Petróleos Mexicanos (Pemex), cuya producción de barriles va en picada, suscribió dos memorandums de entendimiento con las empresas petroleras Mubadala Petroleum y ADNOC, de los Emiratos Árabes Unidos. Estos acuerdos se suman al que, como parte de la gira de Peña Nieto a los países árabes del Golfo Pérsico, se firmó con Saudi Aramco de Arabia Saudita, el mayor productor de petróleo en el mundo.

Un memorándum de entendimiento, en este caso firmado por el director de Pemex Emilio Lozoya Austin y las firmas mencionadas, deja constancia de la voluntad de las empresas involucradas en llevar a cabo los pasos necesarios para realizar un contrato en un futuro. Ayer Lozoya Austin reconoció que el 2016 será un “año difícil” para Pemex.

El acuerdo con Mubadala, informó Pemex en un comunicado, establece proyectos en los que las empresas trabajarán “de manera conjunta” y explorarán oportunidades de negocios en el sector energético en México. Al Kaabi, CEO of Mubadala Petroleum, dijo que este memorándum es “el primer paso” para abrir un diálogo con Pemex y ver cómo pueden contribuir a la revitalización y desarrollo del sector energético mexicano, reportó Gulf News.

“Los temas incluidos son actividades de upstream [exploración, extracción y producción] en el territorio nacional, así como proyectos de midstream primario [transporte y almacenamiento] e infraestructura con inversiones superiores a los cuatro mil millones de dólares. El acuerdo especifica proyectos tales como infraestructura en el área de Salina Cruz, Oaxaca; en sistemas logísticos comerciales con inversión aproximada de más de tres mil millones de dólares”, expone la paraestatal que desde el año pasado ha anunciado que busca capital privado para impulsar sus refinerías cuya producción se ha reducido.

“Se buscarán inversiones conjuntas o con terceros para optimizar y ampliar las instalaciones con las que ya cuenta Pemex, así como para mejorar la administración y procesamiento de crudo en campos petroleros y la calidad de las mezclas del petróleo crudo. Igualmente, el acuerdo incluye proyectos de cogeneración”, agrega en el comunicado.

A través de “las nuevas facultades” que le otorga la Reforma Energética, Pemex busca que la colaboración y “posible asociación” con Mubadala disminuya los costos operacionales, de ejecución y de mercado.

De acuerdo con Pemex, el costo de producción de un barril ronda entre los 7 y 10 dólares. Depende, dice, del área en la que se trabaja. Por lo tanto, según sus cifras, la empresa petrolera del Estado sigue siendo rentable (en algunos campos) a pesar de que el precio de la mezcla mexicana ya está en la barrera de los 20 dólares. La semana pasada la subsecretaria de Hidrocarburos, Lourdes Melgar Palacios, afirmó en entrevista radiofónica que los actuales precios del petróleo son “muy bajos” y ponen en riesgo “varios proyectos” que tienen costos de producción superiores a los 22 dólares por barril.

En cuanto al memorándum con la petrolera de Emiratos Árabes Unidos, ADNOC, permitirá intercambiar las mejores prácticas en las operaciones de ambas empresas, incluyendo capacitación de recursos humanos, así como actividades referentes a upstream, tanto en exploración como en producción y desarrollo de campos, recuperación mejorada, procesamiento y manejo de gas natural licuado, sustentabilidad, control interno y transparencia, innovación, desarrollo de procesos y ciberseguridad, afirma.

Por su parte, el acuerdo suscrito con Saudi Aramco renueva y enriquece la relación entre ambas empresas, y establece las bases de diálogo para explorar diversas áreas de cooperación en intercambio de conocimientos.

Las áreas incluidas en el acuerdo abarcan operaciones y servicios de apoyo en upstream y downstream, intercambios de experiencias en políticas de excelencia operativa, sustentabilidad y eficiencia energética, así como innovación y desarrollo de tecnologías.

Los respectivos memorandums fueron firmados por los directores de Mubadala Petroleum, Musabbeh Al Kaabi; de ADNOC, Abdulla Nasser Al Suwaidi, y de Saudi Aramco, Amin H. Al-Nasser.

En las tres fases de la Ronda Uno, México ha adjudicado 30 áreas contractuales en aguas poco profundas y campos terrestres.

El 15 de diciembre, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) ofreció en la tercera Licitación de la Ronda Uno 25 áreas, las cuales fueron adjudicas en total. Con excepción de tres áreas obtenidas por la canadiense Renassaince que obtuvo 11, 25 y 15, así como el área 16 adjudicada a la empresa Roma Energy Holdings, LLC, las demás fueron conseguidas por empresas mexicanas. En ese contexto, Geo Estratos, S.A. de C.V. en consorcio con Geo Estratos Mxoil Exploración y Producción, S.A.P.I. de C.V fue la compañía nacional que adjudicó más contratos al ganar 4 áreas del total que se ofertaron en esta licitación. Consiguió contratos en las zonas 19, 24, 10 y 17.

El 30 de septiembre, la Comisión llevó a cabo la segunda licitación de la Ronda Uno, la cual incluyó nueve campos en aguas poco profundas del Golfo de México, que fueron adjudicados mediante cinco contratos. En el proceso, la empresa italiana ENI Internacional ganó el área uno contractual, Pan American Energy LLC en consorcio con E&P Hidrocarburos obtuvo el área dos y Petrobal, del multimillonario Alberto Baillères, ganó el área cuatro junto con Fieldwood Energy LLC en participación en consorcio.

El 15 de julio, la primera fase de la Ronda Uno fracasó. De los 14 bloques para exploración y extracción de hidrocarburos que la Comisión Nacional ofertó, sólo dos (el 2 y el 7) fueron adjudicados a la empresa mexicana Sierra Oil & Gas S. De R.L. de C.V., que participó en consorcio con Talos Energy LLC y Premier Oil PLC.

PEMEX NECESITA AYUDA

Pemex concluyó el 2015 con una deuda total de 100 mil millones de dólares, derivada principalmente por pasivos laborales; los bajos precios del petróleo y la caída en su producción, la cual el año pasado cayó a su menor nivel en 25 años. Este 2016 planea, de acuerdo con Bloomberg, el despido de trabajadores para reestructurarse.

Este arranque de mes anunció que impulsará la fase II del proyecto de combustibles limpios correspondientes a Diésel Ultra Bajo Azufre para las refinerías de Madero, Tamaulipas; Salamanca, Guanajuato; Minatitlán, Veracruz; Tula, Hidalgo, y Salina Cruz, Oaxaca. En diciembre comenzó con la refinería de Salamanca a través de la coreana Samsung Engineering y hace unos días se anunció que ICA Flour invertirá mil millones de dólares en la de Madero.

“Con un monto de casi 4 mil millones de dólares, de los que 58 por ciento será de inversionistas privados, se construirán 12 nuevas plantas y se modernizarán 14 de las ya existentes, en tanto se instalarán sistemas complementarios y servicios auxiliares integrados a dichas refinerías”, informó en un comunicado.

En la refinería de Madero, se invertirán más de mil millones de dólares y los trabajos estarán a cargo de la compañía ICA Flour Daniel. Para el caso de Salamanca se invertirán más de 500 millones de dólares y los trabajos estarán a cargo de Samsung Engineering.

Por su parte, en la refinería de Minatitlán las inversiones representan 700 millones de dólares, desarrollando los trabajos la empresa Treunidas México Ingeniería y Construcción, en tanto en la de Tula se invertirán más de 600 millones de dólares contratándose con Avanzia Instalaciones; en Salina Cruz el monto será superior a mil millones de dólares, quedando la obra a cargo del consorcio Foster Wheeler – Arendal, detalló la empresa estatal.

Al respecto, Financial Times y Bloomberg publicaron en diciembre que existía la posibilidad de que Pemex venda sus activos para intentar salir a flote de su deuda millonaria. Pemex concluyó el 2015 con una deuda total de 100 mil millones de dólares, derivada principalmente por pasivos laborales; los bajos precios del petróleo y la caída en su producción. Sin embargo, Alejandro Martínez, director general de Pemex Transformación Industrial, no “es una privatización como tal. Vamos a poner los activos en garantía para obtener recursos frescos en virtud de un mecanismo de venta con arrendamiento posterior”, adelantó a la prensa extranjera.

En el mismo periodo, la empresa coreana Samsung Engineering firmó con Pemex un contrato de 552 millones de dólares para la segunda fase de la modernización de la refinería en Salamanca, Guanajuato. Samsung Engineering llevará a cabo la segunda fase del proyecto de diésel ultra bajo en azufre (ULSD siglas en inglés) de la refinería “Antonio M. Amor” de Pemex.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: