¿AUMENTO AL SALARIO? “JA, JA, ES UNA BURLA”, DICEN MEXICANOS DE LA CALLE

Publicado el enero 20, 2016, Bajo Economía, Autor LluviadeCafe.

140918_salario_minimo_aa
SINEMBARGO
Desde el inicio del sexenio, Enrique Peña Nieto planteó como uno de sus objetivos económicos primordiales el de mejorar la economía familiar de los mexicanos.Sin embargo, a tres años de una de las promesas más importantes del mandatario la realidad que viven día a día los mexicanos es distinta. Un estudio del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reveló que durante la administración actual se perdió un 9.65 por ciento del poder adquisitivo de las personas y se agudizó la súper explotación del trabajo.

Según sus datos, los incrementos salariales nominales han sido significativamente menores al aumento de costo de vida de las familias trabajadoras, pues adquirir la Canasta Obrera Indispensable (COI) es “humanamente” imposible.

Al primero de diciembre de 2012, fecha en la que Peña Nieto asumió el poder, se podía adquirir un 18.21 por ciento de la COI, pero en la actualidad sólo el 15.45 por ciento.

El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) informó en julio pasado que el número de personas en situación de pobreza se incrementó a 55.3 millones, cuando dos años antes era de 53.3. Asimismo, se registraron 63.8 millones de mexicanos en pobreza por ingresos; es decir la población con ingresos inferiores a la línea de bienestar.

Estudios de organismos internacionales coinciden. Tanto el Banco Mundial (BM) como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) indicaron que México se ubica en los últimos lugares de generación de empleos en América Latina y ofrece actualmente a sus trabajadores los salarios más bajos de la región, catalogados incluso dentro del umbral de la pobreza extrema: 2.50 dólares o 37.5 pesos diarios.

En los últimos tres años, el salario mínimo aumentó 10.71 pesos, mientras la canasta obrera indispensable lo hizo en 111.38 pesos, al pasar de 342.3 en 2012 a 453.68 para el año pasado. El incremento fue de 17.18 por ciento de 2012 a 2015. Por su parte, la COI lo hizo en 32.53 por ciento.

La Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) aprobó un aumento de apenas 2.94 pesos al salario mínimo para 2016 dejándolo en 73.4 pesos por una jornada de trabajo de ocho horas.

Con ese aumento, los mexicanos podrían agregar a su lista de compras, apenas un bolillo, cuyo costo de entre 1 y 1.50 pesos, un ramo de epazote de 2.00 pesos, dos limones, o bien, un chicle.

El mismo Coneval advirtió que para 2014 se registró un total de 27 mil 990 millones de mexicanos con carencias por acceso a la alimentación.

En promedio, una “comida corrida” con sopa, arroz, frijoles, guisado y agua cuesta en el Distrito Federal entre 40 y 75 pesos, casi lo de una jornada laboral de un trabajador con salario mínimo.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: