Violencia militar, administrativa, económica y mediática, azota a maestros; “se confirma carácter fascista del gobierno”

Publicado el diciembre 16, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

maestros de Zacatecas 03
Revolución TRESPUNTOCERO

El movimiento magisterial en contra de la reforma educativa no sólo se concentra en algunos estados, como lo ha pretendido hacer creer el gobierno. Es una lucha nacional que se está llevando en muchas entidades con el objetivo de defender la educación pública y el derecho al trabajo de los docentes.

Así lo manifestó el profesor Armando Azpeitia, integrante de la dirección política de laCoordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) en el estado de Hidalgo.

El docente señaló que el aumento en la represión evidencia la concreción del carácter fascista del actual gobierno mexicano. Además que es la muestra clara de la complicidad del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE) con el gobierno.

Al participar en la mesa de diálogo La militarización de la reforma educativa, el profesor Azpeitia señaló que las medidas implementadas por el gobierno para imponer estos cambios llaman la atención por el despliegue “impresionante” de la fuerza. “En las más de cien sedes de evaluación de país, en ninguna de ellas ha faltado la mirada vigilante de la policía o el Ejército”, apuntó.

El integrante del magisterio subrayó que estas medidas del gobierno, los profesores del país las han vivido de la “forma más cruel”. Señaló que si bien la militarización de la reforma educativa es una de las partes visibles, en el fondo hay otras acciones echadas a andar que buscan amedrentar a los profesores.

“Debo decirles que esta fase visible de la militarización de la reforma educativa es lo que la ciudadanía ve en los medios, pero hay otras formas de violencia, como la administrativa, económica, mediática, simbólica”, dijo.

El docente enfatizó que aceptar la evaluación contemplada en las modificaciones a los artículo 3 y 73 de la Constitución es un atentado contra la plaza base de los maestros. Por tal motivo, dijo, la lucha no se detendrá.

“Los integrantes del SNTE acompañan a los granaderos en las sedes de la evaluación. Antes de la represión policial, los profesores enfrentan también a la persecución de la parte sindical y oficial para obligarla a que acuda a la evaluación. Desde llamadas telefónicas, desde las visitas a los domicilios, desde la amenaza de levantar un acta administrativa si no asiste a la evaluación, formas de violencia que me parece que incluso son mucho más crudas que la propia presencia de la policía en los lugares”, señaló.

Hidalgo se levanta

De manera particular, el profesor Azpeitia detalló lo que ha sido la reforma educativa en el estado de Hidalgo. Dijo que a pesar del cerco mediático que existe, el magisterio de la entidad ha estado presente en la lucha.

“El contingente de Hidalgo es de los que poca visibilidad tiene, aunque tiene una presencia importante de la disidencia.  Ha habido una permanente movilización que se ha incrementado en los últimos días. Hay una rebelión y eso en un estado tan autoritario no se ve”, expuso.

Subrayó que en aquella entidad las formas de represión ya no son simuladas, sino directas. Dijo que al mero estilo priista, existe un fuerte control mediático para esconder la lucha del magisterio.

“Si antes tenía guisos de autoritarismo, pues ahora está peor. Ahorita está en el extremo, ya no de las prácticas simuladas, sino completamente autoritarias.  La prensa es una prensa al servicio del estado. Todas las mañanas y tardes se encadena radio y TV para dar la versión oficial como si ahí no sucediera nada. Apenas el viernes marchamos en la ciudad de Pachuca; marchamos alrededor de 200 personas y como si no hubiera pasado nada, nadie sacó nota”, dijo.

El profesor explicó que en Hidalgo la sección XV del SNTE ha echado mano de grupos de choque para tratar de inhibir la protesta. Señaló que en las manifestaciones realizadas los días 14 y 15 de noviembre -en el marco de la jornada de evaluación- estos grupos agredieron a los maestros disidentes.

“El gobierno no tiene la intención de dialogar y empieza a utilizar los mecanismos característicos de los Estados fascistas (…) Hemos estado en constante movilización, pero desde que empezó el proceso de evaluación hemos tenido varias manifestaciones en Pachuca (…) La sección 15 del SNTE implementa grupos de choque que se van a todas las sedes. Tenemos un video en donde abiertamente llegan a agredir a los compañeros del magisterio”, señaló.

“Los maestros necesitamos el apoyo de la sociedad”

Para el profesor Azpeitia si algo es claro es que la lucha magisterial necesita un complemento importante: el apoyo de la sociedad mexicana. Reiteró que la CNTE está a favor de un debate nacional que permita establecer los puntos importantes para llevar por buen cauce la educación en el país.

“Creemos que los maestros mexicanos necesitamos de la comprensión y apoyo de la sociedad para enfrentar esta lucha contra el poder educativo neoliberal estandarizante y ajeno al carácter multicultural del país. Estamos en la intención de desarrollar un gran debate nacional por la educación pública, laica, gratuita, nacional, intercultural, con cargo presupuestal al Estado y con pleno respeto a los derechos laborales del magisterio”, apuntó.

En tal sentido, el docente hizo un llamado a los académicos, intelectuales, universidades, investigadores y padres de familia con el objetivo de unirse a la lucha y “descolonizar nuestro sistema educativo y asumir el debate sobre el diseño del modelo educativo que nos ha arrebatado al OCDE y los organismos empresariales por encima de la voluntad del pueblo”.

El docente reiteró el llamado a la sociedad para lucha con el magisterio. Dijo que la petición es para “involucrarse y exigir  la libertad de los presos políticos del magisterio y en especial del estado de Oaxaca. Y por el alto al acoso laboral y sindical que la SEP y el SNTE están implementando en todo el territorio nacional para obligar al magisterio a someterse a este modelo y esta evaluación punitiva. En general a un modelo educativo neoliberal que nada tiene que ver con la voluntad y el consenso”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: