Estado de los ESTADOS: Razones para indignarse

Publicado el diciembre 7, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

lilia
Muchos maestros de ciencia política en las universidades consideran que el secreto del sistema político mexicano es la no reelección, que permite reinventar el modelo político-económico del país cada seis años. Así, tenemos que esperar un sexenio para tener la esperanza, que no certeza, de un cambio que favorezca al pueblo de México.

Esta actitud nacional nos ha llevado a obtener sólo frustración y decepción. La administración federal actual es el claro ejemplo de esto y se ve reflejado en todos los sondeos de opinión. Sin embargo, hay alternativas para variar el rumbo, que no se han explotado en nuestro país y que pueden llevar a un revolución pacífica para cambiar el desigual status quo, que favorece a una pequeña clase política y empresarial, y que deja en el abandono a la mayoría del país, la cual se encuentra sumida en la pobreza y, en muchos casos, en la miseria.

México requiere un movimiento de “indignados mexicanos”. Las bases están dadas: hay un gran hartazgo contra la partidocracia y los políticos que anteponen sus intereses partidistas y personales a los de las comunidades que dicen representar.

La sociedad mexicana requiere una repolitización, un despertar ciudadano y consolidar un espacio de encuentro alejado de intereses económicos y políticos particulares. Le urge un canal de participación cívica, diferente al corto espacio de las campañas políticas, que finalmente terminan en mentiras y promesas incumplidas. Un conducto para orientar el descontento social existente y evitar que se hunda en la decepción y la frustración.

Condiciones las tenemos: corrupción política y, sobre todo, impunidad cómplice; falsa representación de los partidos políticos, enfocados en disfrutar de prebendas públicas y oportunidades para hacer negocios particulares, y totalmente alejada de la representación social por la que tuvo acceso al financiamiento público; modificación profunda de los postulados constitucionales de 1917, para reescribir las reglas del juego republicano a favor de pequeños grupos económicos y políticos; despojo del patrimonio nacional en todas sus esferas para privatizarlo y hacerlo materia de explotación privada; sistema bancario y comercial con extraordinarias ganancias, mientras la población en general se sigue hundiendo en la pobreza; economía ralentizada, que no cubre las expectativas y las necesidades de la población; poca creación de empleos, con características temporales y con bajos salarios.

La tarea que se tiene por delante no es fácil, pero tampoco es imposible. No es una empresa para los partidos de izquierda, contaminados con la corrupción, sino de los ciudadanos sin discriminación de edades, condiciones sociales o ideologías, preocupados por las nuevas generaciones y el futuro de México, con el común denominador de rechazo al cinismo que ha hecho presa del país y la resignación que han impuesto los partidos políticos. Y más aún con el rechazo de las llamadas cuotas de género que revisten de producto de la lucha de féminas cuando los objetivos de participación son distintos.

México requiere un movimiento social de gran envergadura que supere sus oportunidades históricas recientes: el 88 cuando es derrotado en las urnas el candidato oficial, Carlos Salinas de Gortari, y se tiene que recurrir al gran fraude electoral que se hizo a través de la caída del sistema; el engaño del 94, tras la muerte de Luis Donaldo Colosio, y que abrió una falaz cortina de esperanza con el surgimiento del movimiento zapatista; el falso cambio del poder en el 2000, con Vicente Fox y el PAN, que prometieron un cambio y no sólo no cumplieron sino que reprodujeron los vicios políticos, los peores, del viejo priísmo; el fraude del 2006 que impuso a Felipe Calderón en la Presidencia de la República y arrebató el triunfo alcanzado por Andrés López Obrador, cuyo principal pecado, para el oficialismo, fue la soberbia mostrada antes de la elección.

Los mexicanos están decepcionados y frustrados con el gobierno de Enrique Peña Nieto, un político joven y con una imagen dinámica, pero que, como lo subrayó recientemente con mucha precisión Juan Carlos Monedero, fundador del partido político español “Podemos”, “tiene en su casa, como Dorian Gray, su verdadero retrato que envejece como el propio PRI, y de alguna manera se vive como una suerte de mentira, donde una persona con aspecto de galán de telenovela… me refiero a Peña Nieto, pero quien realmente es Peña Nieto es el PRI que tiene detrás”.
México necesita otro tipo de liderazgos políticos que no los vemos en los actuales partidos con registro, ni se vislumbran entre los pocos candidatos independientes que han tenido éxito recientemente en procesos electorales. Hasta el momento, los partidos de izquierda han decepcionado, se han desviado gracias al “maiceo” de los recursos públicos y se han concentrado en el enriquecimiento personal, al igual que las otras dos fuerzas políticas del país, el PAN y el PRI. La izquierda, con Morena a la cabeza, debe desechar las viejas estructuras de partido, como las que dieron origen a los nefastos “chuchos” en el PRD, que desplazaron los liderazgos morales de Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, si quiere constituirse como una alternativa real para este país.

RAZONES PARA INDIGNARSE

Razones económicas. La administración actual ha producido un millón de pobres cada año. La economía registra avances mediocres, con 1.9 por ciento de crecimiento promedio anual, y muy por debajo de los requerimientos de la población mexicana. Los errores en esa materia van desde el impulso a un reforma energética que no cuaja y que implica el traslado de la renta petrolera a empresas privadas, hasta la pérdida de producción de crudo y la caída de las exportaciones que produjeron un hoyo descomunal en las finanzas públicas, lo que disparó el déficit presupuestal. La devaluación del peso, la pérdida de reservas internacionales, la fuga de divisas, completan el desastroso cuadro económico, en el que destaca la perdida de poder adquisitivo de los trabajadores. Todo eso sin mencionar el histórico nivel de endeudamiento del sector público.

Razones de seguridad. La inseguridad, a pesar de la propaganda oficial, se mantienen en los mismos niveles que en el sexenio de Felipe Calderón, aunque los boletines de Gobernación digan lo contrario. La estrategia de guerra contra los cárteles de la droga no da los resultados esperados. Se han descabezado algunas organizaciones criminales, pero sus estructuras financieras y operativas se mantienen intactas. La corrupción corrompe el sistema penitenciario y causo escándalo y ridículo internacional con la fuga del capo sinaloense Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera.

Hay una total ausencia de Estado de Derecho en el país. Desaparecen decenas de miles de personas y no pasa nada. El último reporte oficial registra 26,670 personas desaparecidas. Miles de feminicidios se han cometido y las autoridades no resuelven los casos que quedan en el olvido. El escándalo internacional provocado por la desaparición de los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa aún no se ha podido resolver. Las ejecuciones extrajudiciales siguen produciéndose y manchando a las fuerzas armadas. Los registros oficiales revelan que han ocurrido en lo que va de esta administración más de 60 mil homicidios.

Razones para el futuro. México es el país peor calificado en materia educativa en el grupo de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). En las evaluaciones internacionales ocupa los primeros lugares en ignorancia y falta de conocimientos generales. Los mexicanos somos la población que menos conoce de su país y su entorno. Y los esfuerzos por resolver esta situación no se ven por ningún lado.

La reforma educativa es sólo de carácter laboral y se implementó para destruir el liderazgo magisterial de Elba Esther Gordillo y desarticular su ejército electoral. El titular de la SEP, Aurelio Nuño, hace uso de la fuerza pública para imponerla, con la utilización de miles de elementos de las fuerzas armadas, a fin de vencer la resistencia del magisterio disidente. Del proyecto educativo de Nación no se sabe nada. Por el contrario, se ha llegado al extremo de recurrir al endeudamiento privado, a través del lanzamiento de certificados en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) para garantizar el mantenimiento de la infraestructura educativa nacional. La emisión de los Certificados de Infraestructura Escolar Nacional (Cien) captó este viernes 8,581 millones de pesos, por los inversionistas de BBVA Bancomer y Merryl Linch.
Razones de impunidad.

La corrupción del actual régimen ha sido exhibida a nivel internacional y afecta desde la Presidencia de la República hasta los gobiernos estatales y municipales, con el común denominador de la impunidad para todos los responsables de desvíos de recursos públicos, conflictos de interés y “moches” públicos y legislativos. Esto ha provocado que Peña Nieto sea el mandatario más repudiado de los últimos 20 años a mitad de su administración. Lo peor es que pese a la decisión de llevar a cabo un presupuesto austero, se aprueben recursos multimillonarios para construir oficinas para las altas jerarquías del INE, lo que se ve como una burla para la población.

Y lo peor es que el camino de las urnas y la selección de nuevas autoridades no está dando resultados. Los partidos se han apropiado de los anhelos de la sociedad y los han traicionado. Todos los días los trabajadores amanecen con noticias de nuevas leyes que afectan sus intereses, sin que nada lo impida, desde la reforma laboral hasta la desaparición del Fondo Nacional de Pensiones de los Trabajadores al Servicio del Estado (Pensionissste), para constituir una paraestatal bajo el control de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Cambian los gobiernos municipales, los estatales, los congresos locales, la conformación del Congreso de la Unión y el gobierno federal y la situación no mejora y todo indica que seguirá empeorando. Para las elecciones del próximo año, de acuerdo con los sondeos de opinión, pocos cambios habrá en los Estados donde se renovaran los poderes estatales ejecutivos y legislativos y mandatos municipales. Pese a todo, el PRI mantiene la ventaja que le otorga el mantener “debidamente aceitadas sus estructuras” y sólo enfrenta riesgos en algunas entidades, cuyos fracasos sólo servirán para legitimar a todos los procesos.

Se tenderá a buscar que con las que no se obtengan se conforme un escenario en donde el tricolor saque a relucir un respeto democrático del que carece. Es algo muy similar a lo de la mariguana en donde EPN se manifiesta en contra de su aprobación y lo hace público en tanto que en Gobernación se llevaran a cabo consultas nacionales y los legisladores harán lo propio autorizándola como consecuencia de la aceptación de la mayoría de ciudadanos. De esta forma Peña Nieto queda como el hombre de gran respeto hacia los otros dos Poderes instituidos y hasta dirán que acata sus decisiones.

Se inicia con diversas estrategias la “limpia” de finales de sexenio y, para ello, nD mejor que ponerle mordaza a los críticos y cancelar la libertad de expresión mediante la recién aprobada Ley de Réplica. Y no habrá de pasar mucho tiempo en que se regule el uso y el lenguaje de las redes sociales ya que la fallida Ley Fayad resultó el laboratorio que necesitaban. Frente a este borrascoso panorama, hay que hacer algo urgentemente, hay que inconformarse y… ¡hay que indignarse!

DE LOS PASILLOS

Este viernes, un total de 641 profesores se presentaron a aplicar la evaluación docente, quienes son los que no acabaron su prueba el jueves, cuando oficialmente se quedaron mil 946 profesores a hacer el examen, reportó el titular de la Secretaría de Educación de Guerrero, José Luis González, quien también informó que ya se investiga a las personas que intentaron sabotear la prueba.

Se trata, dijo, de unas 35 personas, estudiantes de educación física, contra quienes se contempla una “acción jurídica”, entre la fiscalía estatal y de corte federal… Por otro lado, maestros que rechazan la evaluación de desempeño causaron destrozos en las instalaciones del Congreso de Guerrero. Los profesores integrantes de la Ceteg (Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación) marcharon desde las instalaciones de su sede sindical hasta el recinto legislativo, en donde además realizaron pintas en contra del examen y del presidente Enrique Peña Nieto.

El precio del petróleo seguirá cayendo. Los integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no lograron acordar un tope máximo de producción petrolera en su reunión de este viernes. La declaración final del grupo no mencionó un nuevo techo de producción, lo que permitirá a los países miembros seguir produciendo petróleo en los actuales niveles, en un mercado que ya cuenta con exceso de suministro. Esta falta de acuerdos provocará que los precios del crudo sigan cayendo.

En Cancún, Quintana Roo, el presidente Enrique Peña Nieto demostró una vez más que lo suyo es reformar, lo que sea. Tras la reforma laboral, y desde ese paradisiaco lugar, anunció ahora una profunda revisión del sistema de justicia laboral que incluya la transformación de las juntas de conciliación y arbitraje en el ámbito federal y local. Al clausurar la XIV Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo, el mandatario admitió que actualmente la justicia resuelve conflictos entre trabajadores y empleadores de forma lenta, costosa y de difícil acceso.

Adelantó que una vez conocido el diagnóstico y las propuestas para modernizar la justicia laboral habrá de presentarse una iniciativa de reforma al Congreso de la Unión el próximo año. De este documento habrá que buscar con lupa las novedades ya que la reforma aprobada contempla, precisamente, que los juicios en esta materia no deberán tener duración mayor a un año ya que solo por ese tiempo es que habrán de reconocerse los llamados “sueldos caídos”. O sea que tal vez solo se trata de darle otro jalón mediático a lo ya hecho y que tan magros resultados ha dado.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: