Con Zonas Económicas de EPN, privados buscarán invadir a los pueblos y comunidades indígenas: Sánchez Daza

Publicado el noviembre 17, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

epn.jpg_1718483346
revoluciontrespuntocero

La crisis en materia económica que hoy en día aqueja al mundo es, para diversos especialistas, “un síntoma” de lo que algunos han referido como “la agonía del sistema capitalista”, que se niega a perecer. Sin embargo, sus promotores insisten en mantenerlo al costo que sea.

Para el Dr. Germán Sánchez Daza, coordinador del Doctorado en Economía Política del Desarrollo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), en el actual contexto mundial es pertinente hablar del “agotamiento del sistema capitalista”. Aseguró que ante las dificultades que se presentan en este modelo, y con el pretexto de hacer frente a la crisis, los promotores de este sistema han impuesto políticas que atentan contra la misma especie humana.

Al participar en el foro: “Por el derecho a la vida y el territorio en la Sierra Norte de Puebla”, el académico expuso que las intenciones de gobiernos y privados por despojar a las comunidades indígenas de sus recursos se insertan en esta lógica capitalista, donde para “aumentar ganancias” y frenar la crisis, buscan “extender el territorio del capital”.

“Desde hace algunos años, y cada día, adquiere mayor fuerza la reivindicación del derecho a la vida y el territorio, pues frente a las grandes dificultades que tiene la económica capitalista, se han impuesto un conjunto de políticas y estrategias que atentan contra la existencia misma de la especie humana y de la naturaleza planetaria que hoy conocemos. El capital, preocupado por elevar sus ganancias, su rentabilidad, se enfrenta a fuertes retos para su existencia, para mantener vigente su razón de ser: la riqueza”, señaló.

El Dr. Sánchez Daza aseguró que la crisis que se vive hoy en día es la extensión de lo sucedido en 2007 y 2008. Además, aseguró, la idea del “progreso” con la cual se pretende vender al sistema neoliberal “se ha sustentado sobre la expoliación y depredación de la naturaleza y en la explotación y enajenación del ser humano”.

“La crisis mundial que hoy vivimos tiene como fundamento las grandes contradicciones sobre las cuales han creado el proyecto civilizatorio capitalista: el progreso (…) Hacia finales de 2007 iniciaba una de las más grandes y devastadoras crisis del capitalismo. Estalló en EE.UU., primero con una crisis inmobiliaria, después pasó a ser crediticia, financiera, se expandió rápidamente como una crisis mundial. En menos de un año miles de millones de dólares desaparecieron. Nuevamente el capitalismo mostraba su habilidad inherente de especulación y estafa.

“Asimismo decenas de miles de trabajadores quedaron de un día para otro sin empleo y la pobreza se incrementó. Sin embargo, la crisis no ha desaparecido, manifestándose ahora como un problema de bajo crecimiento, pero que también tiene otras dimensiones, diversos ámbitos. De hecho se habla el día de hoy, que existe una multidimensionalidad de la crisis; así tenemos una crisis alimentaria: 725 millones de personas sub-nutridas a nivel mundial, de los cuales 700 millones están en los países en desarrollo”, expuso”.

El académico subrayó que la multidimensionalidad de la crisis-que involucra crisis en el sector ambiental, entre otros-se expresa en crisis social, que profundiza “las contradicciones” del modelo y hace que el peso de los “desajustes” recaiga en la sociedad.

“Pero todo ello se expresa en una crisis social, que, precisamente, viene a profundizar las contradicciones y hacer caer la crisis sobre los trabajadores, la población y sobre sus territorios, de tal manera que también podemos hablar de una crisis cultural y de valores; quizá México es la expresión más viva de esto. En este multifacético contexto de contradicciones, es pertinente hablar del agotamiento del sistema capitalista. Más que de crisis, de ese agotamiento de la económica capitalista, pero de un sistema que se niega, se resiste a su muerte y su agonía será enfrentada por una violencia tal vez mayor por parte de sus dirigentes, de las grandes corporaciones multinacionales, de los Estados y sus organismos internacionales como el Banco Mundial o la OCDE”, manifestó.

El académico aseguró que los promotores de este sistema nunca aceptaran el fin del modelo capitalista. Añadió que para los “capitalistas” el problema se tratará de “desajustes, desequilibrios, falta de crecimiento e inversión”, por lo que su propuesta es “replantear las estrategias”.

“Nunca aceptarán que el reino del capital, de la propiedad privada, tiene y tendrá un fin. Para ellos el problema es de desajustes, desequilibrio, falta de crecimiento e inversión. La civilización tiene los medios para enfrentar los retos, nos dicen, es necesario tener la estrategia y diseñar políticas e imponerlas.

‘Se requiere crecer y elevar la producción’, pero para incrementar sus ganancias. Para ello ‘hay que ampliar el espacio de inversión y rentabilidad, extender el territorio del capital sobre los territorios de los pueblos, de las comunidades y los pueblos indios’; civilizar las regiones naturales, las selvas, las selvas útiles al capital. Es necesario ‘crecer’ y ello implica, además, elevar la productividad, la eficiencia, la fuerza de trabajo, el capital humano, la subcontratación, la flexibilidad, elevar en su conjunto la explotación sobre los trabajadores”, sostuvo.

Usar intensivamente la naturaleza

En palabras del Dr. en Economía, Germán Sánchez Daza, hoy en día el crecimiento económico mundial implica “mantener y alimentar a la gran locomotora, China”, incorporar más territorio y usar “intensivamente la naturaleza”.

“Se trata de elevar la producción, el comercio mundial, de manera que se trate de mantener y ampliar el orden neoliberal. Las problemáticas presentes, por ejemplo en la Sierra Norte de Puebla, son una ilustración clara de la estrategia del capital, del avance, por no decir su apropiación y amenaza sobre los territorios y la vida”, apuntó.

El académico hizo mención de las llamadas Zonas Económicas Especiales de Enrique Peña Nieto. Sánchez Daza calificó a este proyecto como un nuevo intento a través del cual privados buscarán “invadir” a los pueblos y comunidades indígenas”.

“Nos hablan de Nuevas Zonas Económicas Especiales (…) Qué son estas Zonas Económicas sino los espacios sobre los cuales el capital va a seguir invadiéndonos y se va apropiando el territorio, modificando los sistemas ecológicos y apropiándose de los territorios de las comunidades y pueblos. Son estos espacios en los que se ha venido desarrollándose el capital y que en los últimos años se ha agudizado, pero también se ha agudizado la resistencia de los pueblos, y en ese sentido, hoy, lo que podemos es observar, es la resistencia a estos proyectos”, dijo.

Por otro lado hizo mención de las “promesas” de las llamadas reformas estructurales. Recordó que la OCDE en recientes fechas recortó aún más el pronóstico de crecimiento para México:

“El pasado 11 de noviembre la OCDE anunciaba un recorte a las perspectivas de crecimiento de nuestra economía, de 2.9% a 2.3%. Lo de la OCDE nos dicen que esta caída ‘conlleva el riesgo que las salidas de capital y las fuertes depreciaciones de los tipos de cambio expongan vulnerabilidades financieras’, es decir, traducimos: la falta de crecimiento nos llevará, efectivamente, a competir de manera más fuerte sobre la base de la explotación de los trabajadores. Sin embargo, para los economistas de la OCDE, las reformas podrían detonar el crecimiento de los siguientes años, y dicen: ‘serán las reforma laboral, energética y educativa, las que nos sacará del atolladero’, pero eso no lo han dicho desde las primeras reformas de Salinas, desde hace más de 20 años. Esas son las estrategias, esas son las consecuencias que hemos sufrido con la religión del capital”, dijo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: