29 de cada 100 mujeres en QR está en riesgo de ser víctima de feminicidio; “Borge misógino e indolente”

Publicado el noviembre 5, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

no mas feminicidios

revoluciontrespuntocero

Ella era originaria de Cancún, Quintana Roo. Apareció hace un par de días, envuelta en una sábana blanca. Tenía nueve heridas en el cuerpo, siete en la espalda y dos en el abdomen, pero falleció a causa de la herida en el cuello, la degollaron.

Las evidencias que obtuvieron las autoridades fueron las huellas de unas botas de hombre marcadas por la sangre, también se encontró el calzado en bolsas de plástico cercanas al cuerpo de la víctima, ahí también había un recibo telefónico lo cual ayudó para la localización de sus familiares.

Fue el primer feminicidio del mes, el cual llegó apenas una semana después del perpetrado en contra de María Karen Carrasco Castilla; otra víctima que hasta hoy no ha recibido justicia y pese a la lucha de los padres y compañeros universitarios, la impunidad sigue llevando delantera.

“Pareciera que fuera una respuesta sádica que causa horror, porque horas después de la manifestación que realizamos exigiendo justicia para Karen y seguridad para las mujeres de nuestro estado, no había, ni hay aún pronunciamiento por parte del gobernador, cuando hay un feminicidio más, como si quisieran enviarnos un mensaje.

En Quintana Roo, pero con mayor frecuencia en Cancún, las mujeres son moneda de cambio, abusadas sexualmente, asesinadas de forma brutal, desaparecidas, víctimas de trata y de violencia física y psicológica. Por años han padecido tratos crueles y desde 2013 las consecuencias fueron en aumento y cada vez más graves. Este 2015 vivimos los feminicidios en su cifra máxima, pero no son de hoy, son resultado de todos los daños causados en contra de las mujeres y el abandono por parte de todas las autoridades y también de un gobernador, que pareciera es misógino”, declara a Revolución TRESPUNTOCERO, el antropólogo social Armando Betancur, especialista en estadísticas de género.

El lunes pasado, después de medio día, una llamada al 066 fue la que dio aviso a las autoridades sobre el cuerpo inerte de la joven, el cual se encontraba abandonado en la vía pública, según informes aportados por organizaciones civiles a Revolución TRESPUNTOCERO. La noche de ese mismo día fue localizada la madre de la joven, la señora Aída Poot Puc, quien acudió ante el Ministerio Público del Fuero Común para dar paso a la identificación del cuerpo, quien aseguró que la joven era Paloma Guadalupe Balam, su hija de 18 años.

“Aunque se desconoce los móviles de los feminicidios, la ciudadanía y las organizaciones civiles han intentado instar al gobierno estatal a que se investigue, al menos en los tres últimos casos, el porqué éstos mantienen relación en cuanto a la manera en que han sido asesinadas las víctimas”, comenta.

María Fernanda Vargas Sánchez fue víctima de feminicidio en abril pasado; ella salió una mañana a comprar unas cosas, y atravesó un camino de terracería, el mismo donde horas después fue encontrada muerta.

Al ver que no regresaba su familia dio inicio a la búsqueda, avisaron a la Policía Federal pero no hubo éxito, doce horas después de haber lanzado la ‘alerta Amber’, la menor de 13 años fue encontrada muerta, con poco más de ocho heridas de arma blanca en el cuerpo, presentaba abuso sexual y al parecer usaron su ropa para estrangularla.

En el caso de María Karen Carrasco Castilla, sucedido el 27 de octubre, también presentó abuso sexual y heridas con arma blanca, en ninguno de los casos las autoridades han realizado investigaciones que satisfagan a los familiares, que los hagan pensar que no habrá impunidad.

“Uno más a la lista de los feminicidios que nos hacen quedar como el nuevo Ciudad Juárez, tal vez estamos superándolo, porque aquí el cinismo de Roberto Borge Angulo, tiene como ley la indolencia y el olvido, como Peña Nieto, quiere que ‘superemos y avancemos’. Esto desde que aún no institucionalizado, pero sí demostrado, quien disiente del gobernador priista, comete delito y debe pagar, así que lo que para el mandatario estatal sea letra muerta, se respeta, de lo contario el muerto es uno, y el feminicidio es uno de los graves problemas a ocultar, aunque desde 2014 esto es imposible”, afirma.

Hasta 2013 las cifras oficiales daban a conocer que 7 mujeres eran asesinadas cada mes en Quintana Roo, la mayoría de los casos en Cancún. En 2012 se registraron 80 muertes en ese estado, 62 de las cuales ocurrieron en dicho municipio.

Para 2014 los feminicidios perpetrados fueron más de 10, sin embargo las exigencias de la población y de las familias de las víctimas no hicieron mella en la decisión del gobernador, quien a través del titular de la Procuraduría  General de Justicia del estado (PGJE), Gaspar Armando García Torres, transmitió su decisión que “Se tipificará  como feminicidios sólo cuando se trate de asesinatos seriales contra mujeres”, partiendo de la idea que el consideraría cuando “ya eran muchos”.

“Quintana Roo vive una evidente pandemia de feminicidios, la cual es solapada por la indiferencia de la Procuraduría, Ministerios Públicos, gobierno estatal y federal, ya que si Borge Angulo no se ha pronunciado, mucho menos lo hará Peña Nieto. Es más, este último posiblemente ni enterado está y de estarlo, él ya tiene experiencia en evadir responsabilidades en esta misma problemática, en Estado de México también permitió e incluso con su impunidad incentivo a los feminicidas a seguir perpetrando dicho crimen”, comenta a Revolución TRESPUNTOCERO  la especialista en violencia de género y catedrática argentina, Aurora Porcel.

La también investigadora especializada en violencia social y de género, explica que dichos crímenes de género se caracterizan por la constante humillación de la víctima, aún después de fallecida, ya que dejan al descubierto los daños, como las mutilaciones y expuesto el cuerpo sin ropa, para que fácilmente puedan ser observados ‘por cualquiera’, teniendo como lugar de abandono para ello:  vía pública, carreteras, parques y centros deportivos, hechos que fácilmente se pueden asociar a crímenes de odio de género, “todo esto sin lugar a dudas desarrollado en un escenario a modo para ello: un Estado de impunidad y corrupción, como lo es Quintana Roo”, afirma.

Según información del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), Quintana Roo es uno de los estados donde hay tipos penales “difíciles” o “imposibles” para acreditar que un homicidio con violencia de género es feminicidio.

Relacionado a ello, un estudio del Observatorio de Violencia de Género en Cancún revela que 29 de cada 100 mujeres, que viven en Quintana Roo está en riesgo de ser víctima de feminicidio, y que 28 % de las que habitan en la zona norte  padece violencia extrema. Además de lo anterior, se señala que la violencia contra las mujeres en la entidad, ya sean golpes, insultos y violaciones sexuales, son el preámbulo al feminicidio, es así como tres de cada 10 mujeres en violencia extrema están expuestas a la muerte.

Las principales entidades con tasa alta de feminicidios son: Estado de México, Chihuahua, Distrito Federal, Guerrero, Baja California, Jalisco, Michoacán y Veracruz; Quintana Roo para enero de este año, aún no figuraba, aunque el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio apunta que “en materia de feminicidios y desapariciones, Quintana Roo es considerada ‘la otra Ciudad Juárez’ de México”.

Además el OCNF, también señala que “dos de cada 10 homicidios dolosos contra mujeres en el país ocurren en la entidad mexiquense, para una tasa de incidencia de 1.3 %”, la cual es 10 veces menor a la de Quintana Roo, que es de 13.7 %.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: