Elecciones y fraude oficial

Publicado el Abril 5, 2015, Bajo Nacional, Opinión, partidos políticos, Autor Soquito.

El organismo oficial electoral es el primero en oficializar fraudes electorales. Acepta y oficializa el regalo masivo, por el gobierno, de televisores antes del día de los comicios. Avala el partido de futbol México-Brasil ese día, lo cual evidentemente reducirá el número de votantes. Y tolera los fraudes del Partido Verde, aplicando muy tarde, en todo caso, multas que no le causan problema, por propaganda fuera de tiempo y con mentiras. El Partido Verde hace el trabajo más sucio al PRI.

Si recordamos los comicios pasados, vemos que los fraudes el día de las elecciones (las de ahora empiezan meses antes) fueron enormes. Pero por si eso fuera poco, tenemos una división en la izquierda, y hechos que desacreditan al partido que ha tenido más votos de esta izquierda.

En una encuesta, que es sólo para el Distrito Federal y que tomamos sólo para darnos una idea de cómo van las cosas, podemos ver algo. Para cada caso, mencionaremos dos cifras. La primera corresponde a septiembre de 2014 y luego está la de febrero de 2015. Empezamos por los que se consideran de izquierda.

PRD: 29.1 y 15.3%.

Morena: 6.5% y 6.7%.

Partido del Trabajo: 0.8% y 0.7%.

Movimiento Ciudadano: 0.1% y 0.1%.

PRI: 12.7% y 6.6%.

PAN: 8.0% y 6.2%.

Partido Verde: 1.1% y 0.2%.

Esto fue publicado por El Universal. El PRD, aún con sus votos reducidos a casi la mitad, sigue estando en el primer lugar en el DF… pero faltan meses.

El PRI también bajó a la mitad, y ahora estaría en tercer sitio. El PAN, en cuarto. El partido verde está recibiendo el castigo de votantes capitalinos por tramposo.

Todo esto, con los primeros fraudes públicos y oficiales. La imagen internacional de este gobierno no está nada bien; por ejemplo, con el relator de la ONU sobre torturas y tratos crueles, a quien funcionarios mexicanos atacaron por decir la verdad en este país de las mentiras.

Se ha hablado de no votar. No estoy de acuerdo. Eso fortalece los votos amarrados del PRI. En todo caso, si no nos satisface ninguno de los candidatos, votemos por el “menos peor”. Y hay candidatos que pueden tener apoyo importante. Es mejor que salga éste último o de perdida el menos peor, a que gane todo el PRI.

No debemos olvidar, por las elecciones, la importancia de defender el petróleo, la independencia nacional, la industria eléctrica, los derechos sobre el agua y sobre la tierra, el trabajo y los derechos laborales. Mientras en Alemania está por salir una ley contra el fracking y la consiguiente destrucción de la tierra y el agua, aquí el gobierno lo quiere fortalecer aún más, y quitarnos aún más el agua y la tierra.

Y, por supuesto, si de las elecciones, con todas las trampas, sale fortalecido el gobierno, la situación del país pasará a algo peor de lo que ya nos han hecho padecer.

No debemos ver las votaciones con indiferencia. Todos nuestros problemas, en caso de que el gobierno se fortalezca con los comicios, serán más difíciles de resolver, y pueden aparecer otros peores.

También debemos pensar en lo que pase después de los comicios. Esta situación de fragmentación múltiple no es nada positiva. Debemos ir construyendo un programa común, no sólo de los partidos de izquierda que asuman una posición correcta, sino sobre todo de organizaciones sociales y de lucha dentro de la ley.

Por: Antonio Gershenson.
Fuente: La Jornada, 5 de abril, 2015.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: