Cherán: cómo salir del pantano

Publicado el Marzo 3, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

Víctor M. Toledo Víctor M. Toledo, opinión en La Jornada, 3 marzo 2015

En dos colaboraciones recientes ( La Jornada, 3 y 18/2), dejamos establecido un panorama global, del que el país es actor y testigo, marcado por un deslizamiento, gradual o súbito, hacia el caos o el colapso cuya causa final o profunda es la doble explotación del trabajo de la naturaleza y del trabajo humano, y cuyos efectos más notables son la desigualdad social y la destrucción impía del entorno natural.

También mostramos cómo este fenómeno adquiere una dimensión cruenta y dramática en el caso de México. Esta tercera entrega está dedicada a señalar posibles salidas a esa crisis civilizatoria, a esa situación de emergencia que hoy se conoce como el pantano mexicano.

Contra todo vaticinio, enfocamos la mirada no en doctas teorías, sofisticados planteamientos, cambios jurídicos, tecnológicos o culturales, o acciones desesperadas o violentas. Más que el telescopio utilizamos el microscopio, y más que acudir a las vanguardias nos remitimos a las retaguardias tradicionales. Las claves para superar la crisis de la modernidad se encuentran en los mundos premodernos o tradicionales que, para el caso mexicano, atañe al legado mesoamericano. Ahí vamos a ir encontrando las experiencias más avanzadas, los laboratorios más creativos y exitosos de una modernidad alternativa.

Hoy centramos el ojo en la experiencia de Cherán, la comunidad de la Meseta Purépecha en Michoacán que logró sacudirse de una situación humillante, marginal y trágica, mediante el despertar ciudadano y la organización combativa. La experiencia es por supuesto minúscula por no decir microscópica, pero posee la virtud de haber realizado a esa escala buena parte de lo que requiere el país para salir del infierno en el que se encuentra. La hazaña no es menor. Cherán ha llevado a cabo acciones radicales para una transformación cualitativa, y ha logrado pasar de la resistencia y la protesta a la construcción de un mundo diferente. Sin saberlo, el pueblo cheranense ha puesto en marcha un lema que hoy resulta fundamental: la crisis de civilización sólo se supera realizando transformaciones civilizatorias. Como sucede con cientos o miles de comunidades, pueblos y regiones, los habitantes de Cherán, pueblo indígena de unos 14 mil habitantes, cabecera municipal, y centro indiscutible de esa cultura en la región, vivían dentro de un verdadero infierno. Familias y comercios extorsionados, asaltos por doquier, autoridades corrompidas, la gente amenazada y con los bosques de la comunidad controlados y arrasados por los talamontes en contubernio con los narcotraficantes. Cada día pasaban por el centro del pueblo decenas de camiones llevando de manera ilegal la madera robada. Quien se atrevía a enfrentar la situación se jugaba la vida.

Hartos de tanto hartazgo, previa circulación de volantes en cada casa, a las 5:30 de la madrugada del 11 de abril de 2011, sonaron las campanas de la iglesia, como sucedió tantas veces en la historia de México, llamando a la acción. En los contingentes movilizados predominaban mujeres y jóvenes. El primer acto fue la detención de los camiones con madera y la aprehensión de los delincuentes. A ello siguió el desconocimiento de las autoridades locales, la formación de autodefensas, el control de las entradas y salidas, y la creación de fogatas como puntos de reunión, vigilancia y resistencia. En un momento se llegaron a contar 189 fogatas. El 29 de abril los traficantes respondieron matando a dos comuneros, y desapareciendo unas semanas después a otros cuatro. Durante dos meses la comunidad se mantuvo aislada, pero unida, madurando un proceso inédito de autoorganización, autodefensa y finalmente autogobierno. Hacia diciembre una consulta popular decide la elección sin partidos políticos, los cuales quedan prohibidos. Se eligen autoridades de manera directa: un consejo mayor formado por 12 consejeros (tres por cada uno de los cuatro barrios) invocando su derecho constitucional como pueblo originario. Instaurado el autogobierno, se hace la recuperación gradual de los bosques.

Mediante este conjunto de acciones hoy Cherán ha recuperado paz, seguridad, control social, recursos naturales, gobierno y dignidad étnica, y avanza en un proceso en que la solidaridad de organizaciones sociales, fundaciones nacionales e internacionales y especialmente centros educativos y de investigación científica y tecnológica, ha sido decisiva. En estos tres años se han llevado a cabo unas 40 investigaciones, básicamente tesis sobre temas como manejo forestal, comunicación, cultura, educación, ordenamiento del territorio, salud y otros. Sus logros más evidentes son la Ronda Comunitaria, de unos cien elementos, que incluye la vigilancia de sus bosques, Radio Fogata (101.7 FM), operada por jóvenes de la comunidad, y la restauración de sus bosques. En el Vivero Forestal Comunal se hacen tareas de recolección, germinación y manejo de semillas de pino, encino, madroño, abeto, capulín y otras especies. El vivero produce mediante métodos agro-ecológicos 1.5 millones de plantas al año, utilizando un avanzado sistema robótico de riego, y dando trabajo permanente a 25 personas y a 140 de carácter temporal. En términos políticos Cherán ha sido sede de numerosos eventos, entre los que destacan una reunión de la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, una sesión del Tribunal Permanente de los Pueblos y un congreso de unas 100 comunidades en septiembre del 2014.

Camino por calles, senderos y bosques de Cherán pensando en la multiplicación de esta experiencia por todas las regiones y ciudades del país. Ante el despiadado sistema de corrupción y explotación, que incluye corporaciones, bancos, gobiernos, partidos políticos, Ejército y policía, autoridades judiciales y un largo etcétera, se vuelve urgente reproducir un modelo radical de regeneración ecológica y de restauración social y cultural, dirigido por los ciudadanos convertidos en sujetos autónomos. Crear uno, dos, tres, miles de Cherán es la consigna.

Continuará

*Más información y fotografías en: www.laecologiaespolitica.blogspot.mx

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: