Eduardo Medina Mora, el Operador de Televisa (Segunda Parte)

Publicado el Febrero 21, 2015, Bajo Noticias, Autor LluviadeCafe.

Eduardo-Medina-Mora

homozapping.

Los Favores a la Pantalla

La red de intereses financieros y empresariales de Medina Mora no se limita a este grupo de empresas. Una de sus principales labores de gestoría han sido a favor de Televisa.

En el cabildeo y aprobación de la polémica Ley Televisa, cuyo dictamen se discutirá en febrero en la Cámara de Senadores, Medina Mora ha jugado un papel clave, al igual que antes lo hizo con el famoso “decretazo” del 10 de octubre de 2002 o en otros eventos que han beneficiado los intereses del consorcio, como el otorgamiento de 130 permisos a Televisa para operar centros de apuestas y salas de sorteos de números, seis días antes de que Santiago Creel abandonara Gobernación.

El ex secretario de Seguridad Pública, ex director del CISEN y ex procurador hizo “discretas” llamadas a varios de los académicos e intelectuales firmantes de los desplegados del 12 de diciembre para convencerlos de las bondades de las reformas que le otorgarían al consorcio el control del espectro radioeléctrico por más de cuarenta años, e informarles que la iniciativa “sí pasará”.

Los vínculos de Medina Mora Icaza con Televisa no son extraños para quienes los conocieron durante su paso por el CISEN. A pesar de ser el responsable de la seguridad nacional, Medina Mora veía personalmente los asuntos delicados relacionados con Televisa y TV Azteca desde su llegada a la Secretaría de Gobernación, a pesar de que esta materia le correspondía al entonces subsecretario de Normatividad de Medios, José Luis Durán.

Ajeno públicamente a las negociaciones que durante año y medio se realizaron en Bucareli entre el 2001 y el 2002 para impulsar una reforma integral a la Ley Federal de Radio y Televisión, Medina Mora abogó ante Santiago Creel a favor de las reformas al reglamento de la misma ley y de un nuevo decreto que desaparecía el 12.5 por ciento. Esa iniciativa se conoció como el decretazo.

Mientras coordinaba las acciones contra el terrorismo y para preservar la seguridad fronteriza, el responsable del Secretariado Técnico de la Alianza para la Frontera México-Estados Unidos y de los Grupos de Alto Nivel de Seguridad Fronteriza México-Guatemala y México-Belice, también se dio tiempo para concretar los vínculos entre Santiago Creel, aspirante a la candidatura presidencial, y Televisa.

Ese acercamiento fructificó en varios frentes. Creel le otorgó a otros seis grupos, el más numeroso a Televisa, un paquete de más de 200 permisos para operar centros de apuestas y salas de sorteos de números, aún cuando el reglamento de la Ley de Juegos y Sorteos que amparó esta entrega es objeto de una controversia constitucional con la Cámara de Diputados.

La urgencia de Televisa para aprobar las reformas a la Ley Federal de Radio y Televisión y a la Ley Federal de Telecomunicaciones está ligada también con su interés para comenzar a operar las tele-apuestas, a través de sus próximos canales digitales.

De acuerdo con el especialista Gabriel Sosa Plata, a través del canal 48, asignado a Televisa por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes como el “canal espejo digital”, el consorcio comenzó a ensayar la transmisión de bingos y otro tipo de servicios interactivos desde el 30 de agosto del 2005.

Para esto contrataron los servicios de la empresa sudcoreana Aircode, quien ha desarrollado la tecnología Advanced Common Application Platform (ACAP) que permite a los usuarios recibir los servicios adicionales mediante una computadora personal o a través de un receptor digital.

A través de un comunicado de prensa distribuido el 7 de septiembre de 2005 por el sistema de televisión digital estadounidense ATSC, adoptado por México en julio de 2004, “el proyecto de transmisión digital de Televisa es parte del futuro de la industria… y está recibiendo mucha atención de los involucrados en la industria de la televisión. Televisa ayudará a hacer de la convergencia digital parte de la vida de todo el mundo y a crear continuamente beneficios a través de preparar y proveer varios servicios de información y entretenimiento a los televidentes de México con multimedia asociado a DTV (televisión digital)”.

Televisa no puede arriesgar que su inversión con la empresa sudcoreana Aircode se quede a la deriva si su iniciativa de ley no se aprueba. Por eso, una vez más, ha solicitado los buenos oficios de uno de sus principales contactos en la administración pública: el ex director del centro de inteligencia y seguridad nacional.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: