Reflexión dominical con mis gatos y otros maravillosos mensajeros – Por Rubén Luengas (@RubenGLuengas)

Publicado el Febrero 16, 2015, Bajo Noticias, Video, Autor Pepe Garduño.

Me impresiona la capacidad de los gatos y creo que de los animales en general, para vivir el tiempo presente. Nosotros nos proyectamos constantemente hacia el pasado, con memorias y recuerdos y hacia el futuro haciendo planes, proyectando, imaginando y hasta temiendo situaciones que quizá nunca lleguen a ocurrir. Los animales son muy diferentes, están en el aquí y en el ahora viviendo cada instante de su tiempo presente.

Mentiría si les dijera que le he aprendido a mis gatos esas cualidades; la ansiedad de nuestro tiempo es abrumadora, pero logro más frecuentemente momentos de introspección contemplativa ante lo que me rodea, gracias a lo que mis gatos, Vittorio y Tobías, me transmiten todos los días con su actitud serena, su cautela, su curiosidad característica, pero sobre todo, su enorme capacidad de observación y su inagotable capacidad de asombro.

Le debo a mi esposa mi gran aprecio a estos maravillosos felinos. De niño me provocaban miedo y desconfianza, nadie ama lo que no conoce, pero ella me ayudó a romper mis prejuicios hasta reconocerlos ahora como mis maestros de relajación y meditación.

El domingo 15 de febrero, un hermoso pájaro cantaba de mañana mezclando su sonido con el de la pequeña campana de viento que cuelga en la entrada de mi casa.

Vittorio y Tobías estaban muy pendientes, tomé entonces mi cámara de vídeo y aquí les comparto lo que logré captar, que es poco, pero revelador sobre lo que los gatos pueden enseñarnos, si nos abrimos humildemente a su enseñanza.

Hay una escena que corresponde a una semana anterior, cuando de camino a casa aparecieron miles de loros en la zona, quedándose dos o tres días antes de migrar sin visa ni pasaporte quién sabe hacia dónde.

Estamos aturdidos con tanta indignación acumulada, con tanta corrupción, con tanto cinismo, con tanta violencia, con tanta impunidad, que tal vez a ustedes como a mí les resulte igualmente refrescante y terapéutico abrirle esta diminuta ventana a la creación, o como cada quien guste llamarle.

 

visita: RubenLuengas.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: