Policías comunitarios rescatan a 10 de los secuestrados por un comando en Cocula

Publicado el febrero 9, 2015, Bajo Estados, Noticias, Autor Gloriamlo.

policias comunitarios en Iguala
Policías comunitarios de Nuevo Balsas mantienen vigilancia en el puente que comunica con el poblado de La Fundición y atraviesa el río Balsas en el municipio de Cocula.
Foto: Ezequiel Flores

Ezequiel Flores Contreras
08 de Febrero de 2015

NUEVO BALSAS, Gro. (proceso.com.mx).- Policías comunitarios de los poblados de Nuevo Balsas, La Fundición y Real del Limón liberaron a 10 de las 18 personas secuestradas hace dos días por una gavilla al servicio del grupo delictivo La Familia.

Seis de las víctimas, entre ellas un contratista y una afanadora de la minera Media Luna, fueron abandonados en el cerro por sus captores ante el cerco de los comunitarios que actuaron en coordinación con el Ejército y la Policía Federal.

Mientras que los otros cuatro rehenes escaparon luego de que uno de ellos forcejeó con uno de los delincuentes.

policia comunitaria Iguala Guerrero

La víctima, identificada como Mario Bahena Aguilar -originario de Apipilulco y trabajador de la minera- resultó herido de un disparo en la pierna y al criminal lo mataron a golpes, narraron a Proceso.com los tres hombres que escaparon.

“Mario nos salvó la vida”, expresó uno de los retenidos cuando se encontraba a salvo con un grupo de policías comunitarios, quienes subieron al cerro de La Campana para rescatar al héroe herido.

Las 10 víctimas fueron resguardadas por los comunitarios y uno de los delincuentes que intentó hacerse pasar como secuestrado, fue detenido porque los liberados lo delataron.

Enseguida, los nueve hombres y la mujer que permanecieron privados de su libertad dos días, fueron trasladados a la clínica de salud de esta comunidad donde los atendieron porque presentaban golpes y agotamiento por deshidratación.

Al lesionado se lo llevaron a un hospital de especialidades a bordo de un helicóptero del Ejército que aterrizó en la cancha del pueblo minero.

La liberación de los plagiados se registró en el punto conocido como “El 80”, en las inmediaciones del cerro de La Campana ubicado en el poblado de La Fundición, donde se encuentran las viejas vías de ferrocarril que datan de la época porfirista y que quedaron inconclusas en la ribera del río Balsas.

Acompañados de elementos del Ejército, los pobladores se desplegaron en la ribera del río y en los cerros para localizar al resto de las víctimas de las que no existe un número determinado porque fueron privados de su libertad en distintos puntos de la zona minera y separados en varios grupos, indicaron los rehenes al ser consultados por Proceso.com.

Por ello, en la zona predomina una tensa calma mientras los habitantes permanecen alertas y los comunitarios siguen desplegados en los cerros y la ribera del río donde coordinan esfuerzo con soldados y policías federales para ubicar al resto del grupo delictivo y tratar de liberar al resto de las víctimas.

De acuerdo con la versión de las víctimas, los plagiarios que portan uniformes tipo militar y son dirigidos por un delincuente identificado como Uriel Wences La Burra, siguen en el cerro y mantienen retenidas a más personas.

El secuestro masivo ocurrió la tarde del viernes pasado en esta zona minera del municipio de Cocula donde a pesar de la denuncia pública de los habitantes y los policías comunitarios, el gobierno federal y los directivos de la minera Media Luna intentaron negar y minimizar el hecho.

No obstante, las 10 personas liberadas esta tarde y su perfil, indica que las víctimas son trabajadores de la minera, pescadores ‎y miembros de la policía comunitaria.

El Ejército recopiló la lista de los nombres de las víctimas rescatadas por la policía comunitaria, y al menos cinco dijeron ser trabajadores de la minera Media Luna.

Melitón Flores Silvano, de 37 años, originario de la Fundición, municipio de Cocula y de ocupación minero.

Arlette Evelyn Inés Ríos, de 28 años, originaria del poblado Nuevo balsas y empleada del área de limpieza de la minera Media Luna.

Juan Luis Ramírez Cázares, de 35 años, originario de Los Mochis, Sinaloa de ocupación empleado de la empresa Nyrstar, contratista de la misma minera.

‎Mario Bahena Aguilar, de Apipilulco y Héctor Daniel Peña Sánchez, ambos trabajadores de la minera Media Luna.

‎Los hermanos Abisai y David Flores Cervantes, originarios de La Fundición y de ocupación pescadores.

Francisco Javier Román Bahena, de 15 y originario de Iguala, así como Manuel Cázares Ocampo, de 41, y Luis Manuel García Ocampo, de 42, este último originario del poblado de Atlixtac.

El secuestro masivo ocurrió la tarde del viernes pasado en esta zona minera del municipio de Cocula.

Policías comunitarios informaron que al menos 18 personas habrían sido privadas ilegalmente de su libertad por un comando que instaló un retén de las 17:00 a las 18:00 horas en el crucero que conduce al poblado de Olea, sobre el tramo carretero Nuevo Balsas-Cocula.

Precisaron que 12 de las víctimas son trabajadores de contratistas de la minera Media Luna; cuatro del poblado La Fundición y dos más de Nuevo Balsas.

Los pobladores responsabilizaron de esta acción criminal a Uriel Wences Delgado La Burra, un operador del grupo delictivo La Familia, que fue expulsado por la guardia comunitaria desde diciembre de 2013 cuando los habitantes de este lugar decidieron tomar las armas para enfrentar directamente la delincuencia.‎

Fuente: proceso.com.mx
Post: Gloriamlo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: