Renuncia Alejandro Encinas al PRD; no se va a Morena

Publicado el Enero 22, 2015, Bajo Política, Autor MonaLisa.

Encinas-440x279

Encinas presenta su renuncia al PRD. Foto: Benjamin Flores

Con el cobijo de Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, dos de los fundadores del PRD que, en su momento, renunciaron por diferencias con la dirigencia nacional, el senador Alejandro Encinas confirmó su salida del partido, decisión que fue recibida con aplausos por sus simpatizantes.

Rosalía Vergara – México, D.F. (apro).- 22 de enero de 2015

“He decidido separarme de las filas del PRD. Renunciar de manera irrevocable a mi militancia en el partido en el que he participado desde su fundación. Se trata de una decisión estrictamente personal que he discutido con muchas compañeras y compañeros de todo el país, con los que he compartido a lo largo de años distintas experiencias políticas, y que hoy se encuentran en el desencanto, indignados e incluso avergonzados de la descomposición que vive el PRD”, señaló durante su segundo informe de labores como senador de la República.

Se trata del mismo argumento que contiene la carta de renuncia enviada este jueves 22 al Consejo Nacional del PRD y que formalmente hizo llegar a las oficinas de la sede nacional del partido.

En el Museo Estación Indianilla y acompañado de la también fundadora del PRD Ifigenia Martínez, el exjefe de gobierno Marcelo Ebrard y el senador Armando Ríos Pitter, entre otros perredistas, Encinas criticó asimismo la carta que le envió el miércoles el presidente nacional del PRD, Carlos Navarrete, quien no estuvo presente en el acto porque está de gira por Jalisco.

Encinas agradeció “la deferencia” de Navarrete por la misiva. Pidió que ojalá lo haga también con los miles de perredistas que han abandonado las filas del partido.

“La retórica y el lenguaje utilizado por esta nueva izquierda. Por esta izquierda moderna en la lectura discursiva me trajo a la memoria los argumentos esgrimidos por la izquierda estalinista de los años cincuenta del siglo pasado, la que sostenía que la depuración del partido lo fortalecía, que la división los hacía más fuertes.

“Es el mismo lenguaje del estalinismo que se enquistó durante décadas en el aparato del Partido Comunista Mexicano y que fue el mismo que expulsó a José Revueltas de sus filas acusándolo de enemigo del proletariado. Como siempre, la historia y la sociedad han puesto a cada quien en su lugar. Esto también volverá a suceder”, reflexionó.

Luego sostuvo que la izquierda está fragmentada, sumida en un desdibujamiento ideológico que la subordina al poder.

Consideró que desde el salinismo, que derivó en el asesinato de más de 600 perredistas, el partido enfrentó la adversidad y obtuvo triunfos electorales hasta descalabros, como el desafuero del jefe de Gobierno capitalino en 2006. Omitió mencionar por su nombre a Andrés Manuel López Obrador, ahora dirigente de Morena.

Sin embargo, Encinas recordó la imposición de la dirigencia nacional en 2008 mediante el Tribunal Electoral, “marcando un punto de inflexión en la vida política del partido”.

También rememoró las alianzas con la derecha panista e incluso con el PRI, acciones que “alentaron al pragmatismo político y el divorcio de las causas populares”.

La firma del Pacto por México en 2012, acusó, “profundizó su división, diluyó su perfil opositor y erosionó su autonomía política, extraviándose en un laberinto de enredos y negociaciones a espaldas de la sociedad”.

Encinas previó la desintegración del PRD, pese a que en 2012 el Movimiento Progresista mantuvo la unidad y
alcanzó 16 millones de votos.

El senador consideró que el capital político edificado en 25 años en el PRD ha sido dilapidado; se han impuesto prácticas de corrupción, clientelismo, fraude electoral, la compra de votos en sus procesos internos, la impunidad en la violación de sus propias normas, la malversación de los recursos públicos, el “moche” legislativo o el condicionar el empleo en los gobiernos que preside el partido al pago de un “diezmo” del trabajo de los trabajadores.
“Incluso –fustigó— se ha llegado al extremo de vender candidaturas y postular a delincuentes como sus candidatos”.

Encinas también rechazó que se vaya a militar a otro partido, principalmente Movimiento Regeneración Nacional (Morena) como se había especulado e incluso había sido invitado, aunque seguirá actuando como senador del exMovimiento Progresista, la coalición electoral que lo llevó a la curul en 2012.

“Y cumpliré con el compromiso que adquirí con la plataforma electoral y legislativa por la que votaron millones de mexicanos, en particular los cerca de 2 millones 300 mil mexiquenses que me brindaron su voto, cantidad que no sé si los cuatro principales dirigentes de la corriente dominante –Nueva Izquierda— sumen en votos en su vida”, acotó, lo que suscitó risas y aplausos.

“Me voy sin rencor, asumiendo las responsabilidades políticas que me corresponden en este cuarto de siglo. En el PRD dejo compañeras y compañeros, amigas y amigos entrañables, quienes están convencidos que se puede rescatar al PRD de su marasmo. De la misma manera quiero expresar mi aprecio y reconocimiento a la base militante perredista, la que trae la camiseta del cambio y la democracia bien puesta. Con ellos seguiré coincidiendo y seguramente nos
encontraremos en el camino”, apuntó.

Al inicio de su informe, se disculpó por realizar este acto en el Distrito Federal, cuando su distrito queda en Texcoco, Estado de México. No obstante, prometió que el jueves de la semana entrante presentará otro informe en la Casa del Constituyente para hablar de los problemas de la entidad.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: