Comunicado sobre la infamia de Iguala #Ayotzi del @tadecoac y Comité Familiares Desaparecidos

Publicado el enero 22, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

Comité Desaparecido Gro

tadeco

Si el gobierno quiere que se levante el plantón en Chilpancingo y se dejen de hacer manifestaciones, solo tiene que presentar a los 43 estudiantes, hacer justicia, castigar a los responsables y decir la verdad.

El pasado 8 de octubre del 2014, a los 12 días de la infamia de Iguala, los maestros democráticos organizados en la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación Guerrero, decidieron, junto con otras organizaciones sociales, instalarse en plantón indefinido en la Plaza Cívica de Chilpancingo hasta la presentación con vida de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa detenidos desaparecidos por el Estado Mexicano, así como en demanda de justicia para los más de 25 heridos y 3 asesinados de la misma Normal.

Hoy, a tres meses y medio, el Gobierno mexicano sigue escondiendo la verdad de esos deleznables hechos, protege a los responsables y trata de tender un manto de opacidad e impunidad apelando al desgaste, el miedo, la criminalización, la resignación y la negociación con los padres y madres de familia, ignorando la solidaridad y exigencia de verdad y justicia de millones de mexicanos y de millones también de ciudadanos de todos los países del mundo.

Pero el plantón en la Plaza Cívica de Chilpancingo se mantiene digna y combativamente. Miles de maestros de todas las regiones de la entidad se encuentran acampando en toda la plancha y sus alrededores, destacándose los maestros indígenas de la Montaña.

El plantón es una forma más de lucha a la cual recurren regularmente la CETEG y distintas organizaciones sociales en la entidad y el país. Con ello se ejercen los derechos de reunión, expresión, manifestación y petición entre otros y es una forma de exigir al Estado de atienda las demandas populares. Si el Estado respetara y protegiera los derechos humanos y gobernara a favor del pueblo trabajador y no de los ricos, los plantones de éste tipo no tendrían razón de ser.

Pero cabe recordar que éste plantón que mantienen los maestros democráticos y organizaciones sociales como el Frente de Defensa Popular, la Coordinadora Universitaria, la Coordinadora Estatal de Transportistas independientes del Estado de Guerrero, entre otros y nosotros que participamos con nuestro módulo del Rincón del Tadeco aportando música, información e ideas, no es un plantón como otros muchos que se han realizado por demandas gremiales, económicas, sociales o políticas, es una manifestación que reclama verdad y justicia para los estudiantes desaparecidos, muertos y heridos de Ayotzinapa, es una exigencia de respeto a la vida, a la libertad, a la verdad y a la justicia y eso le da un carácter humano muy profundo con el que toda la ciudadanía debería comprometerse y unirse a una sola voz, más aún cuando es resultado de la inseguridad y violencia social, que como ha quedado al descubierto, se genera desde las altas esferas del poder y es orquestado y protegido por el mismo Estado.

El plantón de la plaza cívica de Chilpancingo, así como las marchas, mítines, protestas e incluso las acciones directas que a muchos espantan e incomodan, tienen el objetivo de arrancarle al Estado la verdad y que regrese con vida a los desaparecidos y castigue a los responsables de éste delito de lesa humanidad, así como hacer justicia a los heridos y asesinados, pero además tiene el propósito de erradicar éstas prácticas de nuestra sociedad y que nadie sea violentado en sus derechos a la vida, la libertad y la justicia.

Por eso resulta indignante que además de que el Estado mexicano, representado por los malos gobiernos de Peña Nieto y Ortega Martínez, en lugar de cumplir con los padres y madres de familia, los estudiantes de Ayotzinapa y el pueblo que demandan verdad y justicia, mantenga una permanente amenaza de represión hacia las manifestaciones, protestas y en especial al plantón, como ha sucedido en los últimos días.

Su acción terrorista de llamar a confrontar a los “vándalos”, correr los rumores y amenazas de desalojo es una forma de tortura sicológica que atenta contra la integridad mental de los cientos de maestras, jóvenes, niños, maestros, campesinos y estudiantes que nos mantenemos ahí ejerciendo nuestros derechos e incluso de la misma ciudadanía y de decidirse por el desalojo y la represión, estará atentando contra los derechos no solo de quienes nos encontramos ahí, sino de todo el pueblo mexicano que tiene su confianza y esperanza de que con la lucha de los padres y madres de familia de Ayotzinapa y de las organizaciones solidarias, se haga justicia, se conozca la verdad, regresen nuestros hermanos estudiantes con vida y se amplié a todos los casos de desaparición forzada y asesinatos extrajudiciales del tiempo de la guerra sucia y de la actual mal llamada guerra contra el narco. Si el gobierno quiere que se levante el plantón y se dejen de hacer manifestaciones, solo tiene que presentar a los 43 estudiantes, hacer justicia, castigar a los responsables y decir la verdad.

Mientras tanto para seguir ejerciendo nuestros derechos y por la presentación con vida de nuestros 43 compañeros estudiantes, los invitamos a participar el día de hoy en la marcha que saldrá a las 10 de la mañana del plantón de la CETEG y organizaciones solidarias.

Nadie debe olvidar, menos Peña Nieto y Ortega Martínez, que protestar es un derecho, reprimir es un delito.
Una chispa puede encender toda la pradera.

Chilpancingo, Gro. a 20 de enero del 2015

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: