Aspirinas para la miseria. Otra vez: apoyos y voto. SHCP: cosecha y siembra.

Publicado el Enero 20, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor Ocelotl.

pobreza

La Jornada / México SA / Carlos Fernández-Vega

Lo que aparenta ser una buena noticia de alto contenido social se torna, tras ser desmenuzada, en mero acto asistencialista que, sin duda alguna, terminará por cobrarse en votos a la población presuntamente beneficiada.

Resulta que la Secretaría de Hacienda informó ayer que destinará mil 500 millones de pesos para municipios con alta y muy alta marginación en los estados de Chiapas, Guerrero y Oaxaca, como parte del Plan para el desarrollo del sur del país anunciado por el presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto (sic).

El comité técnico del Fondo de Apoyo en Infraestructura y Productividad (Faip) aprobó los recursos para el citado fin y en breve publicará la convocatoria en la que se establecerán los términos y requisitos para que aquellos municipios de alta y muy alta marginación de dichos estados puedan acceder a los apoyos.

El universo a beneficiar se localiza en los 508 municipios de mayor marginación en esas tres entidades de la República, cuyas autoridades tendrán como plazo de entrega de las solicitudes de apoyo el 15 de marzo del presente año. Todos los trámites y gestiones se deberán realizar de manera directa en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y exclusivamente por servidores públicos autorizados para tal efecto de manera oficial por los ayuntamientos, sin la intermediación de terceros. Los recursos del Faip son de carácter federal, por lo que los municipios deberán reportar de forma transparente el uso y destino de los mismos. Asimismo, su fiscalización estará a cargo de la Auditoría Superior de la Federación, Secretaría de la Función Pública, Órgano Técnico de Fiscalización de la Legislatura local o equivalente y la Contraloría del ejecutivo estatal, de conformidad con la normatividad aplicable.

Y para rematar la SHCP celebra que acciones como estas refrendan el compromiso de la presente administración de fomentar el empleo, el desarrollo y la prosperidad, así como reducir la pobreza, la marginación y la desigualdad en el sur del país. Hasta allí el comunicado oficial, en el que se presume cómo se ayudará a los municipios más jodidos entre los jodidos de esos tres estados, porque la geografía de la miseria se extiende por toda la República.

Chipas, Guerrero y Oaxaca son las entidades con mayores índices de marginación en el país, y en conjunto agrupan 767 municipios (sólo el tercero de los estados citados registra 570), de tal suerte que si con esos mil 500 millones de pesos se apoyará económicamente a todos ellos, en promedio cada uno de ellos recibiría un millón 955 mil 671.45 pesos, monto que no alcanza para mayor cosa.

Sin embargo, en la mira gubernamental sólo están las dos terceras partes del total de los municipios en dichas entidades de la República, con lo que el monto de apoyo se incrementa, en cada uno de ellos, a 2 millones 952 mil 755.9 pesos, los cuales, dichos sea de paso, tampoco alcanzan para mayor cosa.

Algunos supondrán que es una buena cantidad pero, por ejemplo, en Metlatónoc, municipio guerrerense, 94.7 por ciento de la población se encuentra en situación de pobreza, de tal suerte que si se prorratean esos 2 millones 952 mil 755.9 pesos, a cada habitante le tocaría 204 pesos con 31 centavos (algo así como 55 centavos diarios a lo largo de un año), siempre y cuando la autoridad municipal se ponga las pilas, solicite el recurso, cumpla con el abundante papeleo y permita que le revisen hasta los calzones una vez entregado el apoyo.

De hecho, la información del Coneval (con datos a 2010, lo que sugiere que entre ese año y el actual la situación ha empeorado, si ello es posible) detalla que en dicho municipio sólo uno de cada mil habitantes es considerado no pobre ni vulnerable, lo que quiere decir que en total hay 15 de estos últimos por casi 15 mil vulnerables y pobres.

Ese mismo ejercicio se puede hacer con el también guerrerense municipio de Acapulco, el cual ni lejanamente es considerado como de alta y muy alta marginación, por mucho que en esa localidad sólo 14 de cada cien habitantes sea catalogado como no pobre ni vulnerable. Allí, oficialmente y con datos al cierre de 2010, el 52 por ciento de la población se encuentra en situación de pobreza. Con todo, no es candidato a recibir el apoyo mencionado.

De allí a Oaxaca con sus 570 municipios. Fuera de la capital estatal (donde se reconoce que es pobre el 40 por ciento de la población) y otros muy pocos ayuntamientos, en todos los municipios del estado el índice de pobreza va de 70 por ciento para arriba. En este sentido se cuenta a Santos Reyes Yacuná, en donde 96 de la población es pobre y ninguno es considerado no pobre ni vulnerable. San Vicente Coatlán, con 95 por ciento de la población, Santo Domingo Ozolotepec y Totontepec Villa de Morelos con 93 por ciento cada uno, Tetaltepec de Valdés 91 por ciento, Yogana 90 por ciento y así por el estilo.

Imposible suponer que la gobernadora de Chiapas, junto con su hijo y la novia de éste, dejen pasar la oportunidad de consumir la citada cantidad, pues tienen muchas fiestas en su agenda. Por ello municipios como Santiago del Pinar, Larrainzar y San Andrés Duraznal, cada uno de ellos con 97 por ciento de su población en pobreza, difícilmente verán algo de los recursos anunciados. Tampoco en Chilón (96 por ciento de la población es pobre), Totolapa, Pantepec y Amatán (95 por ciento en cada uno), Las Margaritas, Bejucal de Ocampoy La Independencia (93 por ciento en cada caso), Ocosingo (91 por ciento) ni, para resumir, en todos los demás. De hecho, en el municipio Tuxtla Gutiérrez, donde se asienta la capital estatal, el índice oficial de pobreza es de 43 por ciento y ya se considera del primer mundo.

El anterior es un rápido paseo por la geografía mexicana de la miseria, lo que lleva a concluir que si en el gobierno federal creen que esos mil 500 millones de pesos alcanzan para algo (suponiendo que el dinero llegue a las manos originalmente previstas) y que con acciones como estas se fomenta el empleo, el desarrollo y la prosperidad, y se reduce la pobreza, la marginación y la desigualdad en el sur del país, pues simple y llanamente están en el éter.

Las rebanadas del pastel

Eso sí, lo más probable es que sus planes electoreros sean exitosos y mediante la dádiva referida logren amarrar el voto de los supuestos beneficiados para que todo siga igual, que esa es una de las trágicas historias de esta República ofendida… Y el dolarito a 14.95 bilimbiques.

cfvmexico_sa@hotmail.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: