Vecinos acusan ante PGJDF a Delegado de Cuauhtémoc por obra en Centro Histórico

Publicado el enero 18, 2015, Bajo Noticias, Autor LluviadeCafe.

RodriguezPuebla35_1

Ciudad de México, 18 de enero (SinEmbargo).– Ante la omisión de la Delegación Cuauhtémoc frente a las irregularidades en la construcción de un edificio en la calle de Rodríguez Puebla 35, en el Centro Histórico, vecinos de la zona presentaron una denuncia ante la Fiscalía para la Investigación de los Delitos Cometidos por Servidores Públicos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

La denuncia, que quedó asentada con el folio FSP/B/T1/104/15-01, es contra el Delegado de dicha demarcación, Alejandro Fernández Ramírez (quien hoy dejará el cargo para contender en la elección del próximo 7 de junio), y cuatro funcionarios delegaciones: Eduardo Lima Gómez, director general Jurídico y de Gobierno; Carla Anylú Gallardo Soria, subdirectora de Calificaciones e Infracciones; Salvador Santiago Salazar, director de Gobierno; y Héctor Francisco Flores Marín, subdirector de Verificación y Reglamentos.

Pablo Gutiérrez Monterde, residente de la calle contigua a donde se construye el inmueble de cinco niveles de altura y quien presentó la denuncia el pasado 13 de enero, refirió a SinEmbargo que desde 2013, cuando se percató de la obra comenzó a solicitar información sobre ésta a distintas instancias de gobierno, mediante misivas y peticiones de información pública.

Así descubrió que la construcción no contaba con la respectiva autorización, pues en la Dirección General de Obras y Desarrollo Urbano de la delegación Cuauhtémoc no había antecedente alguno de una obra en desarrollo en el inmueble de Rodríguez Puebla 35.

Por encontrarse en una zona de conservación patrimonial, Gutiérrez Monterde solicitó la intervención del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), pero éste le respondió que ni el inmueble tenía valor patrimonial ni afectaba a otras edificaciones con valor patrimonial. Sin embargo, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) reconoce el área donde se encuentra el inmueble como de conservación patrimonial, lo que condiciona la construcción de obra.

Gutiérrez Monterde, quien afirma que ha vivido desde siempre en el Centro Histórico y desde hace mucho tiempo en el inmueble que ocupa actualmente, presentó una denuncia ante la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT).

La instancia señaló el 30 de septiembre de 2014 que existían incumplimientos en materia de construcciones en la obra de Rodríguez Puebla 35, al no haberse tramitado las autorizaciones correspondientes, violar la restricción que no permite construcciones para uso de suelo comercial en esa zona y no obtener un dictamen previo ni respetar las limitaciones normativas por tratarse de una zona patrimonial.

La resolución de la PAOT fue notificada tanto al Instituto de Verificación Administrativa del Distrito Federal (Invea) como a la delegación Cuauhtémoc, que se sumaron a las peticiones que previamente ya había hecho Gutiérrez Monterde de revisar las posibles irregularidades en la obra y que no habían sido atendidas.

Actualmente, la obra se encuentra clausurada por el Instituto de Verificación Administrativa del Distrito Federal (Invea) y por la delegación.

Pero, de acuerdo con Gutiérrez Monterde, hay personas que siguen ingresando al inmueble a trabajar. Los sellos de clausura fueron colocados de tal manera que sería posible abrir la puerta de la cortina metálica sin romperlos.

OBRA IRREGULAR

El predio de Rodríguez Puebla 35 fue expropiado para vivienda tras el terremoto de 1985, narró Gutiérrez Monterde. “La agrupación que tenía en poder [el predio] se lo vende a particulares y ellos empiezan a hacer la construcción”, dijo.

El 6 de marzo de 2014, Gutiérrez Monterde presentó una denuncia ante la PAOT, en la que señaló que desde hacía un año había comenzado en dicho predio la construcción de una plaza comercial, lo cual contravenía el uso de suelo de la zona, que es habitacional. Además, decía en su denuncia, la obra no contaba con los permisos correspondientes, incluido el del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) por estar en una Zona de Conservación Patrimonial.

Previamente, Gutiérrez Monterde había solicitado a la Delegación Cuauhtémoc información sobre las obras en Rodríguez Puebla 35 y otros predios, también ubicados en el Centro Histórico y donde, asegura, se están construyendo plazas comerciales de forma ilegal.

El 21 de noviembre de 2013, el Director General de Obras y Desarrollo Urbano de la delegación le informó que de 2006 -fecha base de sus registros- a ese día no existía registro alguno de una manifestación de construcción para ese sitio.

En el oficio DGODU/005078/2013, el funcionario delegacional informó al vecino que había solicitado una visita de verificación al predio a la Dirección General Jurídica y de Gobierno.

Pero ésta no se realizó, como constató la investigación realizada por la PAOT, registrada con el folio PAOT-2014-540-SOT-269 y de la cual SinEmbargo tiene copia.

La investigación, hecha a partir de una denuncia de Gutiérrez Monterde del 6 de marzo de 2014, refiere que el 10 de marzo siguiente personal de la Procuraduría realizó una inspección en la obra y encontró que se estaba construyendo un inmueble, con cinco niveles de altura, que para ese momento estaba en la etapa de acabados.

Visto por fuera, el edificio no parece una plaza comercial o una bodega. Su fachada color naranja y sus ventanales rematados con barrotes y molduras en la parte inferior lo hacen parecer más un inmueble habitacional.

Aunque la autoridad no constató actividades comerciales, refirió que una persona que se identificó como trabajador del lugar dijo que el inmueble sería destinado como centro comercial, con aproximadamente 15 locales y bodegas.

El Sistema de Información Geográfica de la Seduvi refiere que el predio de Rodríguez Puebla 35, cuya superficie es de 786 metros cuadrados, cuenta con una zonificación H*/25, que significa habitacional con un área mínima libre de 25 por ciento.

Asimismo, el Sistema indica que está en una Zona de Conservación Patrimonial, por lo que el nivel de altura permitido tiene que ser dictaminado por la Dirección de Gestión del Patrimonio Cultural Urbano de la Seduvi.

La zonificación habitacional prohíbe el uso de suelo para plaza comercial o bodega, que sería el destino previsto para la obra.

Lo anterior no sólo consta en el Sistema de Información Geográfica de la Seduvi, disponible en internet para su consulta, sino que fue confirmado a a la PAOT por la dirección general de Administración Urbana de la Seduvi.

Por su parte, la Dirección General de Obras y Desarrollo Urbano de la delegación Cuauhtémoc, le contestó a la PAOT lo mismo que ya le había contestado a Gutiérrez Monterde: que no existía antecedente alguno sobre una manifestación de construcción de la obra en cuestión.

OBRA EN ZONA PATRIMONIAL

El predio de Rodríguez Puebla 35 está en un Área de Conservación Patrimonial, según informó la Dirección General de Administración Urbana de la Seduvi a la PAOT, por lo que cualquier intervención requiere el dictamen técnico o aviso de intervención de la Dirección del Patrimonio Cultural Urbano de la Seduvi.

Esa Dirección respondió a la PAOT que no contaba con un dictamen técnico que autorizara los trabajos de construcción en Rodríguez Puebla 35.

No sólo eso: también le informó que el inmueble colindante con la obra, con dirección en Leona Vicario 68, está considerado de valor histórico por el INAH y por la Seduvi.

Aunque la obra no cuenta con manifestación de construcción, expedida por la delegación, sí tiene Certificado Único de Zonificación de Uso de Suelo, una especie de constancia en la que se señalan las disposiciones normativas para un predio determinado y los usos de suelo permitidos.

Estos instrumentos, expedidos por la Seduvi, son un requisito para tramitar una manifestación de construcción, mas no las sustituyen.

En el caso del predio de Rodríguez Puebla 35, la Seduvi expidió el certificado 25811-151LEGR13 el 4 de septiembre de 2013. En éste, señala que el desarrollo de obra deberá apegarse a los Criterios para Determinar las Alturas en Zona Histórica, conforme con el Programa Parcial de Desarrollo Urbano Centro Histórico, del Programa Delegacional de Desarrollo Urbano de la Delegación Cuauhtémoc.

Esta normativa establece que cuando el predio a desarrollar colinde con un inmueble con valor patrimonial, deberá tener la altura del inmueble con valor patrimonial que sea más alto.

Dado que el inmueble de Leona Vicario 68 colinda con el predio de Rodríguez Puebla 35, la PAOT señaló que ese debió ser el referente para definir la altura máxima permitida.

La estimación de la PAOT para el inmueble de Leona Vicario fue de 5 metros de altura, de modo que la construcción de Rodríguez Puebla 35 no tendría que haber rebasado esa medida.

Pero mientras el expediente de la PAOT refiere que para la Seduvi el inmueble de Leona Vicario 68 está considerado de valor histórico, el INAH no lo valora así.

El 29 de julio de 2014, en respuesta a una carta enviada por Gutiérrez Monterde (en la que solicitaba la intervención del INAH ante la irregular construcción), el Coordinador Nacional de Monumentos Históricos del Instituto, Arturo Balandrano Campos, afirmó sobre el inmueble de Leona Vicario 68 lo siguiente: “… No obstante que fue catalogado como monumento histórico, el mismo fue reconstruido después de los sismos de 1985 y carece actualmente de valor patrimonial”.

Sobre que la obra de Rodríguez Puebla 35 se ubica dentro de un polígono considerado Zona de Conservación Patrimonial, y que por tanto le aplica una normativa especial para construcciones, el INAH no hace comentario alguno en el escrito con folio 401.F(22)106.2014/2970, cuya copia tiene este medio.

Sin embargo, el INAH reconoce que en noviembre de 2013 realizó en el inmueble de Rodríguez Puebla 35 una verificación administrativa en la que detectó que la obra no contaba con la autorización correspondiente por parte del Instituto. Como medida provisional, ordenó su suspensión provisional.

Pero la suspensión fue desacatada, de acuerdo con el oficio del INAH.

En enero de 2014, los dueños del inmueble presentaron una solicitud para regularizar la obra. En su escrito, el Coordinador Nacional de Monumentos Históricos asegura que “se determinó no autorizar la regularización de la obra en virtud de que la altura del inmueble no es adecuada para el contexto inmediato”. Según el funcionario, se solicitó reducir dos niveles del edificio, “situación que fue atendida por los interesados”.

Pero aún si hubiera cumplido con lo dispuesto por el INAH, la obra de Rodríguez Puebla 35 mantiene una altura de más del doble que el de los edificios colindantes. Por lo dispuesto en el certificado de zonificación y en el uso de suelo permitido en la zona, la construcción seguiría incumpliendo la normatividad aplicable.

Además, el propio INAH confirma que al momento de realizarse la construcción, los dueños del inmueble no contaban con la venia de la Dirección de Patrimonio Cultural Urbano de la Seduvi, pues en el escrito a Gutiérrez Monterde, fechado el 29 de julio de 2014, se lee lo siguiente:

“Actualmente se ha solicitado a los interesados la obtención del dictamen de la Dirección de Patrimonio Cultural Urbano de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del Distrito Federal”.

El 4 de diciembre de 2014, el titular del área de quejas del Órgano Interno de Control del INAH, Miguel Ricardo Aguirre Barroso, respondió a un escrito enviado desde enero de ese año por Gutiérrez Monterde, referente a la situación del inmueble de Rodríguez Puebla 35 y otros.

Para contestar la misiva, Aguirre Barroso revisó la información proporcionada por el Coordinador Nacional de Monumentos Históricos, así como las inspecciones hechas por el área a su cargo, y los expedientes que al respecto tenían la PAOT, el INVEA y el Instituto para la Seguridad de las Construcciones en el Distrito Federal.

En la contestación, cuyo oficio está foliado con el número 11/010/DRQ/1485/2014, Aguirre Barroso señala que en el análisis de la información encontró “ciertas inconsistencias de carácter administrativo en cuánto al proceder de los servidores públicos de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH”, por lo cual se presentó una denuncia interna.

No se proporciona mayor información sobre el carácter de la denuncia.

OMISIONES DE LA DELEGACIÓN

Cuando el 21 de noviembre de 2013 el Director General de Obras y Desarrollo Urbano de la Delegación Cuauhtémoc le respondió a Gutiérrez Monterde que la obra de Rodríguez Puebla 35 no contaba con permiso de construcción, también le informó que una semana antes, el día 14, había solicitado a la Dirección Jurídica y de Gobierno que hiciera una visita de verificación en el inmueble.

Dicha petición se hizo con carácter de urgente, pero la Dirección Jurídica y de Gobierno, a cargo de Eduardo Lima Gómez, no la atendió.

Cuatro meses antes, el 24 de julio de 2013, Obras y Desarrollo Urbano había hecho una primera solicitud para que se realizara una verificación en ese inmueble. Esa petición también tuvo carácter de urgente, pero tampoco fue atendida.

El 10 de febrero de 2014, siete meses después de haberse hecho la primera solicitud de verificación, Lima Gómez informó a la Dirección de Obras que el predio de Rodíguez Puebla 35 era “sujeto de verificación”, pero sin precisar una fecha de ejecución de dicha inspección, de acuerdo con el expediente de la PAOT.

Finalmente, el 27 de mayo de 2014, la Dirección Jurídica y de Gobierno atendió la solicitud. Para entonces, señaló la PAOT, la edificación de cinco niveles de altura con uso para plaza comercial y bodega, ya había sido edificada.

Para entonces, también Gutiérrez Monterde había solicitado la intervención del Jefe de Gobierno y de la Seduvi, peticiones que se remitieron a la Delegación Cuauhtémoc, como señaló el director jurídico de la delegación, Edgar Doroteo García, en la respuesta que dio al vecino el 14 de noviembre de 2014.

En ésta, cuya copia tiene SinEmbargo, el funcionario afirma que se habían realizado visitas de verificación, y que para ese momento éstas continuaban en proceso ante la Subdirección de Calificación de Infracciones de la delegación.

El 27 de mayo de 2014, el mismo día en que finalmente la Dirección Jurídica y de Gobierno atendió la petición para hacer una verificación, Gutiérrez Monterde presentó una denuncia ante el Órgano Interno de Control de la delegación Cuauhtémoc. En el documento, cuya copia tiene este diario digital, el vecino apuntó que para entonces la referida Dirección no se había pronunciado, ni resuelto y ni siquiera informado sobre las irregularidades en la construcción de Rodríguez Puebla 35.

VECINOS AFECTADOS

En su respuesta por escrito a Gutiérrez Monterde, y tras asegurar que con la obra de Rodríguez Puebla 35 “no se ha causado ninguna afectación al patrimonio cultural histórico edificado”, el Coordinador Nacional de Monumentos Históricos del INAH, Balandrano Campos, se permite una opinión y contesta que dado que el inmueble se localiza en un área del Centro Histórico “pauperizada y absorbida por el comercio informal […] consideramos que la obra en comento mejora el contexto donde se encuentra inmersa”.

Vecinos como Mario Castillo Alarcón, cuyo departamento se encuentra justo a espaldas de ese inmueble, en el condominio ubicado en Leona Vicario 68, ven las cosas de forma distinta.

Él y otros residentes de ese lugar se quejan de que la obra de Rodríguez Puebla 35 ha provocado que el predio donde ellos viven se incline, como si el otro lo “jalara”.

Además, dicen, en la separación que quedó entre un edificio y otro, los trabajadores que construyeron la supuesta plaza comercial colocaron unas láminas cuya pendiente se inclina hacia el predio del condominio. Eso provoca que cuando llueve, el agua no caiga a espaldas del otro edificio, sino que les caiga a ellos en el patio común que tienen. Por la inclinación que tiene el predio, el agua suele quedarse estancada.

Otro problema que aducen a la nueva obra son fisuras en la barda perimetral del condominio.

Y además de todo, el impacto visual que les causa la edificación, cuya altura parece más imponente vista desde la calle contigua.

Durante su indagatoria, Gutiérrez Monterde acudió al Instituto para la Seguridad de las Construcciones en el Distrito Federal, instancia que realizó un peritaje estructural en dos inmuebles colindantes con la obra de Rodríguez Puebla 35: Leona Vicario 64 y 68.

El Instituto detectó que la separación con ellos era insuficiente de acuerdo con las especificaciones del Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal. Asimismo, que en el inmueble de Leona Vicario 64 hubo fisuras producto de la nueva construcción.

Renato Berrón Ruiz, director general del Instituto, recomendó a la delegación verificar que la obra cuente con el proyecto arquitectónico, proyecto estructural, memoria de cálculo estructural, estudio de mecánica de suelos y bitácora de obra, para verificar que cumpla con el Reglamento.

Su recomendación fue dirigida al Delegado de Cuauhtémoc, Alejandro Fernández Ramírez, el 30 de mayo de 2014. Apenas tres días antes, la delegación había atendido una petición tras siete meses de dilación.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: