Ejido Bachajón hace frente al despojo y a la destrucción del medio ambiente.

Publicado el enero 7, 2015, Bajo Nacional, Noticias, Autor Ocelotl.

Bachajón
Fotografía: Heriberto Paredes

www.subversiones.org
Texto: Martha Pskowski

El pasado 21 de diciembre mientras en Xochicuautla, Estado de México se inauguraba el Festival de las resistencias y las rebeldías contra el capitalismo, la comunidad tzeltal de San Sebastián Bachajón, Chiapas, puso el tema de su compartición en la acción, recuperando una parte de su territorio en la selva norte del estado que incluye la caseta de cobro de las cascadas de Agua Azul.

*En entrevista con SubVersiones, realizada en su territorio el primero de enero de 2015.

A más de seis años de lucha, los adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona de Bachajón y otros ejidatarios, envían un mensaje*: «Estamos en pie de lucha y no podemos dejar porque hay dos compañeros que han dejado sus vidas».

Esto en referencia a Juan Vázquez Guzmán y Juan Carlos Gómez Silvano, asesinados en 2013 y 2014 respectivamente.

El 20 de diciembre, adherentes a la Sexta y ejidatarios se reunieron y decidieron retomar el territorio que el gobierno del estado y los comisariados ejidales partidistas tenían en su posesión.

Los ejidatarios nos organizamos para tomar esta tierra. ¿Por qué? Porque sabemos muy bien que el gobierno anda despojando la tierra en algunas partes… el 21 [amanecimos] a las 6 de la mañana para recuperar esta tierra. Del pueblo entraron de 400 y tantas compañeros y compañeras.

Explica el representante, quien mantiene su cara oculta bajo el pasamontañas como una medida de seguridad ante las amenazas en contra del grupo. Los agentes del gobierno que se encontraban en el lugar cedieron sin resistir, y desde entonces mantienen guardia las 24 horas, atentos a un posible desalojo del gobierno.

«Cancún en la Selva»

El sitio turístico de las cascadas de Agua Azul está entre los municipios de Chilón y Tumbalá, forma parte de un plan estatal de desarrollo turístico a gran escala que varios gobernadores –desde 2006– han intentado implementar, siendo el primero de ellos el Gobernador priista Roberto Albores Guillén, quien en la Declaración de Comitán prometió «construir un nuevo Cancún»:

Construir un nuevo Cancún en el norte de Chiapas. Se hizo en Quintana Roo y es posible en Chiapas. El Gobierno Federal debe comprometerse a desarrollar en los próximos años, un programa turístico integral que comprenda Palenque, Agua Azul, Misol-ha Toniná, Yaxchilán, Bonampak y Playas de Catazajá.

Este plan regional coincide estrechamente con el Plan Puebla Panamá, el renombrado Proyecto de Mesoamérica, en el cual Chiapas figura como punta de lanza. Ahora, el desarrollo de Agua Azul está bajo el llamado «Centro Integral Planeado Palenque», que también incluye un aeropuerto de lujo y la carretera Palenque-San Cristóbal, además de un complejo hotelero de lujo a un lado de las cascadas de Agua Azul, condenando a la región a sufrir las consecuencias del gran turismo en todos sus aspectos: destrucción de flora y fauna, contaminación, despojo de tierras, entre muchas otras.

Todos estos planes prometen la reducción de pobreza, la conservación de la naturaleza y el crecimiento económico, pero los pueblos que habitan los lugares destinados al mega-turismo sólo son contemplados como trabajadores de bajo nivel en servicios turísticos y el folklore. La página estatal de turismo de Chiapas tiene un video de las cascadas de Agua Azul donde se muestra un paisaje virgen, sin presencia humana, y sólo tiene una pequeña nota sobre «aspectos culturales» del lugar:

Está habitado por grupos originarios de la etnia Tzeltal, donde preservan la vestimenta tradicional principalmente las mujeres.

A los pueblos de Chilón y Tumbalá se les reduce a la vestimenta y todo lo demás –como la riqueza de su vida comunal– se anula o es prescindible. Pero los pobladores de Bachajón saben lo que hay detrás de estos planes y discursos políticos. Al referirse al hotel que se pretende construir en Agua Azul, señalan:

No nos beneficia… no nos van a dejar trabajar allá cuando construyan su hotel. Nos van a usar como sus mozos nada más, para lavar baños y recoger su basura.

Crece el apoyo popular al movimiento por la autonomía en Bachajón

Desde 2006 Bachajón se ha organizado para resistir el desarrollo turístico que avanza sin consulta, consentimiento ni respeto a los derechos fundamentales de los pueblos indígenas. En los últimos meses, más ejidatarios de San Sebastián Bachajón se han sumado a la lucha por la autonomía territorial. Representantes del movimiento refieren que el comisariado partidista encabezado por Alejandro Moreno Gómez «nunca hace asamblea, nunca rinde cuentas, no hay información… no hay cuenta de la caseta de cobro». Esto ha derivado en que más ejidatarios se sumen a la resistencia ante la creciente amenaza que los gobiernos estatal y federal ciernen sobre la región, desconociendo así a las autoridades municipales por actuar en contra de a quienes supuestamente representan al imponer estos planes turísticos.

A pesar del creciente apoyo al movimiento por parte del pueblo, persiste un sector fuerte aliado a Moreno Gómez y al gobierno estatal, este sector es reconocido por mantener vínculos con grupos paramilitares en la zona, y son responsables del bloqueo en la carretera el 31 de diciembre, mismos que son usados, explica un representante de Bachajón «como una táctica para dar pretexto a la fuerza pública entrar y desalojar no sólo el bloqueo, también a la gente que ha tomado la caseta».

Y mientras el discurso oficial insiste en que la problemática en Bachajón se reduce a un mero conflicto inter-comunitario donde el papel del gobierno ha sido una intervención necesaria y no provocación directa, los pobladores narran cómo los tres niveles de gobierno actúan en colusión con estos grupos que amenazan no sólo con acciones que justifiquen el desalojo y la represión hacia los ejidatarios, sino también sus vidas.

El ejido Bachajón ha sufrido ya detenciones y asesinatos, por lo que el clima es tenso en el campamento improvisado en la entrada de la comunidad. Desde el 21 de diciembre que se realizó la toma, se realizan guardias en las que participan mujeres y hombres de las comunidades cercanas. Portan pasamontañas –a pesar del calor húmedo de la tarde– y mantienen la vigilia ante una posible incursión, dispuestos a permanecer en guardia el tiempo que sea necesario. Tienen el apoyo popular, aseguran.

Criminalización de la lucha por la autonomía

La lucha de la Sexta en Bachajón ha sido violentamente reprimida por fuerzas estatales y paramilitares, en una estrategia que se puede clasificar como una guerra de baja intensidad. Desde febrero de 2011, cuando el estado expropió la caseta de cobro y detuvo a 117 personas, la cuenta de detenciones ha ido creciendo: de estos 117, algunos salieron rápidamente pero otros quedaron meses o más de un año en la cárcel, los últimos dos fueron liberados en diciembre 2013. Otros ex-presos de la comunidad son Miguel Vázquez y Antonio Estrada ambos adherentes a la Sexta, quienes fueron liberados finales de 2014.

Las detenciones ilegales más recientes son las siguientes: Juan Antonio Gómez Silvano (hermano de Juan Carlos Gómez Silvano), Mario Aguilar Silvano y Roberto Gómez Hernández el pasado 16 de septiembre, quienes siguen encarcelados y han denunciado que fueron torturados después de su detención.

Además la comunidad ha sufrido los asesinatos de dos luchadores que quedan impunes: Juan Vázquez Guzmán fue asesinado en la puerta de su casa con armas de grueso calibre el 24 de abril 2013 y Juan Carlos Gómez Silvano fue ejecutado el 21 de marzo de 2014. Sus compañeros en Bachajón señalan como responsables a grupos paramilitares en la región, y a pesar de que han hecho campañas solidarias, las investigaciones siguen sin resolución.

Esta represión no es coincidencia ni son daños colaterales; es parte integral de la estrategia de desarrollo turístico. Documentos exhibidos por el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (FrayBa) revelan que consultores turísticos de Estados Unidos Norton Consulting y EDSA recomiendan que «El estado y gobierno local necesitan asegurar que los turistas que visitan Chiapas y Palenque se sientan seguros y protegidos» y que «El estado necesita proteger a los desarrolladores y operadores hoteleros en contra de la percepción de inestabilidad política».

Ésto nos hace recordar el famoso memo del banco Chase en Nueva York, en el que se plantea que el gobierno (mexicano) tendría que «eliminar a los Zapatistas para demostrar su control efectivo sobre el territorio nacional».

Unidos en la lucha por el territorio

Los medios de paga típicamente representan el caso cómo un conflicto por el control de la caseta de cobro, pero la recuperación que sucedió el 21 de diciembre implica una visión territorial, dice un representante:

No sólo estamos viendo la caseta de cobro. Lo que queremos es la tierra porque ahí comemos, ahí trabajamos.

Ante el plan de un hotel de lujo en su territorio, los adherentes y ejidatarios saben que como campesinos que trabajan la tierra para vivir, un hotel no les servirá para nada. En este sentido, la caseta de cobro sólo es la representación simbólica de la autonomía territorial por la que luchan.

* * *

Los turistas que pasan en sus carros se miran despreocupados al pasar por una fila doble de pobladores con pasamontañas a los lados de la carretera. Quizás en estos tiempos marcados por los terrores de Ayotzinapa y Tlatlaya las camionetas camufladas del Ejército, tan comunes en las carreteras de Chiapas, provocan más preocupación que los campesinos que resisten y luchan por la vida.

Nuestra visita coincide con el 21 aniversario del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y los adherentes a la Sexta en Bachajón habían participado en varias etapas del Festival de las Resistencias y Rebeldías. Inspirados por los Zapatistas, y fortalecidos por la solidaridad de la Sexta Nacional e Internacional, el representante de las y los compañeros de Bachajón concluye:

Un saludo a los Bases de Apoyo Zapatistas que se encuentran movilizando ahora por el aniversario. Estamos hasta hoy y en adelante nunca nos vamos a dejar de luchar.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: