Al estilo Peña Nieto, pero con madre vicegobernadora

Publicado el Enero 5, 2015, Bajo Nacional, Política, Autor Gloriamlo.

PRI - Verde EcologístaManuel Velasco

José Gil Olmos e Isaín Mandujano

Quiere llegar a la Presidencia de la República recorriendo el mismo camino que encumbró a Enrique Peña Nieto: Explotar las relaciones familiares, gastar millonadas del erario en difundir su imagen, casarse con una “artista”, congraciarse con Televisa, otorgar impunidad a cambio de apoyo… Estos son los pasos que ya ha dado Manuel Velasco, “un inepto, a quien el nepotismo caracteriza”, según palabras de uno de los históricos opositores del priismo en Chiapas.

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis.- En los hechos, Manuel Velasco Coello no esconde su intención de ser candidato presidencial en 2018. Siguiendo los pasos de Enrique Peña Nieto, ha gastado en propaganda e imagen 500 millones de pesos –provenientes del erario estatal– en apenas dos años de gobierno. Además ha anunciado su matrimonio con Anahí, actriz y cantante de Televisa, algo similar a lo que hizo el mexiquense con Angélica Rivera.

Es tanta la cercanía entre Velasco y Peña Nieto que el 1 de diciembre el verde-ecologista recibió a su amigo en Comalapa, durante un acto al cual acarreó a 10 mil personas para darle aliento al mandatario federal, quien arrancaba su tercer año de gobierno con los niveles de aprobación ciudadana más bajos de los últimos tres sexenios.

En Chiapas la imagen de Velasco se encuentra en camiones, bardas, edificios, espectaculares, taxis, estaciones de radio, programas de televisión, partidos de futbol, páginas de todos los periódicos e inserciones en internet. Desde que ocupó la gubernatura ha desplegado una campaña mediática que cada año le ha costado 250 millones de pesos a la depauperada hacienda chiapaneca, asegura la diputada local perredista Alejandra Soriano Ruiz.

Velasco ha gastado ese dinero –ajeno– aunque Chiapas sigue siendo la entidad más marginada del país. Ahí, 74.7% de la población es pobre; es decir, 3 millones 782 mil 315 personas. Padece también los peores índices de rezago educativo, acceso a los servicios básicos, de salud y alimentación, y calidad y cantidad de vivienda, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

Además Chiapas se ubicó en el lugar 28 en materia de transparencia gubernamental, de acuerdo con el Centro de Investigación y Docencia Económicas.

Negocios de familia

No sólo la figura de Velasco se ha vuelto omnipresente. También la de familiares suyos. El mayor ejemplo es su madre, Leticia Coello viuda de Velasco. En Chiapas la conocen como “la vicegobernadora”, pues se dice que ella manda en la casa de gobierno.

Según Valdemar Rojas, el primer panista en ganar la alcaldía de Tuxtla Gutiérrez en 1977, Leticia Coello no sólo nombra y quita funcionarios, sino que “se ha aprovechado de su posición para hacer negocios, como la compra de un rancho en el municipio de Palenque, que era del escritor Eraclio Zepeda, así como propiedades en San Cristóbal de las Casas”.

Leticia Coello también tiene su proyecto político. Rojas asevera que ella está detrás del nuevo partido Mover a Chiapas, que dirige el exreportero y expresidente municipal sancristobalense Enoc Hernández. Ese partido participará en las elecciones locales del próximo año.

“No es un rumor, es un hecho”, sostiene Rojas, de 87 años y médico de profesión, en entrevista en su consultorio. Él califica de “inepto” al joven gobernador por no haber fincado responsabilidades al anterior mandatario, Juan Sabines, quien dejó una deuda de hasta 40 mil millones de pesos.

Es tan grande el poder de la madre de Velasco que en la reciente elección del rector de la Universidad Autónoma de Chiapas fue designado su amigo y ginecólogo de cabecera, Eugenio Ruiz, a quien antes había puesto como secretario de Salud.

El abuelo materno de Manuel Velasco, Fernando Coello Pedrero, también se ha aprovechado del puesto de su nieto: A decir de Rojas, este empresario –junto con Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca– ha mostrado interés en la explotación de las minas de barita de Chicomuselo, algo que los habitantes han detenido mediante movilizaciones. Dicho mineral es muy resistente, se usa en los tubos de extracción de petróleo a grandes profundidades y por ello es muy cotizado.

El 27 de septiembre de 2013 el Comité para la Promoción y Defensa de la Vida Samuel Ruiz García, de Chicomuselo, denunció que sus integrantes fueron amenazados por Coello Pedrero. Afirman que les dijo que, “contra todo”, él será quien explote los recursos minerales en la región, pues cuenta con el apoyo de los obispos. Por esta razón, arguyó, deben apoyarlo las comunidades indígenas, “a las que siempre” ha respaldado. Repartió billetes de 500 pesos a los campesinos que anunciaron la defensa de su tierra.

En Chicomuselo hay 16 concesiones mineras. Hay otras en Siltepec, Motozin­tla y Bejucal de Ocampo, todas en la región de la Sierra. Algunos de esos permisos tienen vigencia de 50 años, según la Secretaría de Economía estatal.

Otro “pariente incómodo” del mandatario chiapaneco es Francisco Martínez Pedrero, presidente municipal de San Cristóbal de las Casas y primo de Velasco, acusado por integrantes del Consejo de Participación y Colaboración del barrio de Cuxtitali de alentar una invasión en el predio boscoso Quenvó-Cuxtitali, recién nombrado reserva. Supuestamente se posesionó ilegalmente de una zona donde pretende construir un desarrollo residencial.­

Otros beneficiados son Elisa María Orantes Coello, directora del DIF estatal y sobrina de la mamá del gobernador; y otro primo del mandatario que despacha en la Secretaría de Infraestructura. Se trata de Juan Pablo Orantes Coello, quien tiene el cargo de subsecretario técnico y es señalado como el operador en la asignación de obra pública.

Fernando Coello Pedrero, el abuelo empresario, dice que Velasco tiene buenas intenciones pero ha cometido el error de rodearse “de muchos hijos de la chingada, una bola de sinvergüenzas que nomás han llegado a Chiapas a llevarse la fortuna de los chiapanecos.

“Yo critico a Manuel por el hecho de no haber metido a la cárcel a Sabines y a su séquito, que desfalcaron el estado en una forma enorme, lo cual para los chiapanecos es una vergüenza”, apunta el político, quien se ufana de ser allegado de Andrés Manuel López Obrador.

A pesar de esto, considera que su nieto “está caminando bien” y será candidato presidencial en 2018. “El de mi nieto es un gobierno joven. Tengo esperanzas de que esto mejore y que después sea un fuerte candidato para presidente de la República”.

Un espectáculo

El 1 de diciembre el gobernador Velasco se lanzó del tobogán de nieve que se instaló frente al Palacio de Gobierno. Resultaba paradójico ver juegos de invierno en Tux­tla Gutiérrez, donde en Navidad la temperatura puede alcanzar 30 grados centígrados, o incluso más en Tapachula, donde se instaló una pista de hielo.

Desde que arrancó el actual gobierno, políticos chiapanecos han criticado a Velasco no sólo por su onerosa campaña de publicidad, sino también porque se rodeó de jóvenes del espectáculo y juniors que manejan los recursos económicos y las alianzas.

A pesar del gasto evidente de Velasco y el Partido Verde Ecologista de México (que lo lanzó a la gubernatura coaligado con el PRI), el 4 de diciembre el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación confirmó una resolución del Instituto Nacional Electoral que declaró infundados los procedimientos sancionadores en su contra y en contra del director general del Instituto de Comunicación Social de Chiapas por el presunto uso indebido de prerrogativas para la difusión nacional del nombre e imagen de Velasco.

Parte de la estrategia mediática del gobernador ha sido acercarse a gente de la farándula. En los corrillos políticos chiapanecos se menciona que Velasco sigue el mismo guion de Peña y que en abril de 2015 se casará con la actriz y cantante de Televisa Anahí Giovanna Puente Portilla, a quien recientemente le dio dinero para que instituyera la fundación Sálvame. Ese centro ayudará a niños desamparados y apareció en las portadas de todos los diarios locales el pasado 12 de noviembre.

Anahí, quien se hizo famosa desde los cinco años en el programa Chiquilladas, ha estado al lado de Velasco desde el 12 de abril de 2012. Ella es parte importante de su estrategia de mercadotecnia: el pasado 8 de diciembre, al rendir su segundo informe de gobierno, en Palenque, el mandatario anunció con bombo y platillo su boda con la empleada de Televisa.

Anahí también ha aprovechado su situación para ayudar a su familia. Jorge D’Alessio –casado con Marichelo Puente (hermana de Anahí) e hijo de la intérprete Lupita D’Alessio– está metido en el negocio del espectáculo en Chiapas y es dueño de los toboganes de nieve y de las cinco pistas de hielo que desde hace dos años se han instalado en las principales plazas de San Cristóbal de las Casas, Comitán, Tux­tla Gutiérrez y Tapachula.

En el círculo más cercano de Velasco están Javier Herrera Borunda –hijo del exgobernador de Veracruz Fidel Herrera, y su asesor político, aunque no figura en la estructura de gobierno– y el subsecretario de Egresos de Hacienda, Daniel Sandoval Jafif, procedente del grupo político del Estado de México y que es quien maneja las finanzas estatales, por más que como titular de dicha secretaría aparezca Ana María de Coss.

Otros personajes importantes en la burbuja del titular del Ejecutivo chiapaneco son Jesús Sesma, esposo de Paulina Díaz Ordaz y encargado de toda la campaña de publicidad, y el consejero jurídico Óscar Francisco Muñoz Barrera, proveniente de Tamaulipas e hijo de Manuel Muñoz Rocha, aquel diputado federal desa­parecido en 1994 cuando estaba acusado de ordenar el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu. Aunque Vicente Pérez Cruz figura como titular del Instituto de la Consejería Jurídica y de Asistencia Legal, la mano derecha de Velasco en esa dependencia es Muñoz Barrera.

En el Poder Judicial del Estado el alfil velasquista es Rutilio Escandón Cadenas, militante del PRD y amigo de López Obrador. El perredista llegó a la presidencia del Supremo Tribunal de Justicia de Chiapas como pago al trabajo que realizó en el proceso electoral de 2012, cuando impugnó la candidatura de la perredista María Elena Orantes a la gubernatura. También influyeron las negociaciones que realizó Manuel Camacho Solís, tío político de Velasco, quien estuvo casado con Guadalupe Velasco –hija del exgobernador Manuel Velasco Suárez, padre del actual mandatario.

En la procuraduría estatal, Velasco dejó a Raciel López Salazar, quien ocupó el mismo cargo con Juan Sabines. A López se le acusa de armar mal las averiguaciones previas para que exfuncionarios investigados por corrupción pudieran ampararse, entre ellos el exsecretario de Hacienda Carlos Jair Jiménez Bolaños Cacho; el subsecretario en esa misma dependencia José Alonso, y el de Obra Pública, José Cuauh­témoc Ordaz Gordillo.

Por todos estos vínculos, Valdemar Rojas, alcalde panista de Tuxtla en 1977, sostiene que Velasco Coello es una figura decorativa a quien le falta carácter para gobernar y castigar al exmandatario Juan Sabines.

Rojas suelta: “Sus achichincles ya le hicieron creer que puede ser candidato presidencial, pero está soñando, porque no es lo mismo engañar a los chiapanecos que a todo el país”.

–¿Entonces cómo lo cataloga? –se le pregunta.

–Como un inepto, porque fuera de la propaganda no le veo muchas obras en beneficio de la sociedad. El nepotismo lo caracteriza… ¡y ni siquiera es ecologista!

Fuente: Proceso 1992
Post: Gloriamlo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: