Hoy 4 Dic: 100 años de la toma de la capital por los ejércitos de Emiliano Zapata y Francisco Villa

Publicado el diciembre 4, 2014, Bajo Política, Autor MonaLisa.

Villa y Zapata Cd México
La icónica fotografía de Agustín Víctor Casasola está llena de detalles poco divulgados (Ver descripción de la foto más abajo)

Video: En el convulsionado fin de año de 1914 la Ciudad de México vivió uno de los episodios más épicos de su historia con la llegada de los dos más grandes líderes revolucionarios.


Video: monklova2008

Hoy se cumplen 100 años del encuentro de Villa y Zapata en la Cd de México

Aqui la historia y las marchas actuales ¡Entérate!: Hoy Habrá fiesta en el sur del DF por centenario

En Xochimilco los dos máximos líderes de la Revolución acordaron unificar sus programas de lucha; en Palacio Nacional dejaron claro que nunca tomarían el poder. Xochimilco les preparó guajolote, tamales y frijoles

Arturo Páramo- Excelsior – CIUDAD DE MÉXICO, 4 de diciembre 2014.

Cumbre revolucionaria; los caudillos ceden la silla

En el convulsionado fin de año de 1914 la Ciudad de México vivió uno de los episodios más épicos de su historia con la llegada de los dos más grandes líderes revolucionarios.

Francisco Villa, al mando de la División del Norte, y Emiliano Zapata, comandante el Ejército del Sur, llegaron a los alrededores de la Ciudad de México, no a pelear, sino a conferenciar.

Tras la Convención Nacional Revolucionaria de Aguascalientes, la reunión de los dirigentes de la Revolución era necesaria para reivindicar que ambos luchaban por mejorar las condiciones de vida de los habitantes del país y distaban mucho de aspirar a presidir la República.

El 24 de noviembre Venustiano Carranza había salido del Valle de México al frente el Ejército Constitucionalista tras ser destituido del cargo por la Convención Nacional Revolucionaria. Carranza no aceptó el mandato de la Convenció y prefirió salir de la Ciudad de México antes que enfrentarse al poderío militar de los ejércitos villista y zapatista.

Ese mismo día, el Ejército del Sur, que había ejercido su poder en Morelos y Guerrero, ingresó a la Ciudad de México, y se instaló en los pueblos de Oztotepec y Villa Milpa Alta, y desde ahí iniciaron su despliegue en la capital del país. Emiliano Zapata se hospedó en un hotel del rumbo de San Lázaro.

La División del Norte se movilizó vía ferrocarril hacia el centro del país para garantizar la llegada al Valle de México del presidente nombrado por la Convención, Eulalio Gutiérrez.

Desde la madrugada del 30 de noviembre de 1914 la División del Norte comenzó su arribo a la estación Tacuba en un convoy de 10 trenes. Pancho Villa y su Estado Mayor llegaron en uno de los últimos trenes a la estación provocando que un multitud se arremolinara en torno a su carro y a él mismo. Los dorados de Villa no perdieron tiempo para incursionar en la Ciudad.

Ahí se dieron los primeros encuentros de dos mundos, el del norte y el del sur, con dos ejércitos totalmente distintos.

En los siguientes días, los emisarios de Villa hacen contacto con representantes de Emiliano Zapata y acuerdan encontrarse en el sur, en Xochimilco, en territorio zapatista.

Eulalio Gutiérrez arribó a la Ciudad de México el 2 de diciembre y comenzó a hacer sus primeros nombramientos, entre ellos, el del secretario de Educación, José Vasconcelos, y el de Vito Alessio Robles como Inspector General de la Policía del Distrito Federal.

Alessio Robles recuerda en su crónica de aquellos días el episodio de su nombramiento: “No se arrugue, amigo. Le voy a dar una escolta de quince hombres de mis dorados”. Más tarde reconocería: “Acepté un cargo que fue una pesadilla y que no desearía en las mismas circunstancias, ni para el peor de mis enemigos”.

Y sí era una pesadilla. En la ciudad convivían dos ejércitos, la policía prácticamente no existía y tuvo que ser reconstruida desde cero en el cuartel que se encontraba en la calle Humboldt.

La madrugada del 3 de diciembre, Eulalio Gutiérrez es escoltado por Villa. El convoy de varios autos, encabezado por el vehículo en que viajaban Villa y Gutiérrez, avanza por las actuales calzada México Tacuba, avenida Rosales, avenida Juárez y Madero (entonces Plateros) hasta llegar al Palacio Nacional, sin grandes ceremonias o desfiles.

El Palacio Nacional era resguardado por el Ejército del Sur. Alessio Robles recuerda que Villa escoltó al presidente convencionalista hasta el elevador que lo llevaría a la parte superior del edificio y se despidió de él. Al abrirse la puerta del ascensor en el nivel superior del Palacio, Gutiérrez fue recibido por Eufemio Zapata, hermano de Emiliano y segundo hombre en jerarquía del Ejército suriano.

* Xochimilco les preparó guajolote, tamales y frijoles

La madrugada del 4 de diciembre el general Villa se alistó con su traje militar. Junto con su Estado Mayor sube a un grupo de automóviles rumbo al centro de la Ciudad, doblan por la avenida San Antonio Abad y enfilan hacia las montañas del sur del Valle de México.

A su entrada en Xochimilco el convoy fue recibido con flores, cohetones y música. Los autos se dirigen hasta el Hotel Reforma, en la cuarta calle de Hidalgo (hoy convertido en una zapatería) donde los espera Emiliano Zapata. El saludo es efusivo. Los dos mariscales revolucionarios se reconocen finalmente cara a cara. Ambos se han jugado la vida, y en este mediodía en Xochimilco se juegan el destino del país.

El almuerzo fue típico del centro de México, mole con guajolote, tamales y frjoles con epazote. Ambas comitivas comen animadamente.

Cuentan las crónicas que Zapata cedió la cabecera de la mesa a su visitante norteño. Él se sentó a su izquierda y a su lado su hermano Eufemio y Alfredo Serratos, quien hizo los arreglos de parte del general suriano para la entrevista entre ambos jefes revolucionarios; y Roque González, presidente de la Convención Revolucionaria y quien desde el lado de Villa gestionó el encuentro en Xochimilco.

Ambos dialogan sobre lo poco confiable que les pareció siempre Carranza, de la canallada que hizo Victoriano Huerta al asesinar a Madero. Hacen recuentos de sus batallas.

En un momento de la conversación Villa hace un pausa y suelta: “Vamos a ver si quedan arreglados los destinos de aquí de México, para luego ir donde nos necesitan”.

El zapatista Serratos terció: “En las manos de ustedes dos está”.

Un poco más tarde Villa reafirma que tanto él como Zapata son gente de pueblo que se vieron en la necesidad de defenderse ante los abusos de los regímenes, pero no desean ejercer el poder.

“Yo muy bien comprendo que la guerra la hacemos nosotros los hombres ignorantes, y la tienen que aprovechar los gabinetes, pero que ya no nos den quehacer (refiriéndose a motivos para seguir la guerra)”, dijo Villa.

Zapata asiente y dice, a su modo, que las tropas revolucionarias deben regresar a trabajar la tierra: “Los hombres que han trabajado más son los que menos tienen que disfrutar de aquellas banquetas (de la Ciudad de México) Y yo lo digo por mí, de que ando en una banqueta hasta me quiero caer”.

Villa reitera: “Ese rancho está muy grande para nosotros. Esta mejor allá afuera”, y reflexiona respecto a que la lucha revolucionaria aún tiene muchos años por delante, pero avizoran su mundo ideal: irse a descansar en un “ranchito”, en unos “jacalitos”.

Y remata: “Mis ilusiones es que se repartan los terrenos de los riquitos. Dios me perdone, ¿no habrá por aquí alguno?” y desata las risas de los asistentes.

Zapata habla de cómo reciben sus tierras los campesinos que durante su vida habían labrado en beneficio de otros: “Le tienen mucho amor a la tierra. Todavía no lo creen cuando se les dice, ‘esa tierra es suya’. Creen que es un sueño”.

El encuentro y banquete entre Villa y Zapata es un carnaval. Afuera las comitivas montan guardia. Fuera del hotel, en el recibidor están reporteros de diarios nacionales y extranjeros. La versión estenográfica de la entrevista entre ambos jefes revolucionarios es redactada en taquigrafía.

Villa y Zapata se entienden, recuerdan sus primeros acercamientos a través de mensajeros, recuerdan sus cartas, se sirve coñac, pero Villa pide agua. Ya relajados tras la comida y la conversación animada por el licor, Villa reconoce en Zapata lo que ahora se llama un “interlocutor válido”.

“Pues, hombre, hasta que me vine a encontrar con los verdaderos hombres del pueblo”, dice el jefe de la División del Norte.

“Celebro que me haya encontrado con un hombre que deveras sabe luchar”, responde el jefe miliar del Ejército del Sur.

Tras varios minutos más de charla, ambos se levantan y se dirigen junto con Serratos y Gutiérrez a una habitación contigua. Ahí conferencian en privado por cerca de una hora.

Al salir, se dan discursos, se reafirma la intención de ambos ejércitos de impulsar el reparto agrario plasmado en el Plan de Ayala y confirmado en la Convención de Aguascalientes; se insiste en llevar a la Presidencia a un civil; y mantener la guerra hasta cumplir estos preceptos.

Ambas comitivas se despiden. Pasa de las tres de la tarde y ahora ambos jefes revolucionarios alistarán el desfile triunfal de ingreso a la Ciudad de México del 6 de diciembre.

Oleadas de soldados

Durante el 5 de diciembre, tantos los ejércitos como Villa y Zapata organizaron el ingreso a la ciudad con el jefe policiaco Vito Alessio Robles.

La madrugada del 6 de diciembre, las columnas comenzaron a moverse hacia los puntos de reunión. Se trataba de una masa tan inmensa de soldados como la ciudad no tenía memoria de haber visto. Las cifras establecen que se trataba de 50 mil tropas de la División del Norte, buena parte de ellas a caballo. El Ejército del Sur estaba formado por unas 15 mil tropas. Mientras que los norteños venían ataviados con sus trajes militares, los surianos portaban sus ropas de manta.

La División del Norte partió desde Tacuba y la Hacienda de los Morales (hoy Polanco) rumbo a la Calzada de la Verónica (posteriormente llamada Melchor Ocampo, y hoy convertida en el Circuito Interior a la altura de la Verónica Anzures).

El Ejército del Sur partió desde San Ángel, Tlalpan y San Lázaro. La columna estuvo compuesta por una avanzada de caballería del Ejército del Sur, seguida por los Dorados de Villa, su guardia personal. Detrás venían los dos jefes revolucionarios, y detrás de éstos el resto de sus ejércitos.

Alrededor de las 10:00 horas, los dos ejércitos iniciaron su entrada triunfal a la Ciudad de México por la antigua avenida Tlacopan (hoy México Tacuba y Puente de Alvarado) hasta llegar a Rosales (hoy Eje 1 Poniente) hasta la Avenida Juárez marcada en ese entonces por la escultura de Carlos IV, mejor conocida como El Caballito, de Manuel Tolsá.

Villa cabalgaba ataviado con su traje militar azul marino y gorra con un águila bordada. Zapata lo hacía con un traje de charro con chaqueta amarilla, con el águila bordada en oro en la espalda y sombrero también bordado en oro.

El desfile continuó por la Avenida Juárez y bordearon el ala sur de la Alameda Central. Ingresaron por la calle Plateros (hoy Madero) y llegaron hasta la Plaza de Armas, cruzaron frente al Ayuntamiento y frente al Palacio Nacional, donde el presidente Eulalio Gutiérrez y embajadores los vieron pasar desde los balcones.

Al ingresar al Zócalo, alrededor del mediodía, fueron recibidos por los repiques de las campanas de Catedral. Desmontaron en la Calle Moneda y se dirigieron hacia los balcones para presenciar desde ahí la última parte del desfile.

En el Palacio Nacional los recibieron el presidente convencionalista Eulalio Gutiérrez y los embajadores de Guatemala, Brasil, Francia, Suecia, Alemania, China, Japón, España, Chile, Honduras, Cuba, Inglaterra, de los Países Bajos y de Nicaragua.

A las 14:00 horas fue servido el banquete de honor presidido por Eulalio Gutiérrez. A su derecha se sentó Francisco Villa, y junto a éste José Vasconcelos. A la izquierda del presidente se sentó Zapata y a su izquierda, el ingeniero Felícitos Villarreal, ministro de Hacienda.

El banquete fue dirigido por el Intendente de Palacio, General Guillermo García. Esa tarde se celebró, se brindó y se registró uno de los hechos más icónicos de la historia del país.

Los dos jefes revolucionarios se dirigieron al Salón Presidencial donde se encontraba la Silla Presidencial y ambos debatieron si debían sentarse en ella o no.

Finalmente Villa decidió sentarse en esa silla que tiene el águila en la parte superior, misma que en su momento fue ocupada por Porfirio Díaz. Ahí se tomaron las fotografías históricas. En una ven todos al frente a la cámara. En otra parecen conversar los dos jefes revolucionarios.

Villa invitó a Zapata a sentarse en la silla, pero el jefe suriano no aceptó y se limitó a decir que la silla presidencial era mágica “porque cuando alguien bueno se sentaba en ella, al levantarse ya se había vuelto malo”.

En la foto aparecen entre otros, el general Tomás Urbina, de la División del Norte; el general Otilio Montaño, del Estado Mayor zapatista; el general villista Rodolfo Fierro, y en la última fila el periodista John Reed.

El resto de la jornada fue de fiesta. Cada jefe militar regresó a su hotel y esperaron a dar un siguiente paso en la lucha revolucionaria.

Durante varios días las tropas continuaron conviviendo. Los soldados eran los que mandaban en la ciudad, pues la policía prácticamente era inexistente.

Carlos Fuentes retrata esas jornadas en la Ciudad de México en su libro Tiempo Mexicano, donde relata que “los soldados zapatistas ocuparon las mansiones de la aristocracia porfiriana en las colonia Juárez y Roma, en las calles de Berlín o Génova, el Paseo de la Reforma o la avenida Durango. Penetraron en esos atiborrados palacetes, llenos de mobiliario victoriano, emplomados, mansardas, cuadros de Félix Parra y jarrones de Sévres, abanicos y pedrería y tapetes persas y candelabros de cristal y parqués de caoba, escaleras monumentales y bustos de Dante y Beatriz.

“Nada de esto les llamó demasiado la atención. En cambio, les fascinaron los espejos de estas residencias, los enormes espejos con no menos gigantescos marcos de oro, repujados, decorados con acanto y terminados en cuatro grifos áureos. Los guerrilleros de Zapata, con asombro y risa, se acercaban y alejaban de estas fijas y heladas lagunas de azogue en las que, por primera vez en sus vidas, veían sus propias caras. Quizás, sólo por esto, la Revolución había valido la pena: les había ofrecido un rostro, una identidad”.

En los días siguientes Villa lo mismo recogió a niños huérfanos y los envió a Chihuahua para que tuvieran casa, sustento y educación, que visitó la tumba de Francisco I. Madero en el Panteón Francés, el 8 de diciembre, donde dio un discurso que concluyó con: “Aquí en este lugar, juro que pelearé hasta lo último por esos ideales; que mi espada ha pertenecido, pertenece y pertenecerá al pueblo. Me faltan palabras…” Y terminó llorando compulsivamente.

La mañana del 8 de diciembre de 1914 tuvo otro emotivo acontecimiento. Francisco Villa rebautizó la calle Plateros como Madero.

Pidió a parte de su tropa que le acompañara a la esquina de Plateros y San José del Real (hoy Isabel la Católica), y pidió que llevaran una escalera, una tabla y clavos. Se hizo acompañar también de una banda de música.

Villa trepó una escalera y clavó una placa de madera en el mármol blanco del edificio conocido como La Mexicana. La placa tenía la leyenda “Calle Francisco I. Madero”. En un discurso improvisado amenazó con fusilar a quien intentara retirar la placa o cambiar el nombre de la calle.

Más tarde, el cambio de nombre fue ratificado durante una sesión de cabildo del Ayuntamiento de la Ciudad de México en 1914.

Los jefes revolucionarios saldrían de la ciudad sin la pompa con que aquel 4 de diciembre conferenciaron en Xochimilco o con el despliegue de fuerza con que desfilaron el día seis. Años más tarde aquellos contra quienes lucharon acabarían con ellos.

Instantánea
Villa y Zapata Cd México
La icónica fotografía de Agustín Víctor Casasola está llena de detalles poco divulgados:

En primer lugar está Villa (1), extrovertido, dicharachero, quien es el único personaje que mira hacia su derecha, como comentando algún detalle con sorna.

Por su parte, el indio Zapata (2), introvertido, sobrio, con un puro en la mano, mira a algún punto a la izquierda de la cámara, como otros muchos personajes de la escena, como si hubiera entrado alguien de improviso o alguien les estuviera dando indicaciones.

Hay indígenas de piel casi negra (3), mestizos (4), y blancos (5). También hay niños (6) y ancianos (7).

Hay rostros aristocráticos, como dos de los caballeros de bigote a la derecha (8).

Hay una persona de rasgos anglosajones, como el soldado con gafas y mirada estrábica a la izquierda (9).

El hombre de pie, al extremo derecho, es Rodolfo Fierro (10), la mano derecha de Villa y su matón más despiadado.

Hay sólo tres personas que sonríen: Villa, Fierro (levemente) y el niño junto al hombre con la cabeza vendada (11).

El resto tienen una cierta expresión sombría, para nada acorde con un momento de gloria como se supone que fue aquel día.

A la derecha de Villa está el general Tomás Urbina Reyes (12), villista, originario de la Sierra Tarahumara.

Habrá fiesta en el sur del DF por centenario

En el Hotel Reforma (hoy una zapatería), donde se encontraron por primera vez Francisco Villa y Emiliano Zapata se conmemorará ese acontecimiento con una exposición fotográfica sobre el movimiento revolucionario en Xochimilco.

Hoy a las 11:00 horas, frente al antiguo Hotel Reforma, ubicado en el cruce de 16 de Septiembre esquina Francisco I. Madero, en el Centro Histórico de Xochimilco, se desarrollará el acto protocolario “100 años del Pacto de Xochimilco”.

A las 12:00 horas arribará la Cabalgata Suriana compuesta por gente proveniente de Milpa Alta y Xochimilco. Por la tarde se presentarán elencos como los Danzantes de Xochitepec, Puebla, y el grupo actoral de Quebrantadero, del estado de Morelos.

El 5 de diciembre a las 17:00 horas, se presentará la Banda Infantil y Juvenil de Xochimilco; y a las 18:00 horas, se proyectará la cinta “La historia en la mirada”, del acervo de la Filmoteca de la UNAM, para concluir con el espectáculo Corridos, de Chucho Peredo, alusivos a la época revolucionaria y a los jefes de la División del Norte y del Ejército del Sur.

Durante esa semana estará abierta a todo el público una exposición fotográfica sobre el movimiento revolucionario en Xochimilco, en el antiguo Hotel Reforma.

En estos actos conmemorativos del Pacto de Xochimilco no se contará con la presencia de las autoridades del Gobierno del Distrito Federal.

Además fue inaugurada la semana pasada en la galería abierta de las Rejas del Bosque de Chapultepec la exposición 1914, el año decisivo. Villa y Zapata en la Ciudad de México.

La exposición cuenta con 114 fotografías de gran formato de los archivos históricos de la Revolución Mexicana, y del Sistema Nacional de Fototecas.

También se registrarán protestas a lo largo del día en diversos puntos de la Ciudad de México.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: