Rivera: venderé los derechos de la casa de Las Lomas

Publicado el noviembre 19, 2014, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.

Rivera casa Blanca
Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña Nieto, explica en video cómo adquirió su casa valuada en 80 millones de pesos. Captura de pantalla del video

México, DF. Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña Nieto, confirmó ser propietaria de la casa de Sierra Gorda 150, en las Lomas de Chapultepec. Afirmó que el inmueble le fue vendido en 54 millones de pesos, de los cuales ha pagado 30 por ciento. Ahí mismo anunció su decisión de poner en venta la propiedad, “porque yo no quiero que esto siga siendo pretexto para ofender y difamar a mi familia”.

Por Rosa Elvira Vargas / La Jornada /mar, 18 nov 2014 23:07

En un mensaje de poco más de 7 minutos, difundido anoche a través de Televisa, detalló también la operación por la cual esa televisora le otorgó, en 2008, la casa de avenida Las Palmas 1325.

Dijo además haber concluido su contrato con la televisora en 2010 y que se le pagó con la escritura de la vivienda que ya habitaba, además de 88 millones 631 mil pesos más IVA.

Angélica Rivera explicó que “para continuar forjando el patrimonio de sus hijas”, en 2009 inició la búsqueda de un terreno para construir una casa.

“Efectivamente, conocí al ingeniero Juan Armando Hinojosa…” y que con él acordó que una de sus inmobiliarias “adquiriera el terreno y construyera la casa a mi gusto y con el arquitecto de mi elección. Yo me comprometí a que una vez que se terminara la construcción de la casa celebraríamos un contrato de compra venta”.

Tras exponer otros detalles, como la adquisición de un terreno aledaño (Sierra Gorda 160), dijo haber firmado el 12 de enero de 2012, un contrato de compra venta con reserva de dominio respecto a los inmuebles fusionados.

“El total del precio de la compra venta fue de 54 millones de pesos a un plazo de 8 años con un interés de 9 por ciento.

“He pagado un total de 14 millones 343 mil 555 pesos, monto que equivale casi a un 30 por ciento del total del precio pactado. Siguen siendo propiedad de la inmobiliaria hasta que haga el pago total.”

Dijo haber elegido esta vía para explicar lo relativo al inmueble con el fin de “defender mi integridad, la de mis hijos y la de mi esposo”.

Aseguró también estar haciendo pública diversa documentación privada, “sin tener ninguna obligación”, pues ella no es servidora pública, pero tampoco puede permitir –insistió– que se ponga en duda su honorabilidad y sobre todo que se pretenda dañar a su familia.

“Yo no tengo nada qué esconder; yo he trabajado toda mi vida y gracias a eso soy una mujer independiente que he sido capaz de construir un patrimonio con honestidad y con todo mi trabajo. Siempre me he conducido con rectitud”.

Rivera señala en el video haberse dedicado a la actividad artística por más de 25 años, lo cual le permitió “ir generando su propio patrimonio, su propia independencia económica”.

Texto íntegro del mensaje

“Muy buenas noches. Hoy he decidido dirigirme a todos los mexicanos porque ustedes tienen el derecho de conocer la verdad; yo no tengo nada que esconder como ciudadana; aun sin ser servidora pública me siento con la responsabilidad de explicarles paso a paso todo lo relacionado con la casa que ha sido cuestionada por algunos medios de comunicación.

“Quiero empezar agradeciendo al licenciado Eduardo Sánchez, vocero del gobierno de la República, que en mi ausencia, mientras viajaba a China para acompañar a mi esposo para una gira de trabajo, haya adelantado algunas explicaciones sobre la casa ubicada en Sierra Gorda número 150. Al tratarse de un tema estrictamente personal, no contó con toda la información necesaria para explicar en su totalidad este asunto, por ello el día de hoy quiero ampliarles esta información y hacer algunas precisiones.

“Inicié mi carrera artística desde los 15 años. Trabaje 25 años con la empresa Televisa. Entre otras cosas realicé telenovelas que no sólo fueron vistas en México, sino en muchos otros países del mundo, con una alta audiencia. Con esta empresa he celebrado distintos contratos a lo largo de mi carrera. La última renovación de estos contratos fue en el año 2004. En mi caso, en cada renovación los montos y las prestaciones de los mismos tenían un incremento derivado de los resultados de mi trabajo.

“En el marco de dicho contrato con Televisa, en el año 2008 se me otorgó el uso y goce de la casa ubicada en Paseo de los Palmas 1325 y comencé a vivir en ella en ese mismo año. El contrato que firmé en 2004 lo dimos por terminado de mutuo acuerdo, Televisa y yo, el 25 junio de 2010. Y en el mismo se impusieron obligaciones a ambas partes que describo a continuación.

“El 25 de junio de 2010 se me pagó con la propiedad de la casa que ya habitaba, es decir, la casa de Paseo de las Palmas. La escritura de esta casa se expidió a mi favor el 14 de diciembre de 2010. Además de la casa se me pagó un monto total de 88 millones 631 mil pesos más IVA.

“Para dar por terminado el contrato me comprometí con la empresa Televisa a no trabajar con ninguna otra televisora por el plazo de cinco años. Esto se tomó en cuenta para que determinaran el monto del contrato. Así les demuestro que tengo la capacidad económica y recursos propios que me han permitido construir un patrimonio para mí y para mis hijas.

“En mi declaración fiscal de 2010, año en el que celebré el convenio de terminación con Televisa, declaré ante Hacienda ingresos por la cantidad de 131 millones 690 mil pesos y pagué por impuestos en ese año la cantidad de 39 millones 278 mil pesos.

“Reitero que más allá de este contrato trabajé 25 años en el medio artístico como actriz, conductora y además realicé diferentes campañas de publicidad por las cuales he recibido los pagos producto de mi trabajo. Para continuar forjando un patrimonio para mis hijas, en 2009 inicié la búsqueda de un terreno para construir una casa.

“Efectivamente, conocí al ingeniero Juan Armando Hinojosa, como he conocido a muchos otros empresarios, profesionistas, artistas y otras personas. Por las actividades inmobiliarias a las que se dedica le comenté que quería adquirir un terreno y construir una casa. Acordamos que una de sus inmobiliarias adquiriera un terreno y construyera la casa a mi gusto y con el arquitecto de mi elección.

“Yo me comprometí a que una vez que se se terminara la construcción de la casa celebraríamos un contrato de compra-venta. La inmobiliaria consiguió y adquirió en noviembre de 2009 el terreno de Sierra Gorda número 150, que está junto a mi casa de Palmas. Se inició la construcción de la casa en el mes de julio de 2010. Tiempo después, la inmobiliaria me comentó que el terreno de junto estaba en venta y se acordó que se compraría para integrarlo a la casa que estaba en construcción.

“Una vez concluida la casa, el 12 de enero de 2012 firmé con la inmobiliaria una compra-venta con reserva de dominio respecto a los inmuebles fusionados con los números 150 y 160 de la calle Sierra Gorda, así como en relación con las construcciones en ellas edificadas.

“En esa fecha se me dio formalmente la posesión. El total del precio de la compra-venta fue 54 millones de pesos a un plazo de ocho años, con un interés de 9 por ciento. Al día de hoy he pagado un total de 14 millones 343 mil 555 pesos, monto que equivale casi a 30 por ciento del total del precio pactado.

“La casa y las construcciones siguen siendo propiedad de la inmobiliaria hasta que yo haga el pago total del precio pactado y de todos sus intereses. Por último y para evitar cualquier especulación hago público que además soy propietaria desde 2005 de un departamento en Miami, ciudad en la que viví durante un año con mis hijas, así como un departamento en La Herradura, que adquirí para mi mamá en 2007.

“Ante todas las acusaciones que han puesto en duda mi honorabilidad, yo quiero dejar muy claro ante todos ustedes, los mexicanos, que yo no tengo nada qué esconder, que yo he trabajado toda mi vida y que gracias eso soy una mujer independiente. Que he sido capaz de construir un patrimonio con honestidad y con todo mi trabajo. Siempre me he conducido con rectitud y por eso decidí explicarles todo lo relacionado con esta casa.

“Con la misma apertura con la que les he compartido los detalles de esta casa, quiero comunicarles que he tomado la decisión de vender los derechos derivados del contrato de compra-venta, porque yo no quiero que esto siga siendo un pretexto para ofender y difamar a mi familia. Hoy estoy aquí para defender mi integridad, la de mis hijos y la de mi esposo.

“Junto a esta explicación que les he dado en este momento yo estoy haciendo pública documentación privada sin tener ninguna obligación, porque como lo dije antes yo no soy servidora pública, pero yo no puedo permitir que este tema ponga en duda mi honorabilidad y sobre todo que se pretenda dañar a mi familia.

Buenas noches.”

Angelica Rivera

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: