Un adiós para “el entrañable maestro” Jorge Saldaña

Publicado el Noviembre 10, 2014, Bajo Internacional, Autor Gloriamlo.

Fallece Jorge Saldaña 9

PALABRA DE LECTOR
Margarita de la O Lavalle
09 de Noviembre de 2014

Señor director:

Permítame publicar las siguientes líneas sobre Jorge Saldaña, entrañable maestro de varias generaciones.

Pero… ¿cómo es posible, Jorge Saldaña, cómo está eso de qué falleciste este viernes 31 de octubre de 2014?

¡Tú… que revivías compositores a través de sus melodías interpretadas por artistas de diferentes épocas, y también bailes y ritmos que iban de lo nostálgico y sutil como el jazz de Nueva Orleans hasta lo cadencioso y sabrosón del son montuno, al igual que el chachachá cubano, mezclando lo afroantillano sin dejar de lado el frenesí del Caribe!

¿Es posible aceptarlo?

Le diste a la televisión mexicana el lujo de proyectar cantantes como Toña Peregrino, La Negra, y las voces educadísimas de muchos más, evocando las bellísimas melodías de Agustín Lara, de numerosos compositores mexicanos y de todo el continente de habla hispana.

Ni quién lo rebata: Te fuiste a dar cátedra de sapiencia como locutor nada más y nada menos que a París, ¡la capital mundial de los intelectuales!

Oye… ¡y los eruditos que reunías como productor y conductor en uno de tus programas más vistos: Sopa de letras!

¡Ah… y las cabinas de radio donde eras un verdadero “pez en el agua”, mostrando allí por qué durante tu juventud te coronaste como campeón nacional en una justa de oratoria!

Jorge Saldaña, tu voz directa, certera, crítica, le otorgó a mi lejana adolescencia las primeras pinceladas del contexto socio-económico-político-cultural que me tocaría vivir. Le otorgaste una razón ideológica a aquellas tempranas lecturas que tanto disfruté.

Ni dudarlo: La música que escucho y el ritmo bailable que disfruto son el resultado de los grupos cubanísimos que presentabas en Nostalgia y en Sábados con Saldaña.

En toda tu trayectoria como locutor y productor defendiste siempre la transmisión educativa. ¿Puede alguien poner esta afirmación en tela de juicio?

Adiós, Jorge Saldaña. ¡Estás presente… en la huella imborrable que dejaste no en una, sino en varias generaciones que seguimos tu buen juicio y tu excelentísimo buen gusto en el buen hablar, el buen escuchar y el buen bailar!

¡Pero, espera!… ¡Recuerda que partiste en vísperas del Día de Muertos y que tu alma, de acuerdo con la tradición, retorna a todos los altares de los hogares donde se te admiró!

Atentamente

Margarita de la O Lavalle

Fuente: Proceso 1984, sección palabra de lector

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: