AMLO ha jugado el nada despreciable papel de parar el que a la violencia se responda con violencia

Publicado el noviembre 5, 2014, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

Pactos Calvario

De pactos a pactos por María Teresa Jardí– 5 Nov 2014, Diario Por Esto!

La crónica anuncia el fracaso del nuevo pacto que propone Peña. Pensaron, desde Calderón, que si hacían estallar en cualquier lugar a algún grupo de personas hartas, se iba, a los ojos del mundo, a justificar la represión con la que se hacía la limpia por parte del Ejército y de la Marina sacados a la calle sin reglas y a los que sumaron grupos e incluso ejércitos paralelos paramilitares (no olvidemos ni al Estado Mayor Presidencial ni al creado por García Luna, el favorito de Calderón, al estilo de Videgaray por parte de Peña) creados con el falso argumento de la lucha contra el narcotráfico.

Mientras los políticos que hacía tiempo que habían dejado de serlo se iban convirtiendo en mafiosos y así llegamos al punto en que de manera clara exhibimos que funcionarios de alto nivel, son la cabeza de ese crimen, y los que ejercen el papel, comprado, para ser “gobierno”.

Impreparado para gobernar empezó Peña. Y él o quien quiera que a su nombre haya sido el que le haya querido hacer el favor. Inició cobrando una venganza contra estudiantes sin entender que su llegada era patética.

Y hoy le estalla a Peña el Estado entre las manos y continúa adelante sin entender que el pueblo ya no pide de rodillas, ni por amor a Dios, que el pueblo mexicano hoy lo que exige es ser escuchado en su demanda de Justicia igualitaria.
Lo que pasa por poner fin a la impunidad y a la corrupción que existe entre la clase “empresarial” y “política”.

Otra provocación, efectivamente, es la detención de comuneros de Xochicuautla. “… Ocho indígenas opositores a la autopista Toluca-Naucalpan se encuentran detenidos y los granaderos del Estado de México permanecen en el pueblo. La situación es muy tensa, reportan habitantes…”.

Acostumbrado a la muerte violenta como gobernador del Estado de México Peña no entiende que no está a la altura del gobernante que el país demanda de manera urgente. Peña debe irse. No existe en el mundo un Ejecutivo con mayor desprestigio. La barbarie que impera en México ha rebasado la impuesta por Pinochet y por Franco juntos.

La firma de un pacto que camine a restaurar el tejido social roto pasa por dar marcha atrás a todas las fallidas reformas “legalizadas” por, comprados también, traidores a la patria mexicana.

No se ha entendido el hartazgo que siente el pueblo ante la barbarie con la que hoy se mata a hijos y padres, a sus madres y a los estudiantes…

El único pacto posible pasa por convocar a nuevas elecciones con la garantía absoluta de que se respetará el triunfo de quien, sin compra, elija el pueblo mexicano como el Presidente en el que confía para poner en sus manos su destino. Aún es tiempo.

AMLO ha jugado el nada despreciable papel de parar el que a la violencia se responda con violencia por parte del pueblo contra la mafia política. Ha parado el que se generalice la violencia que nace de la ira con hondas raíces crecidas en largos años de pisoteo a la dignidad y de injusticia como regla para unos y la impunidad para los otros. AMLO es el único que puede, quizá, llamar a firmar un pacto social, que camine a restaurar el tejido social.

Pero si no se entiende esto y se sigue por el mismo camino firmando pactos con mafiosos jerarcas de partidos que a nadie representan, Peña garantiza que la historia de la barbarie vivida en Colombia se convierta en la hermana pequeña frente a la que aquí se anuncia ya sin posibilidad de tregua.

Se equivocó Televisa y Peña debe reconocerlo llamando a nuevas elecciones. No hay otro pacto que sirva y no va a recobrar el desgobierno mexicano nunca el prestigio. Y al menos renunciando no va a acabar en una cárcel de alta seguridad como sin duda él y Calderón, Fox y Zedillo y también Salinas, merecen.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: