Estado de los ESTADOS: “Los demonios andan sueltos”

Publicado el octubre 22, 2014, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

Lilia Arellano1

Octubre 22, 2014.- Cada día se unen más y más voces que sentencian lo inconcebible de los acontecimientos que sacuden ya casi de manera permanente a nuestro país. Las tumbas colectivas, para llamarlas ya de una manera menos dolorosa, son la más clara muestra de los monstruos que ha creado el binomio o la complicidad de las autoridades con el crimen organizado, con los narcotraficantes, con los tratantes de blancas, con los polleros, con los que se dedican al robo de automóviles, con los secuestradores.

Las críticas internacionales también se recrudecen ante lo insólito de estos hechos, de los ocurridos en Tamaulipas, en Chihuahua cuyas muertas siguen sin encontrar justicia, en el Estado de México en donde por un sexenio se evitó hablar de inseguridad para así tener “segura” la llegada a una posición superior.

Ya se ha informado de una serie de reuniones, pero son eso, reuniones que nada dejan en claro. El titular del Ejecutivo hace citas por la noche para reunirse con su gabinete de seguridad y los reportes de cadáveres que se encuentran en todo el territorio sigue su mismo ritmo, su cuota diaria, la desintegración de miles y miles de familias que quedan en el desamparo y muchas de ellas hundidas en la sospecha que crean las propias autoridades señalándolos como ligados a los grupos de mafiosos sin que hubiesen tenido nada que ver, salvo encontrarse en el lugar y momento equivocados. Las narraciones de testigos sobre la desaparición y hasta ejecución de normalistas y 6 personas más van en varios sentidos y no se sabe lo suficiente sobre lo que han declarado los más de 50 detenidos.

Como ocurre con mucha más frecuencia que lo saludable, estas detenciones hechas en los primeros días son equívocas o algo está pasando ya que no pueden dar ni siquiera con el lugar en donde se supone depositaron los cuerpos o los escondieron aún vivos. Uno de los jóvenes integrantes del grupo normalista ha señalado: “llegamos a la central de autobuses por Iguala en dos camiones y partieron de ahí como a las 8 y media de la noche del viernes 26 de septiembre en dos grupos: uno de tres vehículos que salió por el Norte y otro de dos camiones que se fue por el Sur. Ya en el centro de la ciudad empiezan las ráfagas de arma. No nos percatamos que fueran para nosotros porque no íbamos agrediendo a nadie, no íbamos robando ni nada”.

Es ahí en donde empieza todo a enredarse ya que las agresiones fueron realizadas por policías municipales y por otros hombres que iban armados pero que no portaban uniforme. En ese primer ataque hubo los seis muertos, tres de ellos alumnos de la normal de Ayotzinapa, uno más pertenecía a un equipo de futbol, además de un taxista y una ama de casa; el saldo de ese ataque fue, finalmente de esos 6 muertos, 25 heridos y 43 estudiantes desaparecidos. No hubo, como pudo constatarse posteriormente cuando siguieron los ataques hiriendo y matando a algunos, llevándose a otros, un uso “excesivo de las fuerza” como aseguró el procurador estatal Iñaki Blanco, sino ataques directos, desaparición forzada y tortura. ¿Por qué no se han levantado debidamente los cargos? ¿Por qué no habla ninguno de los detenidos? ¿Cómo es que manipularon la fosa al momento de exhumar los cadáveres?

Fueron 28 los cuerpos encontrados en una primera búsqueda producto de la declaración de los detenidos quienes revelaron la existencia de fosas clandestinas en Iguala. Posteriormente se encontraron otros más y la autoridad federal se ha comprometido a su identificación a sabiendas de que carecen de un registro, de que no existen antecedentes para una operación de tal magnitud que tendría que reunir a los miles y miles de familiares de desaparecidos para saber si los restos encontrados pertenecen a sus parientes. Esta agresión a los jóvenes se asemeja, según revela José Manuel Vivanco, director de human Rights Warch para las Américas a los hechos acontecidos un dos de octubre en Tlatelolco.

Los calificativos que ha recibo internacionalmente este hecho van desde un “crimen de lesa humanidad”, figura que a como de lugar pretenden los del gobierno federal y particularmente los del gabinete de Peña Nieto eliminar por las repercusiones que pueden traer incluso sobre su estancia al frente de la titularidad del Ejecutivo Federal. Para el diario norteamericano The Wall Street Journal, es “la masacre más grande durante el mandato del presidente Peña Nieto, lo cual podría poner en peligro sus esfuerzos de anunciar un descenso en asesinatos relacionados con las drogas en un país que se han enturbiado por la violencia entre bandas durante años”. El Financial Times señala, que esta masacre proyecta una sombra sobre el historial de derechos humanos del gobierno de Enrique Peña Nieto. En caso de confirmarse, serían los peores asesinatos que tendrían lugar desde que asumió el cargo en diciembre del 2012 con la misión de reformar a México.

En ningún momento se ha hablado de llamar a psicoanalistas, a psiquiatras, a especialistas en la conducta humana, para tratar de descifrar que es lo que pasa por la mente de todos estos grupos de asesinos a quienes en lugares en donde también se ha desarrollado temiblemente el mercado de las drogas y otros, los califican de verdaderamente sanguinarios. Porque en el caso de Iguala, policías y delincuentes actuaron bajo una misma orden, orquestados, al unísono, sin enfrentamientos entre unos y otros. El objetivo lo tenían muy claro y lo ejecutaron. El clima para ellos marcaba una total impunidad, pudieron e hicieron lo que o les ordenaron o quisieron y para ello es clara la protección tanto del alcalde perredista como probablemente del mismo gobernador y la manta que expusieron habla por sí sola al amenazar con acciones agresivas si continúan negándose a liberar a los policías municipales detenidos.

Habría que dejar primero muy en claro si el alcalde José Luis Abarca Velázquez seguía instrucciones del grupo delictivo “guerreros unidos” –así, con minúscula-, o si él es el comandante en jefe de esa organización. Y es que no puede borrarse de su historial sus ligas con los Beltrán Leyva. Su cuñado, de nombre Alberto Pineda Villa –hermano de su esposa quien también es buscada-, era lugarteniente de Arturo Beltrán, el que fue muerto en Cuernavaca. Incluso se sabe que tanto Alberto como Mario fueron asesinados en septiembre del 2009 ante la presunción de ser quienes entregaron a Arturo Beltrán. El tercer cuñado involucrado y que trabaja directamente en los “guerreros unidos” es Salomón, de quien ahora se sabe que se encontraba indignado porque estos estudiantes estropearon el informe de labores que rendía su hermana y de ahí que surgiera la venganza.

Como ha sucedido con muchos alcaldes perredistas, José Luis Abarca paso de ser un vendedor de sombreros en un mercado local a joyero, dueño de plazas comerciales, patrocinador de la campaña de Aguirre Rivero y multimillonario. En el centro se ubica el asesinato de tres activistas de la Unidad Popular de Iguala, entre ellos Arturo Hernández Cardona, líder de la agrupación. Estuvo presente en esa ejecución Nicolás Mendoza Villa, quien declaró que fue el alcalde en persona quien dio muerte a Hernández Carmona. Por temores con bases más que suficientes sus dichos no los dijo frente a la autoridad sino con un Notario Público.

Las precisiones no permiten argumentos en exceso ya que el desinterés del gobierno estatal y federal para detener a este sujeto, al alcalde mafioso, está más que presente y visto, lo cual lleva a una omisión que ya ha sido materia de demanda para los encargados de las investigaciones: los procuradores. La irresponsabilidad de Ángel Aguirre tampoco admite defensa ya que si no se mantenía enterado de que sucede en la entidad que gobierna es porque no está hecho para esa posición y si lo está y como en ese caso no actúa, todavía es mucho peor porque la complicidad se agrega como elemento adicional.

Ahora se sabe que maniobraron con su intentona de buscar a los estudiantes casa por casa para así facilitar la huida del alcalde, de su esposa y del jefe de la policía. De ahí que la autoridad local permanezca en entredicho al igual que la federal que no logra avanzar por la cadena de complicidades que, o no puede o no quiere romper. Hubo un guerrerense en la procuración de justicia cuyas palabras vuelven a surgir: “los demonios andan sueltos” y no solo en la tierra que lo vio nacer sino en todo el país.

Ahí está el mejor ejemplo de esto con la permanencia de los grupos: guerreros unidos, los rojos, la familia, los caballeros templarios, entre muchos otros que no merecen ni siquiera que pueda su nombre escribirse con la inicial mayúscula.

DESCOMPOSICION SOCIAL Y POLITICA

La indolencia gubernamental ha traído funestas consecuencias. El tiempo dedicado al Pacto por México, a las aprobaciones de once reformas estructurales que están en la picota, a punto de irse al cesto de la basura, a la fabricación de escenarios para la rendición lo mismo de informes que de celebraciones o de mensajes a la nación, los cuales se unen a las dedicados a defender lo indefendible en casos de miembros de gabinete señalados por sus pasados y sus presentes incapacidades como es el caso de una Rosario Robles, o de las críticas a Luis Videgaray o de las lanzadas al propio Benito Neme, entre muchos otros, dieron pie para que la delincuencia se sirviera a su antojo y con la presunción de que el haber atrapado a dos o tres narcos de los pesados, de los grandes, de los más buscados, el país entraría en calma.

Nada de eso ha ocurrido sino todo lo contrario. El Pacto por México se convirtió en la mesa de las complicidades en la cual los que más perdieron pese a su estrategia de apoyar en extremos, unos a la reforma energética y otros a la hacendaria, uniéndose en la laboral y la educativa con las consecuencias que se conocen en términos de desempleo, de baja calidad en la enseñanza, de falta de un proyecto que se cumpla con las obras y los textos correctos y completos, fueron los opositores al PRI, los del PAN y los del PRD. Estos últimos tienen en el presente la mayor carga de eventos ligados a la corrupción, como los tuvo en un pasado muy reciente el blanquiazul. Ambos han estado ligados de una y mil formas a las mafias, a las bandas de delincuencia organizada tanto locales como nacionales.

Hoy las polarizaciones que se registran en la política han entrado en un fase muy peligrosa para la sociedad ya que es ahí en donde están las más severas repercusiones. No solo se trata de la sobrevivencia diaria frente a los altos costos de los alimentos, a la inflación cuyos reportes son para los de la macro economía tranquilizantes, pero para los de la micro son elevados e insostenibles. Las persecuciones hacendarias, las normas que intentaron ponerse en marcha en todos, absolutamente todos los changarros que ya antes había autorizado otro ex presidente, Vicente Fox, terminaron con unos miles de registros y el temor que enfrenta muchas familias que de ellos se sostienen. La inseguridad reinante, el desempleo que lo mismo afecta a los jóvenes que se quedan con sus títulos profesionales bajo el brazo que a los que tienen la responsabilidad de mantener una familia y que, en la etapa en la que los hijos van a la universidad para el mercado laboral ya se convirtieron en viejos.

En esta situación política se sitúa hasta el hecho de pretender ocultar la responsabilidad del Ejército en los hechos de Tlatlaya, misma que iniciaron simulando desde la procuraduría del Estado de México que hubo un fuego cruzado, un intercambio de disparos que resultó proporcional por encontrarse claros indicios de que éstos fueron realizados de adentro hacia fuera de la bodega en la que fueron 22 los que provocaron al personal castrense. Es en esta farsa en donde se ve recaer la responsabilidad sobre Eruviel Ávila, otro gobernador que tendría que estar ya tras las rejas por esta y por otras omisiones así como por la inseguridad reinante en ese Estado en donde 5 de los 10 municipios más peligrosos del país, le pertenecen.

Si hay quien duda de la impunidad que priva en el país, que se ha convertido en el arma política con la que los funcionarios pretenden permanecer en el país y de la complicidad existente entre los partidos políticos para proteger a sus delincuentes, basta con recordar algunos casos recientes que tienen las investigaciones paralizadas, que sus protagonistas gozan de plena salud y libertad frente a las acusaciones probadas que se les han hecho: Fernando Larranzabal, ex alcalde de Monterrey, ligado a los grupos casineros y mafiosos, hecho diputado; los ex gobernadores Humberto Moreira, Tomás Yarrington, Eugenio Hernández, Juan M. Oliva; Néstor Moreno, de la CFE; Rafael Muñoz Leos de Pemex; y la existencia de una larga lista que ya incluye al “carnal” Marcelo Ebrard.

Y todos argumentan venganzas políticas, o revanchas políticas, o golpes normales previos a los comicios electorales, o malas interpretaciones de la prensa, de los medios. Ninguno de ellos es responsable de ningún mal acto, de indicios de corrupción pese a sus notables enriquecimientos. No hay nada que, una vez que el poder se obtiene, los pueda afectar. Y con esas seguimos caminando.

DE LOS PASILLOS

Permanecen bloqueadas las carreteras que van de Chilapa, Iguala, Chilpancingo a la Ciudad de México. En Tixtla, un contingente de maestros, padres de familia y estudiantes siguen reunidos en Asamblea Nacional Popular… De nueva cuenta el salario mínimo es mencionado para que se elimine como tasa para multas y tarifas, aunque ya también habría que hacerlo de lado si con él refieren que pueden comer tres veces al día las familias mexicanas…La detención de Amado Yañez Ozuna una vez que los Alemán se desistieron de comprar Oceanografía abre un mundo de especulaciones entre las que sobresalen aquellas que hablan de la protección a los amigos para que puedan incrementar sus fortunas con empresas que se “rescatan” para el grupito. Y vaya que estos delincuentes de cuello blanco se la pasan bien, a don Amado lo aprendieron en Acapulco y en tanto que la PGR le imputa un desvío de créditos por 500 millones los de Banamex lo acusan de un quebranto de 5 mil 312 millones de pesos…

Ante los anuncios de que no habrá más refinerías y los que hablan de la posibilidad de que se limiten al máximo las inversiones proyectadas con la reforma energética, los gasolineros han entrado en platicas con los afiliados a la Onexpo para determinar si les rentan sus espacios, los de las gasolineras ya instaladas en el país o mejor les compran una nueva franquicia y le dicen adiós a la de PEMEX. Para eliminar cualquier cargo laboral se emplearía, incluso, el auto servicio como en EU…Va y viene lo de la fiscalía contra la corrupción y otras dependencias que dicen son indispensables y que van ligadas al combate a esta práctica. Todo ello es inútil, tanto como lo fue la promesa del entonces candidato presidencial, ya que en tanto que prevalezca esta impunidad de nada sirve. O solo que la quieran para reunir información y solicitar tajadas mayores de las que les corresponden por respaldar a los que roban o hacen negocios al amparo del poder o con las mafias…

Al cierre de estas líneas aún no se sabía si desaparecerían los poderes en Guerrero. Todo indica que no y que le darán vigencia a un exhorto a los órganos del Poder Legislativo y del Poder judicial para que ejerzan sus facultades de control del poder político frente a las omisiones o actos del Poder Ejecutivo que vulneren, restrinjan o pongan en riesgo los derechos y libertades del pueblo de Guerrero. Así como a contribuir en lo que corresponda al restablecimiento del orden constitucional en la Entidad. Como todo lo que se ha visto y registrado por parte del gobernador vulnera, restringe, pone en riesgo derechos y libertades así como la vida misma de los guerrerense, tal parece que les están diciendo que lo boten…A Aguirre Rivero le hacen otro exhorto para que se ponga las pilas y también al pueblo, a los ciudadanos para que sea a través de los cauces institucionales que se logre una vía de entendimiento que permita conservar el estado de derecho y la vida democrática de todas las personas de la entidad. Primero que garanticen la vida, ya luego vendrá lo demás que puede incluir, si así lo desean, la aparición de los normalistas y la identificación de decenas de cadáveres encontrados…

Ha habido tal transformación en el país que los puntos que eran de recreación y descanso ya también se convirtieron en centros de la mafia. Ixtapan de la Sal cobró fama por su clima frío pero agradable, por sus hospedajes familiares pero mucho más por los masajes. El hotel Ixtapan era conocido tanto en el país como en el extranjero porque ahí se contaba con expertos en masajes. Las tinas de aguas termales y los tratamientos de belleza y para adelgazar eran conocidos hasta por grandes luminarias del espectáculo. La escuela de masajistas del lugar exportó a sus expertas y las distribuyeron en distintos Estados en donde la actividad turística es primordial. Pues bien, ahora no está en la información por todas estas maravillas sino por la detención de su alcalde, de Ignacio Ávila Navarrete, junto con el director de seguridad pública, Efraín Pedroza y el subdirector Marco Antonio Àlvarez, todos por presuntos vínculos con la delincuencia organizada. Dicen que son los primeros de 13 sobre los que ya tienen la mirada puesta.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: