Calderón: miles de muertos lo persiguen

Publicado el septiembre 19, 2014, Bajo Noticias, Autor LluviadeCafe.

4_FELIPE_CALDERÓN

FUENTE

Los pendientes del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa con los mexicanos están lejos de ser olvidados… Y si la sociedad civil, las autoridades y los políticos cayeran en amnesia, seguro que las madres, los padres, las hijas, los hijos, las hermanas y hermanos de las decenas de miles de muertos y desaparecidos de su sexenio no le perderán la pista hasta los últimos días de su vida. Una prueba es que a casi dos años de haber dejado Los Pinos, el panista enfrenta mayores críticas y señalamientos, pero también denuncias legales que muchos creían olvidadas y sepultadas por el tiempo.

Una de ellas, y que sigue viva, es la que el 25 de noviembre de 2011 presentó el abogado Netzaí Sandoval Ballesteros ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, Holanda, en nombre de 23 mil ciudadanos mexicanos, por crímenes de guerra y de lesa humanidad. En esa denuncia se incluyen los nombres de los principales funcionarios del gabinete de seguridad en el sexenio de Calderón Hinojosa: los secretarios de la Defensa Nacional (Sedena), Guillermo Galván Galván; de Seguridad Pública (SSP) federal, Genaro García Luna, y el titular de la Secretaría de Marina (Semar), Francisco Saynez Méndez, así como el del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, entre otros personajes públicos cuyos nombres no fueron revelados.

El expediente armado por el jurista Sandoval Ballesteros consta de 700 páginas en papel y muchas más en formato digital, en las que se documentan 470 casos de presuntos abusos y violaciones a los derechos humanos cometidos durante este sexenio, en el marco de la guerra contra el narcotráfico desatada por Calderón en diciembre de 2006, sólo unos días después de haber arrancado su gestión. Ahora, a casi tres años de aquella primera denuncia en La Haya y con el político panista de regreso en México, tras una estancia de más de año y medio en Boston, Massachusetts, la Federación Internacional de Derechos Humanos, que aglutina a 172 organizaciones de un centenar de países, ha pedido a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional que examine la posible comisión de crímenes de lesa humanidad en México durante el mandato del michoacano, de 2006 a 2012.

Dichas asociaciones plantearon ante la CPI que en el gobierno calderonista se lanzó una durísima ofensiva contra el narcotráfico, pero las instituciones de seguridad del Estado (militares y policías federales, estatales y municipales) no discriminaron entre criminales y civiles inocentes [“daños colaterales”, les llamo Felipe Calderón] y realizaron torturas y desapariciones forzadas, de forma sistemática y dentro de un esquema organizado. El documento presentado a la Corte Penal Internacional destaca que la intención era conseguir condenas a través de “confesiones arrancadas mediante torturas y fabricación de pruebas”.

Los demandantes argumentan que en México no se ha investigado ni juzgado penalmente a ningún alto mando militar o de policía ni tampoco a altos funcionarios implicados en estos actos, incluyen al propio ex Presidente. Por ello, dijeron a la prensa, persistirán en la búsqueda de ese tribunal abra un expediente y que, a su vez, los jueces en México reaccionen poniendo en marcha investigaciones serias. Es decir, Calderón Hinojosa está lejos de ser olvidado por los excesos en contra de los derechos humanos que se cometieron en su sexenio y que en los últimos días él mismo ha minimizado.

El 16 de septiembre pasado, en una entrevista con el diario español El País, el panista reconoció que durante su gobierno hubo abusos por parte de las fuerzas armadas en la lucha contra el narcotráfico, aunque se curó en salud y expuso que éstos “fueron la excepción y no la regla”. De nuevo, al ser cuestionado por los miles de muertos en su sexenio, el ex mandatario federal planteó: “Y a mí cada uno de ellos me pesaba como ninguno, pero todos esos homicidios fueron cometidos por criminales a los que yo combatí. La gran mayoría corresponde a la lucha sin cuartel y sin escrúpulo de los grupos criminales en su disputa por el control territorial del país”. Pero esa que defiende es una parte mínima de la historia de sangre que é mismo escribió y que aún no tiene colofón. Ahora ha entrado en otro capítulo en el que las familias de las víctimas inocentes, las que no olvidan, buscarán encontrar la justicia que en México se les ha negado en otras cortes y ante otros jueces.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: