Estado de los ESTADOS: Gran gala en Palacio Escrito

Publicado el Septiembre 17, 2014, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

lilia

Septiembre 17, 2014.- Ahora si hubo colorido en las festividades patrias ya que se presentó de todo, desde ofensivas revisiones hasta intentos de tomar las plazas sin por ello dejar pasar el prendido de veladoras en recordatorio de los que murieron en una tradicional noche víctimas de la explosión de granadas.

Es de llamar la atención que, por ejemplo, en la delegación Miguel Hidalgo, se concentraran cerca de 15 mil ciudadanos en tanto que en la de la principal Plaza capitalina, el Zócalo, apenas llegaron a 10 mil. O sea que hubo un policía por cada 2.5 asistentes a un espectáculo que se vio mucho más atractivo en las cámaras televisivas que en vivo.

Como es tradicional, la pareja presidencial estuvo en el palco principal y al parecer un mal fario también persigue al mexiquense ya que de nuevo, en estas fiestas, se tiene a un buen número de mexicanos atrapados dentro de la tragedia. El año anterior, en su primer ceremonia de “El Grito”, tarde le informaron que el paso de los huracanes “Ingrid” y “Manuel· dejaba amplias zonas devastadas, lo cual llevó a que prácticamente la cena quedara cancelada al anunciarse su retiro del lugar. “Odile”, presente en el Norte del país también escogió estas fechas para hacer su desastrosa aparición y se anunció otra retirada con iguales propósitos; ir a dormir para tener la fortaleza suficiente para estar de pie durante el desfile militar y luego ir a Baja California… a prometer.

Sin duda que hizo bien en no cancelar los siguientes eventos a realizar en la fecha ya que de poco o prácticamente nada le sirvió a los pobladores que hiciera recorridos y se le viera en autos y camionetas con medio cuerpo de fuera, inspeccionando. El resultado de todo ello no se ha visto llegar, no se han aliviado todos los daños provocados y menos aún se ha iniciado una etapa seria de reconstrucción en las zonas más afectadas que, como siempre, son las populares. Solo han recibido atención los lugares en donde están asentadas las inversiones, los puntos desde los cuales pueden lanzarse calificativos hacia un gobierno que no está interesado en la reparación de daños, que no está atento a las solicitudes de comerciantes y empresarios. Los demás, seguirán arreglándoselas como puedan, dejándole el paquete al tiempo y a los ingresos propios con los cuales puedan volver a tener un patrimonio que, ante la indolencia gubernamental es endeble y de fácil pérdida.

De nueva cuenta los reflectores apuntaron hacia los perredistas. Tanto Silvano Aureoles como Miguel Ángel Barbosa fueron los primeros en extender la diestra hacia el Ejecutivo Federal en su retirada del balcón. Prestos se les vio para hacer su ya muy conocida reverencia, una que seguramente envidiarán los primeros ministros japoneses. Los salones: embajadores, azul, verde y morado, albergaron a no menos de 600 comensales, la mayoría de ellos fue saludado de mano por el mexiquense. Claro que el círculo de mesas que rodeaba a la del primer mandatario eran de esas VIP, en las que se sentaron empresarios como Carlos Slim, los líderes del PRI, los altos mandos de la milicia y algunos embajadores, solo algunos, los de los países más ricos.

Como en el porfiriato estaban las señoras vestidas de gran gala, todo eran sonrisas y buenos deseos de mayor prosperidad, se habló y mucho en las mesas del nuevo México, de las esperanzas que venían con la nueva administración petrolera y, por supuesto, las vivas a Peña Nieto eran con mayor énfasis que las que, incluso, él mismo lanzó en el balcón del Palacio Nacional ayudado por quienes, detrás de una gran consola daban volumen y fuerza a su voz. La cena fue servida acompañada de buenos vinos de mesa y no menos costosos digestivos. Eso sí, en esa mezcla que ya no se sabe de donde surge las entradas fueron de tradición en las mesas campiranas: taquitos con chilorio, empanadas de cazón, flautas con flor de calabaza, empanadas de queso son harto epazote; por asombro no pararon cuando circularon las aguas de tamarindo, Jamaica, limón con chía y horchata, como cuando Luis Echeverría las hacía circular orgulloso de que doña Esther escogiera esos menús y ropas tradicionales.

De la época de don Porfirio a la de Echeverría se pasó en unos cuantos minutos en el gran patio central de ese Palacio, mudo testigo de las etapas buenas y sangrientas de nuestra historia. Y no vaya usted a creer que ahí paró la comilona si para alimentar bien a ese sector del pueblo no hay límites. Sirvieron chiles en nogada y pollo en salda de calabaza; no faltaron los camarones con mole de tamarindo y el filete en salsa de pulque. Eso como plato fuerte al que le agregaron otro tipo de entradas como callo de hacha y ceviche de pescado. Manjares de la comida mexicana fueron servidos en esa tradicional noche en la que se celebró lo que ya se llama “La Primera Independencia de México”.

Afuera la situación fue distinta. Había que intentar llegar hasta el Eje Lázaro Cárdenas para encontrar quienes vendieran aguas embotelladas, quesadillas, tacos de suadero, de chorizo, de longaniza, de cabeza, al pastor, de bistec, buñuelos, dulces de leche, tortas de jamón, de queso de puerco, de pierna, de huevo con chorizo, de huevo con nopales, tacos de canasta, refrescos de lata y todo ello muy caro para el bolsillo de los pocos que pudieron entrar a la gran plancha sin ser aplastados por aquellos que traídos de la tierra del primer mandatario fueron los primeros en situarse en primera fila lo cual les impidió ver panorámicamente las luces de láser que le hicieron competencia a los tradicionales juegos pirotécnicos.

Sin duda que la noche fue distinta en cada lugar del interior del país. En Morelia se prendieron cientos de veladoras en recuerdo de la tragedia que enlutó a muchos hogares sucedida precisamente en una noche de ·Grito”. Fueron 8 los muertos y 100 los heridos y durante ya varios años no han logrado cerrar las heridas. Cada sitio mantuvo una ceremonia en las que solo convergen las arengas en los balcones y el toque de campana. En la mayoría no hubo cena formal, si acaso un brindis y fue lo mejor visto. En Dolores Hidalgo, los campesinos intentaron tomar la plaza y no se sabe porque si según la SAGARPA se están levantando cosechas record y por ende los precios han bajado de manera extraordinaria. ¿Será acaso que la referencia es en exclusiva para los hacendados?

“Celebramos 204 años del inicio de la lucha que nos hizo una nación libre e independiente” Lástima que la celebración sea un recordatorio de lo que fue. No hay ya ni libertad y mucho menos independencia ¿o no es así acreedores, mineros, petroleros, hoteleros y vecinos norteños? ¿Será por eso que hablan de la Primera Independencia, porque habrá Segunda?

DESFILE Y AVANZADA

En las primeras horas de la tarde de ayer y en franca avanzada viajó Miguel Ángel Osorio Chong a Baja California Sur para recibir información y evaluaciones de daños y afectaciones dejadas por el huracán “Odile”. Lo acompañaron los integrantes del Comité Nacional de Emergencias, en el cual se encuentran los titulares de Turismo, SCT y Conagua. Con algunas muestras visibles de desvelo llegaron a Los Cabos en donde posteriormente habrán de integrarse otros miembros del gabinete, entre ellos la de Sedesol y el de SAGARPA ya que aun cuando ahí no hay siembra, hay pesca y Marymar (Martínez y Martínez) es el encargado de todo lo que tiene que ver con los alimentos.

Si bien habían decidido que viajarían muy temprano, el horario cambió porque debían acompañar al primer mandatario a presenciar el desfile militar, el primero que lleva a cabo en el Zócalo ya que el año anterior se grabó uno solamente para la televisión. Para quienes creen que hay mensajes que surgen de algún punto del universo que nos resulta desconocido, resultó alarmante que se cayera el lábaro patrio, la bandera monumental en el momento de su izamiento. “El país es el que también se nos está derrumbando”, expresaron los presentes en el Zócalo que vio como interminables los minutos que transcurrieron mientras arreglaban el problema y lució en todo su esplendor en esa Plaza.

La madrugada del 16 permitió al Ejército trasladar en madrinas helicópteros y otras aeronaves por las principales avenidas de la capital. Eran convoyes de muchas unidades que ocupaban hasta cuatro carriles de avenidas como Río Tiber, Paseo de la Reforma, Avenida Juárez. Sin embargo inesperadamente se suspendió la exhibición de paracaidistas de las fuerzas armadas que tenían contemplada en el programa oficial. También las demostraciones aéreas fueron limitadas y de nueva cuenta fue la gira a Baja California el pretexto. Este 16 de septiembre si le permitieron a la gente estar en las avenidas de recorrido, aunque ese alejamiento entre gobernantes y gobernados es cada día más palpable y levanta tantos enojos que solo son superados por las permanentes mentadas de madre.

Y es que al parte militar que se rinde en estas ocasiones y que da cuenta del número de efectivos en la milicia así como de los de la gendarmería y de la policía federal como nuevos elementos de este informe, un par de días antes, el titular de la SEDENA no tuvo ningún empacho en señalar que el Ejército da total apoyo a las reformas emprendidas por el primer mandatario, ante lo cual hace desaparecer cualquier nube de esperanza que los ciudadanos tuvieran por manejar consultas ciudadanas, solo que estuvieran dispuestos a cualquier enfrentamiento si quieren hacer valer sus derechos. O sea que en los nuevos tiempos los del Ejército están solo para el servicio del poder instituido y no para la defensa de su pueblo.

Han sido días de comparación entre lo que fue y lo que es y sabemos que hay más porque siguen hablando de cambios y ante lo visto mejor sería que ya le pararan a este movimiento que, siendo de reversa, no deja de ser cambio y movimiento.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: