¿CARDENISMO O MUGIQUISMO?

Publicado el septiembre 9, 2014, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

General-Lazaro-620x413

Por Alejandro Virgilio Alegría Matus*

¿Fue la política implementada por el General Lázaro Cárdenas mayoritariamente ideada por él mismo o principalmente creada por el General Francisco J. Múgica? A partir de 1940 el Cardenismo, alcanzó la talla de leyenda entre los mexicanos, particularmente en las comunidades rurales de nuestro país e incluso en otras latitudes. Sin embargo, desde entonces se ha repetido una y otra vez sin cuestionar por un momento quien generó los atributos de esa gran política.

Revisemos, a vuelo de pájaro, algunos eventos históricos y biográficos del General Múgica. Siendo muy joven se desempeñó como reportero de diversos periódicos de corte liberal como Regeneración encabezado por el gran anarquista oaxaqueño Ricardo Flores Magón. La cercanía de Múgica con los clubes liberales significó para él una beta inagotable de ideología y principios a los cuales se apegó con fidelidad y congruencia hasta su muerte.

Múgica realizó importantes aportaciones y adiciones al Plan de Guadalupe, en el cual intentó plasmar los principales ideales de la revolución social. En agosto de 1913, al calor de la Revolución Lucio Blanco y Francisco J. Múgica llevaron a cabo el primer reparto agrario en la Hacienda Los Borregos, en Matamoros, Tamaulipas – propiedad de Félix Díaz -, hecho que les ganó una severa reprimenda por parte de Venustiano Carranza, pero el reconocimiento de Emiliano Zapata. Apenas unos años después, fue designado gobernador interino de Tabasco por Venustiano Carranza, donde también hizo reparto de tierras; triunfó como diputado propietario por Zamora respaldado por el Club de Obreros Libres Melchor Ocampo, con lo cual pudo participar en el Congreso Constituyente de Querétaro en 1917, donde fue considerado el mejor constituyente. En él trabajó principalmente en la redacción de los artículos 3, 27 y 123 de la Carta Magna promulgada el 5 de febrero de ese mismo año. Fue electo Gobernador de Michoacán ocupando el cargo de 1920 a 1921, varios años antes que el General Cárdenas. Debido al nivel intelectual, político y ético de Múgica, Cárdenas lo asumio como un padre ideológico, como queda de manifiesto en la correspondencia personal entre ambos personajes, lo cual imprimió un claro sello en el gobierno de Cárdenas. Ya en la administración del General Cárdenas del Río, el General Múgica se desempeñó como Secretario de Economía y posteriormente Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas. Cuando llegó el momento de la sucesión presidencial hubo gran sorpresa ya que para muchos era obvio que el candidato de Cárdenas sería Múgica, sin embargo, Cárdenas se inclinó por Manuel Ávila Camacho.

Con objeto de no revisar todas las políticas del gobierno cardenista, se toman como muestra dos de ellas: 1) La Reforma Agraria, que tuvo como antecedente por parte de Múgica, el reparto de tierras de la Hacienda Los Borregos de 1913, así como en 1916 en el Chinal, Tabasco, así como la argumentación en tribuna de Múgica del 29 de enero de 1917 en las discusiones del artículo 27 en contra de los latifundios. 2) Respecto a la Expropiación Petrolera está documentado que el General Cárdenas solicitó al General Múgica redactar el Manifiesto a la Nación como base de la Expropiación Petrolera. De modo que Cárdenas dejó en manos de uno de los autores originales del artículo 27 de la Constitución, la redacción del importante documento que daba continuidad y vigencia plena a la Carta Magna.

Si superamos la clasificación de la historia contemporánea por periodos presidenciales, profundizando el análisis de los acontecimientos y actores involucrados, la hipótesis de que el Mugiquismo tuvo un peso mayor que el Cardenismo se fortalece. Siendo justos con los personajes y sin demeritar su papel en la historia, el nombre más adecuado para llamar la era del General Cárdenas sería Mugiquismo y no Cardenismo. En la trayectoria de Múgica se observa una línea inamovible de congruencia con las ideas de izquierda y libertarias, en tanto que el General Cárdenas ignoró deformaciones del régimen autoritario que se consolidaba mediante el abuso del poder y la corrupción.

Finalmente, la participación que tuvieron Cárdenas y Múgica en la contienda presidencial de 1952 clarifica sus idearios; mientras que Múgica se mantuvo fiel a sus principios e ideales apoyando al General Miguel Enríquez Guzmán, Cárdenas por segunda ocasión no apoyó los logros de la Revolución Mexicana, confirmando así que el sello del cardenismo era más bien mugiquismo. Conociendo estos antecedentes, la pregunta es ¿debemos dar vigencia al mugiquismo o continuar el concepto de cardenismo?

* Consejero Estatal y Coordinador Distrital de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en el Distrito Federal. Integrante de la “Brigada Francisco J. Múgica” dentro del Movimiento en la Defensa del Petróleo.

Contacto:

Mail.- alejandroalegriamatus@gmail.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: