#17EMx En esto creo. Epigmenio Ibarra.

Publicado el enero 17, 2014, Bajo Columna de opinión, Autor Nonoy.


EPIGMENIO IBARRA17/01/14 2:13 AM

Porque mañana se abrirán las alamedas: Dr. Salvador Allende

Tengo la firme convicción de que un día seremos más, los suficientes, los que por dignidad, decencia, memoria y coraje diremos basta ya de masacres, traiciones, mentiras, corrupción e impunidad y pondremos punto final a este régimen que, hoy por hoy, ha sentado las bases para perpetuarse y se cree, se siente legitimado, firme y omnipotente.

Tengo la firme convicción de que un día habrán de despertar los que adormecidos languidecen frente a la tv. Se rebelarán finalmente los domesticados, esos que bajan obedientes la cabeza cuando se lo ordenan. Recuperarán la memoria los amnésicos, saldrán muchas y muchos del coma inducido que padecen y se cansarán los apáticos, los mansos de soportar, indiferentes, tantos agravios del poder, tanta sangre derramada, tanto saqueo, tanta burla, tanta humillación. Estoy convencido de que un día todos ellos alzarán la voz y se echarán a andar.

Creo que este despertar colectivo, esta recuperación de la dignidad, no será resultado de un milagro, de la acción de un solo líder, por carismático que éste pueda ser, o de la fuerza de una organización. No caigo en el truco de condenar la política, pero no acepto que se la reduzca solo a la cuestión electoral, porque no solo en las urnas hemos de luchar y menos si lo hacemos con las reglas actuales y asumiendo los perversos usos y costumbres hasta ahora vigentes. Menos caigo en el truco de la neutralidad o el apartidismo. No me compro el discurso desmovilizador de la derecha, ese que pretende alejarnos, desacreditándola, como si a ella fuéramos ajenos, de toda actividad política.

Yo, sin pertenecer a ninguna organización, tomo partido. Me sumo a las causas justas que abundan en este país. Sigo los pasos de los estudiantes, los sindicalistas y los maestros de la CNTE. Me solidarizo incondicionalmente con las madres y padres de la Guardería ABC porque estoy convencido de que si no hay justicia para ellos, no habrá justicia para nadie.

Acompaño, así sea a la distancia, con respeto y admiración las luchas indígenas y campesinas que el EZLN puso en primer plano. Estoy atento al clamor de las víctimas de la violencia y estoy con Javier Sicilia o las madres de los desaparecidos. Marcho cuando hay que marchar, siguiendo a dirigentes políticos que considero honestos y consecuentes, como Andrés Manuel López Obrador.

No coloco mi decisión de contribuir, en la medida de mis capacidades, en las tareas de transformación de este país, en compartimentos estancos. No caigo en las trampas que el régimen y los medios nos tienden. No hace mella en mí el discurso histérico de sus servidores del micrófono, la cámara o la pluma. No permito que establezcan entre las mujeres y hombres que luchan, entre los frentes desde los cuales lo hacen, divisiones artificiales. Hago mío lo que en las redes sociales apuntó un activista: creo, como él, que habiendo tantas causas justas pendientes debemos ir todos a todas ellas.

Contribuirán a este despertar que habrá de suceder “más temprano que tarde” la indignación, el cansancio y el hartazgo, la rabia acumulada, es cierto, pero será la conciencia de una nueva mayoría de ciudadanos, pulida amorosamente, trabajada con imaginación, audacia, paciencia y cuidado, la que al contagiarse logre esta que ha de ser, por fuerza, la refundación de una nación herida, con sus instituciones hechas
añico, con sus valores esenciales perdidos, con su geografía devastada.

Tengo la firme convicción de que si el PRI o el PAN, si sus cómplices en el PRD, el Panal o el Verde Ecologista nos siguen gobernando, si este régimen continúa, no tendremos ni paz ni justicia ni bienestar ni democracia ni libertad. Hoy es Michoacán lo que nos mueve, ayer Acteal o la masacre de Lomas de Salvárcar o San Fernando. Mañana será otra vez Tamaulipas o Veracruz o Chihuahua o Nuevo León. El crimen organizado y este régimen caminan, ensangrentando y saqueando a este país, tomados de la mano.

Por esto creo, de esto estoy convencido hoy #17EMx, salgo a la calle y como Otto René Castillo digo de nuevo, con muchas y con muchos más, “Vámonos, patria, a caminar; yo te acompaño”.

http://elcancerberodeulises.blogspot.com
www.twitter.com/epigmenioibarra

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: