Quique Santa Anna

Publicado el diciembre 21, 2013, Bajo Política, Autor LluviadeCafe.

HERACLIO BONILLA GUTIÉRREZ

Su alteza serenísima nunca tuvo serenidad porque por todo el país le surgieron brotes de rebelión que gustoso fue a combatir pues tenía muy desarrollado su instinto criminal. Hoy su remedo, también está haciendo todo lo posible por incendiar el país con decisiones que afectan aún a aquellos lambiscones que por dos monedas venden su dignidad y su patriotismo, si es que algún día entendieron lo que eso significa.

La forma en que compró la voluntad de tres partidos políticos (PRI, PAN y PRD) para que aún contra sus propios intereses aprobaran las reformas e iniciativas de ley que resultaran necesarias para satisfacer los compromisos adquiridos por el nieto que da pena, tiene como destino inevitable la convulsión social, pues si bien es cierto que la inmensa mayoría no percibe el agravio porque está más que acostumbrada a vivir en la miseria, también lo es que hay una clase media cada día más depauperada que ve con miedo como pierde capacidad adquisitiva.

Las revoluciones armadas son muy caras y está claro que los miserables carecemos de recursos para adquirirlas, pero hay una clase media integrada por cobardes que han visto (unos más de cerca que otros) como viven los ricos y desean derrocarlos para colocarse en su lugar, éstos, han estado ahí en cada revolución armada, acechando la oportunidad.

Ninguna mentira, por más que les sobra experiencia en el tema, podrá hacer creer al pueblo que la reforma energética traerá beneficios de orden social, los clasemedieros, esos “miserables” entre los pobres, sienten en sus bolsillos la carencia cada vez más notoria de dinero, y saben que son ellos quienes cargarán con los costos de la citada reforma, pues el gobierno carece de otras fuentes de alimentación para integrar el presupuesto de egresos de la federación.

Los tres tristes partidos, saben que pagarán el costo de la traición que le han hecho al pueblo. El pri sabe que otra vez volverá a perder la elección presidencial como la perdió con el nieto que da pena, sabe que la tendría que ganar con mucho más dinero del que fue necesario en el dos mil doce, y también sabe, que será poco menos que imposible ocultar el sucio e ilegal manejo de ese dinero para “ganar” otra vez la presidencia: saben que están frente al hecho imposible, a menos que como los científicos en mil novecientos diez, opten por el suicidio político.

El PAN que en doce años no aprendió a gobernar porque le resultó más rentable aprender a robar, culpará a los actuales dirigentes de partido y representantes populares emanados de sus filas, de los destrozos que sus actos le causarán al país en breve, y con esa acusación pretenderán conseguir nuevamente el voto que les permita, si no ganar, al menos mantenerse en la nómina del IFE o del INE o como se llegue a llamar esa institución que vive del dinero del pueblo y sirve para burlar la voluntad del pueblo en las urnas.

Lo que queda del PRD o mejor dicho, lo que llegue a quedar del PRD una vez que MORENA se convierta en partido político, con esa habilidad que los caracteriza para nadar en el estiércol, buscará espacio en cualquiera de los partidos sobrevivientes, a fin de cuentas todos son lo mismo, ya nada los hace diferentes. Los partidos satélites, lo seguirán siendo sin mayor reacomodo, el dinero los llama y les señala sus lugares tanto físicos como históricos.

La inmensa mayoría de nuestros legisladores, pertenecen a la clase social que en todas las revoluciones armadas aporta los muertos, que hoy tengan un salario decoroso de ningún modo significa que siempre lo vayan a tener, y aún teniéndolo, no dejan de pertenecer a la misma clase social, pero por ahora están muy confundidos creyéndose parte de la realeza de su alteza serenísima Quique Santa Anna, quien apenas cumplan su ciclo útil, es decir, termine la legislatura, los desechará con singular alegría.

La vocación monárquica del hombrecillo de Atlacomulco, tiene muy inquietos a quienes creen que el pri está vivo, o en el mejor de los casos creen que como el Cid Campeador, que muerto siguió ganando batallas, este muerto tiene algo por ganar. Cada día, los priístas se irán dando cuenta de que fueron utilizados para “legitimar” la ascensión al trono de Quique de Atlacomulco y todos sus alrededores.

Mientras tanto, el ambiente sigue elevando su temperatura, el aumento de dos pesos cincuenta centavos al salario de los pobres, contrasta con los sueldos y bonos de la cohorte imperial, lo mismo que la exhibición de que gobierno y delincuencia organizada han borrado sus límites, ponen en grave riesgo la paz social, pero como siempre, volverán a culpar al pueblo de esa violencia.

CHINUNI (Pilón en Mixteco): Por hacer honor al nombre de este agregado, quiero poner un poco más de lo mismo: ¿en qué cabeza hueca nació la idea de condonar tres mil millones de pesos a una empresa y al mismo tiempo aumentar los impuestos al resto de contribuyentes?

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: