Marcha no al alza del precio del metro.

Publicado el diciembre 14, 2013, Bajo Nacional, Política, Autor Ocelotl.

Nota de la redacción de Radio la Nueva República.

Un primer contingente aprovechó un hueco de las fuerzas del orden que habían detenido la marcha en el Ángel de la Independencia encapsulando a estudiantes, amas de casa, trabajadores y hasta niños.

Este primer contingente llegó al cruce de la avenida Insurgentes y Paseo de la Reforma en la que decidieron esperar al grueso de la marcha, unos decían que había que bloquear ese cruce vial para presionar a que las autoridades dieran paso al contingente que se había quedado en el Ángel de la Independencia, otros opinaban que no lo deberían de hacer para no tener represión, decidieron no bloquear y esperar ahí sin bloquear Insurgentes.

Al la altura de la Zona Rosa de poniente a oriente sobre la avenida Reforma se veían filas de policías avanzar, lo que alarmó a un segundo contingente que se comenzaba dispersar por el temor a ser encapsulados y gracias a otros manifestantes más experimentados lograron mantener la unidad.

El avance de los uniformados sobre ambas aceras del Paseo de la Reforma era signo de que el contingente entre tres mil y tres mil quinientos venía avanzando. Llegando al Hemiciclo a Juárez llamaron a detener la marcha porque se encontraba bloqueada en su totalidad la avenida Juárez con camiones y líneas de uniformados, convocaban a que ahí en el Hemiciclo se realizara una asamblea para definir los actos a seguir.

Unos manifestantes continuaron hasta donde estaba el bloqueo policial sin llegar al enfrentamiento, gritando consignas y con la decisión de continuar hasta el Zócalo, al ver que no podían avanzar decidieron rodear por el Palacio de Bellas Artes en donde se pretendió derribar una protección, sin llegar a mayores.

Es de admirar que estando frente a la valla de contención policial hubo oradores espontáneos que por medio de megáfonos o a todo pulmón se dirigían a los uniformados para invitarlos a unirse a la manifestación, a no reprimir y a no proteger a quienes también son sus verdugos.

Mientras el grueso del contingente en el Hemiciclo a Juárez discutía si continuar al Zócalo o dar por terminada la marcha, unos se encaminaron hacia el bloqueo policial y otros se dispersaron con el acuerdo de tener una asamblea el próximo lunes en las instalaciones de Ciudad Universitaria.

En la estación de metro San Juan de Letrán un grupo dio acceso libre a la ciudadanía para abordar el metro, bajo la mirada impasible de la policía bancaria e industrial.

Este movimiento apenas comienza, se necesita organización y mayor unión de la ciudadanía.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: