#ColumnaRNR Guardería ABC: el resultado de la privatización @a_ilizaliturri

Publicado el diciembre 5, 2013, Bajo Columna de opinión, cultura, Derechos Humanos, Internacional, Nacional, Noticias, Política, Autor @Sociologuito.

abc2
foto: Internet.

Radio la Nueva República | Columna RNR
Arturo Ilizaliturri | @a_ilizaliturri diciembre 5 de 2013

Hace unos meses Emilio Lozoya Austin, director de PEMEX, respondía, o mejor dicho, trataba de responder a las preguntas de Carmen Aristegui en el estudio de CNN sobre la reforma petrolera. Uno de sus principales argumentos a favor de la privatización fue que “la competencia genera transparencia”.
Con todo y rima su argumento no se sostiene y existen muchos ejemplos de que privatización, licitaciones y transparencia no necesariamente van de la mano pero existe uno que, precisamente hoy, es necesario recordar.

Hoy se cumplen exactamente cuatro años y seis meses de una de las peores tragedias del México moderno: el incendio de la guardería ABC en el estado de Sonora. Sin embargo, no sólo no existe ningún responsable en la cárcel, sino que las mismas condiciones de opacidad en el manejo del sistema de guarderías del IMSS se mantienen a pesar de la muerte de 49 niños y de la dichosa competencia.

Pero ¿qué tienen que ver la privatización, la competencia y la transparencia con el incendio de la guardería ABC? Para descubrirlo hay que viajar unos años atrás cuando, durante el sexenio de Fox, Santiago Levy, director del IMSS, diseñaba la futura privatización del sistema público de guarderías.
Santiago Levy como director del IMSS diseñó el esquema de subrogación que, en otras palabras, no es más que privatización parcial. El Estado, supuestamente, no puede o no tiene recursos para realizar cierta actividad y decide pagar a particulares para que realicen dicha actividad por él.

Así surgieron miles de guarderías subrogadas por todo México. Estancias infantiles administradas por particulares pero financiadas por el Estado a través del IMSS. Después, ya con Calderón, el nuevo director del IMSS, Juan Molinar Horcasitas, devoto de la doctrina neoliberal, creyó, como Emilio Lozoya, que “la competencia generaba transparencia” así que modificó el funcionamiento de las guarderías parcialmente privatizadas.

Ahora, en aras de la transparencia por medio de la competencia, las guarderías no serían otorgadas por adjudicación directa sino a través de un concurso, de una licitación donde el particular o el grupo de particulares que ofreciera un mejor precio se quedaba con la guardería.
De esta manera, los empresarios ganadores, a partir de entonces, no fueron los más capacitados ni quienes ofrecieran un mejor servicio sino los que cobraran más barato y pudieran atender con el menor costo a la mayor cantidad de niños, como si se tratara de almacenar fruta o verdura.
En estas condiciones, el cinco de junio de 2009 un incendio presuntamente provocado para quemar documentos probatorios de un fraude financiero que se encontraban en una bodega de la Secretaría de Finanzas estatal junto a la guardería arrasa con ésta última y con la vida de 49 niños.

Días después otro director del IMSS, Daniel Karam, ofrecía a la prensa un listado con los nombres de los particulares que administraban no sólo la guardería ABC sino todas las guarderías subrogadas del país. Los datos demostraron que después de la subrogación, las estancias infantiles del IMSS pasaron de ser un servicio público a un negocio privado y familiar.
Primos, sobrinos, esposas, cuñados, tías, socios, cualquier cantidad de amigos y familiares de funcionarios públicos resultó ser dueña de una parte considerable de las guarderías subrogadas en todo el país. Familiares de Eduardo Bours Castelo, entonces gobernador de Sonora, poseían 13 estancias infantiles.
Han pasado cuatro años y medio y con otro director del IMSS, José Antonio González Anaya, las condiciones siguen siendo las mismas. Utilizando el listado actual de guarderías publicado por el IMSS se pueden obtener los siguientes datos.

En Sonora por 68 guarderías subrogadas o parcialmente privatizadas, existen sólo siete que son administradas por el Seguro Social. Una guardería en manos del Estado por diez en manos de particulares.
De las 68 guarderías del IMSS, en Sonora existen 27, casi la mitad, que pertenecen o a familiares de funcionarios o a grupos empresariales con más de una guardería en sus manos.
Sobrinos del ex gobernador Bours obtienen siete millones 680 mil 232 pesos mensuales gracias a las guarderías que administran. Al año, su “pequeño negocio familiar” les da 92 millones 162 mil 784 pesos. Las sobrinas mejor posicionadas son María de los Ángeles y Sonia Félix Bours con cinco guarderías en conjunto.
Curiosamente las estancias infantiles que pertenecían a los socios de la guardería ABC pasaron a manos, precisamente, de parientes de Bours. Dos que pertenecían a Sandra Lucía Téllez Nieves ahora son de María Velazco Ramos, prima del ex gobernador.

Emilio Lozoya Austin se equivoca, ni la privatización ni la competencia generan transparencia. Por cierto, comenzando el 2013 una guardería subrogada como la ABC, en Sonora como la ABC, se incendió como la ABC. Afortunadamente ocurrió un domingo de madrugada y no hubo víctimas mortales.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: